Home>UN DÍA COMO HOY>1932: La Guerra del Chaco
UN DÍA COMO HOY

1932: La Guerra del Chaco

Considerado uno de los conflictos más sangrientos de principio del siglo XX en Latinoamérica. Las bajas sufridas por los países en pugna fueron catastróficas, lo peor es que la guerra endeudó a dos paises que se lanzaron a un conflicto netamente de intereses económicos. Sepan todo en esta nota.

La Guerra de Chaco, específicamente el Chaco Austral de 650.000 kilómetros cuadrados, enfrentó a Bolivia y Paraguay en 1932. La razón de esta encarnizada lucha no reside en su fauna o flora o la posibilidad de usar su tierra y geografía para cosechar. Todo lo contrario, la zona que comprendía el Chaco Austral era una zona de dificil acceso, con suelos áridos y otras zonas con tanta vegetación que establecer un asentamiento significa un gasto enorme de recursos. Lo que ambos países codiciaban era lo que podía haber bajo tierra, pozos de gas natural y grandes concentraciones de petróleo. Dos recursos que mueven la economía de cualquier nación que tenga control de ellos.

Jamás Bolivia y Paraguay habían mantenido una disputa territorial, ni siquiera eran enemigos naturales sobre la región desde que se habían independizado de España en el siglo XIX. Paraguay, por ejemplo, únicamente se disputó tierras con Argentina y Brasil tras la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) que terminó en derrota y en la cesión de 150.000 kilómetros cuadrados de superficie. Bolivia por otra parte, solamente mantenía rivalidad con Chile tras su derrota en la Guerra del Pacífico (1879-1884) durante la cual perdió su única salida al mar. La posibilidad de extracción de materias primas y repuntar su economía fueron las causas que llevarían a un inevitable enfrentamiento entre paraguayos y bolivianos.

Contexto: ¿Cómo comenzó todo?

Lo que desencadeno el conflicto sucedió de manera accidental el 25 de Abril de 1932, un avión boliviano descubrió por casualidad la Laguna Pitiantuta, situada dentro de una frontera entre Bolivia y Paraguay que jamás había sido definida tras la descomposición del Imperio Español. Dos meses más tarde, el 15 de Junio, una fuerza militar boliviana, queriendo aprovechar las reservas acuíferas de la laguna, rodeó sus orillas y ocupó el Fortín Carlos López que era propiedad del Ejército Paraguayo. Por supuesto desde Asunción se tomaron la acción como una afrenta, por lo que el 16 de Julio una columna paraguaya recuperó el Fortín Carlos López sin apenas encontrar resistencia. Esta acción fue considerada como un “causus belli” en Bolivia, así que transcurridas 72 horas del suceso, el Presidente Daniel Salamanca salió al balcón del Palacio Quemado de La Paz, exhortando a las masas a alzarse en armas contra Paraguay.

Paraguay prefirió por no quedar como el responsable de una guerra que parecía inevitable ante la comunidad internacional. El Ejército Boliviano llevó la iniciativa cuando 6.000 de sus tropas cruzaron ilegalmente la frontera del Chaco Boreal y ocuparon el 27 de Julio el Fortín Corrales, el 28 el Fortín Toledo, el 31 el Fortín Boquerón y el 7 de Agosto el Fortín Carayá. Finalmente y ante lo que se evidenciaba era una invasión a gran escala, el 21 de Agosto de 1931 Paraguay rompió relaciones diplomáticas con Bolivia. Acababa de comenzar la Guerra del Chaco.

Batalla de Boquerón

Con el inicio de la Guerra del Chaco, el Ejército Boliviano que previamente había invadido grandes porciones del Chaco Boreal antes del comienzo oficial de las hostilidades, prosiguió su avance hacia el interior sin encontrar apenas oposición. Por ejemplo el 6 de Septiembre de 1932 las tropas bolivianas tomaron el Fuerte Rojas Silva y el 8 su aviación causó graves daños a una columna paraguaya. Sin embargo no contaron con que el Ejército Paraguayo mantenía muy bien protegidas las arterias principales del país y poco a poco movilizaba recursos en la retaguardia que iban reforzando el frente. De hecho el mismo general José Félix Estigarribia se vio lo suficientemente preparado para organizar el primer contraataque destinado a retomar el estratégico Fuerte Boquerón.

La batalla inició el 9 de Septiembre de 1932 cuando el Ejército Paraguayo rodeó y asedió la guarnición boliviana del Fuerte Boquerón refugiado en el interior de sus muros. Allí aguantarían los bolivianos durante días soportando bombardeos de artillería y continuos asaltos, gracias en parte al apoyo aéreo y a la escasez de agua de los paraguayos.

Después de más de tres semanas de asedio, los alimentos y las municiones se agotaron, mientras que las enfermedades y los numerosos heridos imposibilitaron continuar luchando. De este modo el 29 de Septiembre de 1932 la guarnición boliviana se rindió tras haber sufrido 1.500 bajas entre muertos y prisioneros.

Punto de Inflexión

Preocupados el resto de países de Latinoamérica por la escalada bélica cada vez mayor en la Guerra del Chaco, se convocó a la Comisión de Neutrales compuesta por varias naciones de la región, entre estas Argentina, Chile y Brasil, las cuales consiguieron una tregua de veinte días que fue ratificada por Bolivia y Paraguay desde 19 de Diciembre de 1933 hasta el 6 de Enero de 1934. Sin embargo la clara ventaja táctica y militar que estaban consiguiendo los paraguayos, sumado además que ellos habían sido los agredidos y por el momento los bolivianos no parecían querer renunciar a los territorios exigidos, llevó a los primeros a romper el armisticio y proseguir con las operaciones.

Final

Las batallas se sucedieron con grandes consecuencias, heridos, muertos y capturados por miles. A mediados de 1935 casi la totalidad del Chaco estaba en manos del Ejército Paraguayo, que por aquel entonces se situaba a escasos kilómetros de Ravelo y sus pozos petrolíferos. Bolivia ya no podía de ninguna manera revertir el curso de la guerra y menos aún salvar la nación de ser invadida por Paraguay. Al encontrarse el país luchando por su propia supervivencia, el Presidente Tejada Sorzano autorizó a sus diplomáticos buscar una salida negociada al conflicto. Para ello el Gobierno Boliviano envió a territorio neutral de Buenos Aires al coronel Ángel Rodríguez , quién negoció personalmente con los representantes paraguayos y los mediadores argentinos la paz.

Oficialmente el 18 de Julio de 1935, los generales de ambos ejércitos, José Félix Estigarribia y Enrique Peñaranda, se reunieron en Puesto Merino y firmaron la paz entre Paraguay y Bolivia. La Guerra del Chaco había terminado con un trágico saldo de 90.000 muertos.

Bolivia sufrió un total de 85.000 bajas entre 60.000 muertos y 25.000 prisioneros, además de un coste monetario de 228 millones de dólares.

Paraguay sufrió un total de 32.500 bajas entre 30.000 muertos y 2.500 prisioneros, además de un coste monetario de 128 millones de dólares.

El resultado de la Guerra del Chaco significó para Bolivia un gran coste tanto en vidas como económicamente dejó a la nación en ruinas. Respecto al Chaco Boreal, Bolivia consiguió mantener 1/3 del territorio, incluyendo las zonas gasísticas; mientras que Paraguay como vencedor de la guerra, se anexionó las restantes 2/3 partes y por tanto aumentó notablemente su territorio y recursos de gas y petróleo.

Para saber más les sugerimos:
Eurasia 1945
Taringa! – La Guerra del Chaco
Portal Guaraní
El Historiador

 

2 thoughts on “1932: La Guerra del Chaco

  1. Hey there! This is my 1st comment here so I just wanted
    to give a quick shout out and tell you I genuinely enjoy
    reading your blog posts. Can you recommend any other blogs/websites/forums that go over the same subjects?
    Many thanks!

    1. Thanks for your comment!!
      It is pleasant to know that readers like you are added, wanting to learn more every day.
      At the end of each publication we put page recommendations to expand the topics covered.

      While you explore, we invite you to answer this questionnaire for a study of the Universidad de la Cuenca del Plata.
      ==>>> https://goo.gl/hLUdk6 <<<=== Regards!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *