Home>ESPACIO DOCENTE>3 de abril: Nace la ciudad de Vera
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

3 de abril: Nace la ciudad de Vera

¡Seguinos y compartí en tus redes!

Nuestra provincia cumple un año más, su historia es enorme pero hoy nos concentraremos en los primeros exploradores, en aquellos que resistieron la hambruna y los ataques de caciques agresivos ante los nuevos asentamientos.

Recuperado de Revista El Canillita – Edición Impresa 2013

Ese fue el primer nombre que pusieron los españoles a la zona conocida como “Taragüí”. EL CANILLITA conmemora esta fecha repasando los principales personajes y acontecimientos de la fundación de la ciudad de Corrientes.

PRIMEROS ENCUENTROS

El primer español en divisar las costas correntinas no fue Juan Torres de Vera y Aragón, sino el viajero Sebastián Caboto, quien exploró los ríos Paraná, Paraguay y Bermejo en 1528, exactamente 60 años antes de la fundación de la ciudad.

En “Crónica Histórica de la Provincia de Corrientes”, de Manuel Florencio Mantilla, se relata que el primer encuentro entre los españoles
y los guaraníes de la región fue providencial para los “conquistadores”. Dice: “Fueron tales la miseria, el hambre y las penalidades de los expedicionarios, que habrían perecido de no recibir abundancia de bastimento (suministros) y protección eficaz de los caseríos guaraníes”.

Los generosos pobladores, que obedecían al cacique Yaguarú, habían entregado a los extraños viajeros 20 canoas cargadas con maíz, calabazas, raíces, mandiocas y panes hechos de harina de mandioca. Un cargamento “más apreciado que si fuese cargado de oro o piedras preciosas”. La expedición continuó río arriba, donde Caboto no encontró poblaciones tan amistosas.

Recién en 1536, volvieron a aparecer en las costas correntinas nuevos expedicionarios españoles, esta vez bajo las órdenes de Juan de Ayolas. Si bien el español no llegó a los dominios de Yaguarú, se encontró con varias poblaciones de guaraníes establecidas en el margen del río Paraná. El alemán Ulderico Schmidel – que viajaba con Ayolas – escribió: “Allí encontramos muchísima gente que no tiene más que comer que pescado, carne o pan de San Juan; esta gente nos trató muy bien y nos proporcionó cuanto nos faltaba”.

Desde entonces, los españoles no invadieron la zona y cuando navegaban no eran molestados por los pobladores, que siempre se manejaban
en paz. La región ya era conocida como “Las Siete Corrientes”, un “sitio delicioso”, en cuya cercanía existían caseríos de indios agricultores, inofensivos y amigos. Pero pronto todo esto cambiaría.

EL PLAN

En 1580, los conquistadores estaban establecidos en Paraguay y se había dado la primera fundación de la ciudad de Buenos Aires. Fue entonces cuando el fray Juan Rivadeneira, Custodio de Tucumán, observó la conveniencia de tener un asentamiento español en la zona conocida como “Las Siete Corrientes”. En un viaje a España, presentó sus ideas al rey Felipe II, en 1581. Pero recién seis años más tarde esta propuesta sería llevada adelante por Juan Torres de Vera y Aragón.

Las tareas para la constitución de la ciudad comenzaron mucho antes de lo que indica el acta fundacional. Se estima que a mediados de 1587, el general Alonso de Vera (el Tupí), sobrino de Torres de Vera y Aragón, se instaló junto a unos 28 soldados en “Las Siete Corrientes” para preparar el terreno y entablar amistad con los pobladores de la zona.

Fue el Tupí quien eligió el sitio adecuado para la traza de la ciudad. Esta avanzada tenía su base de operaciones en un fuerte construido en las inmediaciones de la playa Arazaty, al que denominaban Pucará (fortaleza en quechua, el idioma materno del Tupí).

LA EXPEDICIÓN

Paralelamente, Torres de Vera y Aragón se encontraba en Asunción de Paraguay y alistaba a sus hombres para el viaje fundacional. El adelantado organizó la expedición en dos grupos, uno fluvial (dónde iba él) y otro terrestre a cargo de Hernando Arias de Saavedra, éste conducía vacas, bueyes, caballos y yeguas. La división por agua se componía de tres barcos, un bergantín y 28 balsas. Una campaña formidable para la época. El punto de cita era “Las Siete Corrientes”, donde los estaban esperando.

El historiador Gustavo Sorg reconstruyó el momento de la fundación: “Finalizados los preparativos, se dio inicio a la solemne ceremonia en la madrugada del domingo 3 de abril de 1588, el adelantado, siguiendo el instructivo legal procedió con las formalidades de rigor y declaró fundada la Ciudad de Vera en nombre del rey de España, seguidamente eligió las autoridades de su primer Cabildo y señaló la traza de la ciudad, el sitio para la plaza y para la iglesia”.

El adelantado permaneció en la ciudad recién fundada hasta la mañana del 7 de abril, cuando partió rumbo a Santa Fe y dejó al Tupí como teniente de gobernador.

EPÍLOGO

Esta es la historia de la fundación oficial de nuestra ciudad, de los primeros habitantes españoles y cómo entablaron relación con sus pobladores originarios. Como dato final se puede señalar que el “Milagro de la Cruz”, habría ocurrido un tiempo antes de la llegada de Torres de Vera y Aragón, cuando la paz entre los guaraníes y los españoles había finalizado. La fecha del 3 de mayo para recordar este acontecimiento fue impuesta en el siglo XVII para que no se mezclaran las fiestas populares de la fundación con la conmemoración religiosa del “milagro de la cruz”. Pero ese es otro capítulo

Otras breves reseñas

  • JUAN TORRES DE VERA Y ARAGÓN: Fue un español nacido en 1527 en la villa de Estepa (Sevilla). Fue nombrado oidor de la Real Audiencia y ejerció su cargo en Chile. Allí se casó con Juana de Zárate – hija de un adelantado – lo que le valió la enemistad del virrey Toledo por lo que tuvo que ejercer su cargo por delegados. En 1586, levantaron las restricciones en su contra y pudo visitar las ciudades de su gobernación: Concepción del Bermejo y Asunción. En 1588 fundó la ciudad de Vera y cuatro días después partió a Santa Fe. Volvió a España por conflictos legales y en 1613, falleció en la ciudad de La Plata (Bolivia).
  • HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA: Llamado abreviadamente Hernandarias, fue un militar y político criollo, el primer nacido en América que ocupó el puesto de gobernador de una región colonial. Nació en Asunción en 1561 y emprendió la carrera militar a temprana edad. Participó de numerosas expediciones en los actuales territorios de Paraguay y Argentina, entre ellas la fundación de Concepción de Nuestra Señora y la ciudad de Vera. En 1602, fue nombrado gobernador de Buenos Aires, puesto que ocuparía en varias oportunidades y cuya influencia fue determinante para la constitución de la ciudad porturaria.
  • ALONSO DE VERA Y ARAGÓN, EL TUPÍ: Nació en el Cuzco, hijo de Pedro Díaz de Torres y de doña Elena, descendiente inca. Fue sobrino del adelantado Juan Torres de Vera y Aragón, quien le encargó la preparación del terreno para la fundación de la Ciudad de Vera. En 1587 construyó un fortín de empalizada en las cercanías de la Punta Arazaty y efectuó el trazado de la ciudad. Tras la fundación fue nombrado Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor de la ciudad de Vera. Hasta 1596. Fue muy querido por todos los pobladores, quienes dejaron asentado en las Actas Capitulares que fue el padre de esta población.

Si llegaste hasta aquí es porque te gusta nuestro contenido. Contamos con tu apoyo a través de un comentario, que nos sigas en nuestras redes, una republicación en tu muro de Facebook o Instragram, una recomendación a tus amigxs. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *