Home>UN DÍA COMO HOY>20 de mayo: «Hagan ustedes lo que quieran»
UN DÍA COMO HOY

20 de mayo: «Hagan ustedes lo que quieran»

El impulso revolucionario se desató el 18 de mayo, cuando la noticia de la caída de Andalucía en manos francesas fue ratificada por el Virrey Cisneros. Fueron jornadas de intenso debate entre los criollos, deseosos de llamar a Cabildo Abierto para tratar la situación. Don Baltasar  no quería dar este paso seguro de que podría resultar en su contra. Necesitaba ganar tiempo, entonces citó a los jefes militares -entre ellos a Cornelio Saavedra- para el día 20 de mayo.

A pedido del virrey, los jefes militares se presentaron en el Fuerte a últimas horas de la tarde. El coronel Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios no faltó. Cuando Cisneros reclamó una respuesta a su petición de apoyo, Saavedra le pidió la renuncia. Esgrimió que la Junta que lo había nombrado, debido al accionar de Napoleón, ya no existía. Solamente defendió la posición de Cisneros el síndico procurador del Cabildo, Julián de Leyva. Sin poder militar para oponerse, el virrey autorizó verbalmente (no por escrito) la reunión del cabildo abierto.

Cornelio Saavedra jugó un papel muy importante en el camino hacia la independencia y dista bastante del personaje desfigurado de los últimos años, sin él la Revolución no hubiese sido posible.  Así relató este episodio en sus Memorias Autógrafas: «Señor dirigiéndose al Virrey, son muy diversas las épocas del 1º de enero de 1809 y la de mayo de 1810, en que nos hallamos. En aquella existía la España, aunque ya invadida por Napoleón; en ésta, toda ella, todas sus provincias y plazas están subyugadas por aquel conquistador, excepto solo Cádiz y la isla de León, como nos aseguran las gacetas que acaban de venir y V.E. en su proclama de ayer. ¿Y qué, señor? ¿Cádiz y la isla de León son España? (…) ¿Los derechos de la Corona de Castilla a que se incorporaron las Américas, han recaído en Cádiz y la isla de León, que son una parte de las provincias de Andalucía? No señor, no queremos seguir la suerte de la España, ni ser dominados por los franceses, hemos resuelto reasumir nuestros derechos y conservarnos por nosotros mismos. El que a V.E. dio autoridad para mandarnos ya no existe; de consiguiente usted tampoco la tiene ya, así que no cuente con las fuerzas de mi mando para sostenerse en ella».

Según la versión más difundida, ese mismo días estaba anocheciendo cuando los patriotas volvieron a darse cita en casa de Rodríguez Peña, allí Saavedra y el resto comunicaron lo sucedido. Se resolvió no claudicar. Enviaron a Castelli y a Martín Rodríguez para intentar convencer Cisneros de llamar a Cabildo Abierto. Hallaron al virrey en una partida de naipes. La mano no favoreció al virrey que terminó cediendo ante el insistente reclamo y dio su palabra de realizar la convocatoria. Su decepción fue notoria y según Martín Rodríguez los despidió diciendo:

“Señores, cuanto siento los males que van a venir sobre este pueblo de resultas de este paso; pero puesto que el pueblo no me quiere y el ejército me abandona, hagan ustedes lo que quieran”

 

Fuente: https://goo.gl/fMWIdn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *