Home>ESPACIO DOCENTE>1839: Corrientes Rebelde
ESPACIO DOCENTE UN DÍA COMO HOY

1839: Corrientes Rebelde

Las fricciones entre las provincias y Buenos Aires habían encendido una chispa que provocó el levantamiento de Corrientes contra el gobierno de Rosas. Así comenzaba una historia marcada con sangre y fuego, nacía una Corrientes rebelde.

Un poco de contexto

Juan Manuel de Rosas toma el poder de Buenos Aires en 1829 como gobernador, en su primer mandato reorganizó la economía al aumentar los impuestos y reducir el gasto público, además volvió a relacionar al país con la Santa Sede, relación suspendida a partir de 1810. El estatus de estanciero y allegado a los peones de campo, hicieron de Rosas un personaje con mucha aceptación por parte de los terratenientes más poderosos de Buenos Aires. Este apoyo era retribuido por Rosas al crear las condiciones sociales y legales para que la aduana de Buenos Aires enriquezca aún a los terratenientes porteños, dejando de lado los intereses de las demás provincias.

La reacción no tardó en llegar, bajo el mando del general Paz, en 1830, varias provincias del interior se aliaron bajo el nombre de Liga Unitaria. Tras conocerse las pretensiones unitarias, en 1831, Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe firmaban el Pacto Federal. Se trataba de una alianza político-militar pensada a acabar con lo unitarios de Paz. Finalmente los federales derrotan al general Paz, tras lo cual Rosas continuó concentrando más poder y privilegios para Buenos Aires, y a su vez aislándola.

Durante su segunda gobernación su estrategia política sería la misma: tratar de enriquecer a su grupo de apoyo, privilegiar a Buenos Aires a través de la Aduana. Sumado a esto, las provincias del interior exigían la creación de una Constitución y un marco legal que beneficie a toda la república, Rosas sabía que hacer esto quitaría los privilegios a Buenos Aires.

Tras el asesinato de Quiroga, uno de los aliados políticos más influyentes  de Rosas, la Legislatura porteña vio la necesidad de una mano dura ante los levantamientos provincianos, por lo que Rosas recibió más poder de acción, así la hegemonía rosista empezó a controlar la prensa y a perseguir a los opositores políticos y militares.

La mecha se enciende

Los constantes choques con las provincias del interior no menguaban la imagen de Rosas, quien supo concentrar la aprobación de la población más acaudala e influyente de Buenos Aires. Con la intensión de calmar las aguas, creó la Ley de Aduanas en 1835. Esta protegía a las materias primas y productos locales, prohibiendo en algunos casos y gravando con altos aranceles en otros el ingreso de la mercadería importada que pudiera perjudicar a la producción nacional.

En consecuencia las industrias que utilizaban el río Paraná para comerciar desde las provincias se favorecidas, pero también significaba un mayor enriquecimiento de Buenos Aires pues gran parte de los impuestos quedaban allí. Pero esta ley tenía un doble filo, Rosas a través de los poderes conseguidos podía beneficiar o boicotear la producción de cualquier provincia, teniendo como prioridad a Buenos Aires.

La relación comercial de Argentina con países como Inglaterra o Francia eran afectadas por esta ley, pues los altos tributos a la Aduana molestaban a los comerciantes. Inglaterra consiguió beneficiar a los ingleses asentados en Argentina al eximirlos de cumplir servicio militar y que se puedan dedicar de lleno a sus oficios comerciales. Este mismo indulto quería poseer Francia para sus naturales pero Rosas se negó. Esto desató un conflicto diplomático que desembocó en un bloqueo al puerto de Buenos Aires en 1838.

Las altas tasas impositivas, la intervención a las industrias y el bloqueo comercial, ahogaban comercialmente a Corrientes, donde crecieron el descontento y la rebeldía. Con Berón de Astrada como gobernador, Corrientes se pronunció en contra al gobierno de Rosas el 20 de enero de 1839. Comenzaba así una escalada belicosa que derramó la sangre de miles de correntinos.

La primer resistencia correntina

Tras el pronunciamiento de Corrientes contra Rosas, el gobernador de la provincia de Entre Ríos Pascual Echagüe, encargado por Rosas de vigilar sus movimientos, invadió la provincia de Corrientes.

Berón de Astrada, sin la prometida ayuda del presidente uruguayo Fructuoso Rivera, reunió 5.000 hombres al sur de Curuzú Cuatiá junto al arrollo de Pago Largo. Allí fueron sorprendidos el 31 de marzo por las tropas de Echagüe, resultando muerto el gobernador correntino y la mitad de sus tropas; todo el resto de los soldados fueron tomados prisioneros.

Tras su victoria en la batalla de Pago Largo, los rosistas se apoderaron de la provincia, destruyeron el pueblo de Esquina y nombraron el 6 de julio de 1839 al coronel José Antonio Romero como gobernador.

Como consecuencia de las acciones de Juan Galo Lavalle, Echagüe se retiró a Entre Ríos y un levantamiento en la ciudad de Corrientes instaló a Pedro Ferré nuevamente como gobernador el 6 de octubre de 1839. De este levantamiento surgiría un nuevo intento de atacar Buenos Aires, la rebeldía correntina resistiría varios años hasta la caída de Rosas.

Para conocer más recomendamos:
Corrientes: bandera y consigna contra el gobierno de Rosas – Articulo de Diario El Litoral, 30 de mayo de 2013
Los conflictos correntinos con Rosas durante el nuevo gobierno de Pedro Ferré – Artículo del portal de Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina
Primer Levantamiento de Corrientes – Una Provincia levantada contra Rosas – Artículo en Facebook de Sapucay de Malvinas, 18 de julio de 2012
INVASIÓN UNITARIA: LA MULITA POR EL RABO – Artículo del portal La Gazeta
Bloqueo Francés de 1838: Causas y Consecuencias – Artículo del sitio Lidefer
Biografías: Juan Manuel de Rosas – Artículo del sitio El Historiador
LA REVOLUCIÓN DEL SUR DE 1839  Articulo del blog Lavalle Rural
Primer ejército correntino contra Rosas – Artículo del sitio Academic
Segundo ejército correntino contra Rosas – Ibídem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *