Home>ESPACIO DOCENTE>AL FRENTE DEL AULA>Algunos puntos destacados del borrador del Plan Maestro
AL FRENTE DEL AULA ESPACIO DOCENTE

Algunos puntos destacados del borrador del Plan Maestro

El 30 de mayo enviará un proyecto de ley al Congreso llamado Plan Maestr@ o Plan Nacional Decenal de Educación que, sin decirlo en forma abierta, elimina la paritaria nacional, que fue el origen del conflicto, al derogar por medio de un anexo la ley de Financiamiento Educativo.

El Plan Nacional Decenal plantea 108 objetivos para todo el sistema educativo argentino y pretende llevarse a cabo en los próximos 10 años: desde el 2016 (fecha de estreno de las Pruebas Aprender) – hasta el 2026.

El nuevo Plan Nacional Decenal de Educación que pretende mejorar el sistema educativo en todo el país define 18 áreas prioritarias de acción, agrupadas en seis dimensiones estratégicas. Asimismo, establece la inversión financiera necesaria para cumplir con las metas y un sistema de evaluación y monitoreo de la ejecución del Plan, que permita un control público como así también los ajustes necesarios que indique la implementación del Plan.

El borrador del Plan Maestro, que el gobierno presentó en marzo de este año, para recibir aportes hasta el martes 30 de mayo, es un proyecto de ley que consta de apenas cuatro artículos.

El 1º se propone “garantizar la igualdad de oportunidades de aprendizaje y apoyar las políticas de mejora en la calidad de la enseñanza, reafirmando el rol estratégico del derecho a la educación consagrado en el artículo 14 de la Constitución Nacional y los tratados internacionales incorporados a ella, que como Anexo I, forma parte integrante de la presente norma”.

El 2º dice que la ejecución del Plan “comprenderá el cumplimiento de las Metas establecidas en el Anexo II, el cual forma parte integrante de la presente Ley”.

El 3º designa al Ministerio de Educación y Deportes de la Nación y a los Ministerios de Educación provinciales como autoridad de aplicación y el 4° es de forma. Es decir que para alcanzar la felicidad hay que ir a la letra chica de los anexos, una técnica legislativa horrible y apta para cualquier contrabando ideológico.

Por cierto todas las metas son estimables, pero poco se dice de los medios para alcanzarlas. Un rasgo perverso es que la derogación implícita de la ley de Financiamiento Educativo, que garantiza la negociación salarial centralizada, fue escondida bajo la meta de “Mejorar los salarios docentes”.

El oblicuo ataque a la ley de Financiamiento Educativo, que es mencionada en tiempo pasado como si ya hubiera pasado a mejor vida, dice que en el acuerdo marco entre los gobiernos nacional y provinciales y los sindicatos nacionales “se fijaba anualmente un piso salarial para el cargo testigo de un docente de nivel primario que inicia su carrera”. Pese a que ese acuerdo marco ha logrado “definir anualmente el salario mínimo para todos los docentes del país con un incremento real en cada periodo”, en muchas jurisdicciones se ha mantenido lo que el proyecto llama “la conflictividad docente, lo cual ha afectado la cantidad efectiva de días de clase”.

Además afirma que “el incremento real en el Salario Docente fue menor al incremento del Salario Mínimo, Vital y Móvil”. También cuestiona el Fondo de Compensación Salarial Docente, porque afirma que no conseguía mejorar el salario docente respecto del resto de los salarios de la Economía, ya que se pagaba en forma selectiva. Beneficiaba a muchos docentes que cobraban uno o más cargos con salarios por encima del piso salarial en algunas provincias, pero no a los de otras provincias, que cobraban un solo cargo, con un salario apenas mayor que el piso salarial docente.

La trampa aparece en el último tramo: “En el último acuerdo marco nacional, se acordó que el salario mínimo de un docente será siempre un 20 por ciento mayor al salario mínimo, vital y móvil definido anualmente por el consejo del salario y la Nación garantizará esto, con fondos del nuevo Fondo Compensador.

Por otra parte, el Ministerio del Interior negoció con las provincias beneficiarias del antiguo Fondo Compensador la disminución gradual de los fondos girados por este concepto según la siguiente escala: 2016 mismo monto que en 2015; 2017 = 75% de este monto; 2018 = 50%; 2019 = 25% de este monto y en 2020 desaparece este concepto.

De esta forma, cada jurisdicción, según sus posibilidades y realidad económica será responsable de negociar los salarios docentes en los respectivos acuerdos marco jurisdiccionales y la Nación garantizará, a través del nuevo Fondo Compensador que el salario mínimo docente, independientemente de las condiciones de la provincia en donde el docente ejerza, se encuentre siempre como mínimo un 20% por encima del salario mínimo, vital y móvil”.

Por tratarse de una ley posterior, su sanción derogaría la ley de Financiamiento Educativo, fruto de años de lucha de docentes pero también de padres y alumnos. Esto no sólo empobrecería a los docentes, sino también a la democracia argentina.

 

 

Fuente: https://goo.gl/EZDF7Y

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *