Home>UN DÍA COMO HOY>A 50 años del bypass, el legado de René Favaloro
UN DÍA COMO HOY

A 50 años del bypass, el legado de René Favaloro

El 9 de mayo de 1967, en una clínica de Cleveland, EE.UU., el médico argentino René Favaloro se convirtió en un referente global; su técnica salvó la vida de millones de personas en todo el mundo

Hace medio siglo, el 9 de mayo de 1967, un argentino en una clínica de Cleveland, EE.UU., revolucionó la cirugía cardiovascular y se convirtió en un referente global cuya técnica, conocida como bypass, salvó la vida de millones de personas en todo el mundo.

Hoy se cumplen 50 años desde que el doctor René Favaloro comenzó a hacer historia en la medicina del corazón, y su legado sigue intacto a través de la Fundación que sigue formando nuevas generaciones de profesionales y donde ya se hicieron más de 13 mil cirugías cardiovasculares de las cuales el 30 por ciento fueron bypass.

 

POR QUÉ FUE IMPORTANTE

Favaloro realizó el primer bypass aortocoronario programado a una mujer de 51 años, en la Cleveland Clinic donde trabajaba desde 1962.

Ella tenía una oclusión total en el tercio proximal de la coronaria derecha, una de las dos arterias que irrigan el corazón.

Lo que Favaloro ideó fue usar la vena safena (es decir, la gran vena superficial del muslo y la pierna) para hacer “un puente” (bypass ) que saltara la obstrucción del vaso y uniera las secciones sanas de la arteria.

Ocho días después de la cirugía, sus colegas comprobaron que el bypass era viable, y 20 días más tarde una angiografía confirmó la total reconstrucción de la arteria, según escribió su colega y amigo Dentón A. Cooley. Por qué fue revolucionario

Medio siglo después de que Favaloro introdujera esa intervención, que con el tiempo se convirtió en la cirugía cardíaca más frecuente, cuesta dimensionar lo que significó en esos tiempos en el tratamiento de la enfermedad coronaria y el infarto.

“Desde el punto de vista clínico, nos permitió que pacientes que estaban desahuciados pudieran prolongar su vida por décadas. Antes, esos enfermos cardíacos se nos morían”, afirmó Carlos Presman, médico clínico cordobés.

“El bypass fue una técnica revolucionaria porque en su momento brindó una solución muy efectiva a algo que hasta entonces no lo tenía, como la enfermedad coronaria y el infarto”, consideró.

Además, Presman señaló que “primero se creía que la sobrevida que iba a otorgar esa cirugía a los pacientes era de unos 10 años, pero lo que vemos en la consulta es que el tiempo es mucho más prolongado”.

“Tengo muchos pacientes de más de 80 años que tienen los bypass desde hace más de 20 años y están bien”, informó.

Por esa razón muchos no dudan en asegurar que René Favaloro –médico rural y maestro de alma, además de brillante cardiocirujano, nacido en La Plata el 12 de julio de 1923– cambió la historia de la enfermedad coronaria gracias a ese procedimiento.

 

“BYPASS” Y ANGIOPLASTIA

De hecho, aunque con el advenimiento de las técnicas endovasculares que comenzaron hace unos 40 años se redujo en forma significativa la cantidad de cirugías coronarias, sigue siendo la alternativa elegida cuando la obstrucción en las arterias no se puede corregir a través de una angioplastia y de la colocación de stents a través de catéteres.

“Las técnicas endovasculares son altamente efectivas en las lesiones simples y en enfermos no diabéticos, así como en el tratamiento del infarto agudo de miocardio dentro de las primeras seis horas de ocurrido”, explicó el cardiocirujano Roque Córdoba, quien señaló que en esas circunstancias la angioplastia es hoy el tratamiento de elección.

“Pero cuando el paciente tiene enfermedad coronaria severa, es decir cuando están comprometidas múltiples arterias y en múltiples segmentos, el tratamiento actual sigue siendo la revascularización quirúrgica”, señaló.

“Ahora se hacen muchos menos bypass que antes –coincidió Presman–, pero eso no se debe a que la técnica endovascular sea más efectiva que aquel, sino a que es menos invasiva”.

No se equivocaba Cooley al afirmar ante la muerte de Favaloro en julio de 2000, que su contribución a la cirugía cardiovascular sería un legado imperecedero para su país y para la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *