Home>UN DÍA COMO HOY>1972: El Abrazo entre Perón y Balbín
UN DÍA COMO HOY

1972: El Abrazo entre Perón y Balbín

Tras años de exilio, Juan Domingo Perón retornaba al país. Esta fue la ocasión en que su mayor adversario político lo visitó y se produjo un abrazo que se hizo histórico para la política argentina.

La relación PErón-Balbín no había sido la mejor, Balbín sufrió cárcel durante las presidencias de Perón. Antes, en 1946, el radicalismo había formado parte de la llamada Unión Democrática, la coalición antiperonista que no pudo frenar el ascenso al poder del entonces coronel. Después, en 1955, el radicalismo apoyó sin tapujos a la Revolución Libertadora que derrocó a Perón.

Más tarde, mientras el expresidente peregrinaba por distintos países latinoamericanos, Balbín encabezaba una de las dos corrientes en que se dividió la Unión Cívica Radical. La brecha se ensanchó aún más cuando, en 1958, el jefe peronista mandó votar por Arturo Frondizi, líder de la otra corriente. Desde entonces, los caminos de ambos fueron divergentes, hasta fines de 1970, cuando decidieron unirse para crear La Hora del Pueblo, un acuerdo multipartidario que reclamaba elecciones libres a la dictadura que asolaba el país desde 1966.

El 17 de noviembre Lanusse convoca a elecciones para el 11 de marzo de 1973. Su objetivo de liderar el proceso político se rompe con la formación de frentes electorales capitaneados desde Madrid por Perón, y las versiones, cada vez más fuertes, sobre el regreso definitivo de Perón a la Argentina.

El Regreso

Finalmente, el 17 de noviembre de 1972, en una mañana lluviosa, Perón aterrizó en el aeropuerto de Ezeiza a bordo de la nave de Alitalia. Ante un operativo de seguridad montado por el gobierno que incluía a más de 30 mil efectivos de las Fuerzas Armadas, la postal de aquella jornada fue Rucci y su paraguas cubriendo al general.

La primera jornada en Buenos Aires la pasó en el Hotel Internacional de Ezeiza donde recibió a algunos políticos
como Frondizi y Frigerio.

El día 18 partió rumbo a la casa que le había comprado el partido en la calle Gaspar Campos 1065, en la localidad de Vicente López, donde caravanas que pasaban para saludar al general, quien salía por una de las ventanas de la casa para saludar y hablar. A últimas horas de esa larga jornada se conoce que Perón convocó a los integrantes de La Hora del Pueblo a las 19. Y a Balbín a las 18 para mantener una conversación a solas.

Los históricos enemigos políticos se darían la mano. Las expectativas del día 19 fueron el encuentro Perón-Balbín. Se deslizaron miles de conjeturas y desde temprano las guardias periodísticas y el país esperaban el histórico evento. Sin embargo algo ocurrió. Balbín arribó a Gaspar Campos (por la parte de atrás y saltando un cerco) pero pasadas las 19 por lo cual debió acoplarse a los demás políticos que ya habían llegado y que se encontraban hablando con el dueño de casa.

Balbín y Perón, un encuentro que hizo historia

Los contactos continuaron después del triunfo electoral del peronismo y el retorno definitivo de Perón a la Argentina. El último de ellos fue durante la tercera presidencia de Perón, tras la renuncia de Cámpora, poco antes de la muerte de aquel.

La relación amistosa entre ambos líderes se afianzó tras aquel histórico abrazo de Gaspar Campos y Balbín se granjeó la confianza de Perón. Incluso, fue consultado –directa o indirectamente– en varias ocasiones a la hora de tomar ciertas decisiones de gobierno. Joseph Page, en su libro Perón (segunda parte) , consignó: “Tal vez, debido a que su desconfianza en quienes lo rodeaban se iba acentuando, el conductor, en adelante, iba a recurrir mucho más frecuentemente a Balbín en busca de consejo y un hombro amigo sobre el cual apoyarse”.

Gustavo Caraballo, quien se desempeñó como secretario técnico de la Presidencia y acompañó a Perón durante sus últimos días, afirmó que, consciente de su inminente deceso, Perón le encargó modificar la Ley de Acefalía para que Balbín pudiera asumir la presidencia. Si fue así realmente, ese deseo no llegó a concretarse. La misma fuente agrega que, tras la renuncia de Cámpora, Perón quería que Balbín fuera su compañero de fórmula, algo que tampoco se concretó, ya que la vicepresidencia –y ulterior presidencia– quedaría para María Estela Martínez.

Para conocer más:
Aquel abrazo entre Perón y Balbín – nota del portal La Voz
El abrazo Perón-Balbín cumple cuatro décadas – Nota del portal La Prensa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *