Home>ESPACIO DOCENTE>Batalla de Ayacucho, el fin del dominio español
ESPACIO DOCENTE

Batalla de Ayacucho, el fin del dominio español

El debilitamiento del Imperio de España con la aparición de Napoleón en la escena, fue la oportunidad de los pueblos oprimidos de América para luchar por su siberanía. La batalla de Ayacucho sería decisiva para lograr el sueño americano.

Contexto de la Lucha

Los primeros indicios de problemas para la Corona se produjo en 1807, cuando Napoleón empezó a propagarse en Europa central y occidental, empezó a desestabilizar los regímenes de la Península Ibérica a Austria. Perú se mantuvo leal al gobierno español en ese momento, dándose cuenta de que tendrían que manejarse con gobernadores locales nombrados por el virrey del Perú José Fernando de Abascal y Sousa. Mientras que la España escribió la nueva Constitución española de 1812 con la monarquía en el exilio, las pequeñas rebeliones fueron suprimidas 1811-1815.

Recordemos que el Ejercito del Norte, liderado por Belgrano, intentó avanzar al Perú pero sus defensas se hacían más fuertes a medida que marchaban al norte. Finalmente Belgrano desistió y entregó el mando a José de San Martín, quien tenía entre manos un plan de lucha que involucraría algo nunca antes visto, el cruce de Los Andes.

En otras latitudes del América del Sur aparecía otro luchador, Simón Bolivar. Supo conseguir el apoyo de sus compatriotas para formar uno de los ejércitos que dió pelea a los realistas, liberando las colonias. Los conflictos en el norte y sur del bloque Sudamericano hicieron que los realistas se refugiaran en Perú, la batalla final sería en este lugar.

La Batalla Final

Lo cierto es que el plan sanmartiniano determinó mucho del destino de Sudamerica, la liberación de Chile aseguraba el avanace hacia Perú por mar. El desembarco de San Martín con sus tropas provocó que se sumaran opersonas de la resistencia peruana. Asimismo Bolivar y su hombre de confianza, Sucre, continuaban batallando en otros frentes, el encuentro entre los líderes no podía retrasarse más. Ambos, José y Simón, sabían que la unión de sus ejércitos pondría la balanza a su favor ante las tropas realistas.

A continuación la visión de Eduardo L. Colombres Mármol en  La batalla de Ayacucho en la gestación de la Patria Grande, Universidad de Buenos Aires, 1974, págs. 12-28:

Estamos en 1822. San Martín, siente el peso de su responsabilidad por tantos sufrimientos y angustias. Comprende que es necesario acelerar las operaciones y coronarlas, cuanto antes, con un triunfo definitivo. Se perfila así su futura cita con el Libertador del Norte.
Bolívar, por su parte, entusiasmado con los triunfos obtenidos por San Martín, ansía que llegue el momento de conocer, personalmente, al gran caudillo argentino, estrechar su mano y manifestarle su admiración, idéntica a la que siente éste, por él. Y el momento tan esperado llega al fin; cuando ambos jefes realizan su anhelada entrevista. (…)
Es sabido que el “misterio” de aquellas conversaciones quedó plenamente descifrado, con las cartas escritas por San Martín a Bolívar desde Lima, luego de la entrevista, y con las que escribió, después, a Miller en 1827 y a Castilla en 1848, mediante las cuales queda comprobada su tentativa de convencer a Bolívar, de que sólo la reunión de sus ejércitos podría igualar el poderío de los realistas, a fin de librar contra ellos la batalla final. Y que de no hacerse esto, la lucha se prolongaría por tiempo indefinido, causando la ruina de los pueblos. (…)
Desdichadamente, la lucha se extendió hasta Ayacucho y aún después de Ayacucho, es decir, hasta tres años y cuatro meses luego del retiro de San Martín, cuando el último y valiente español, el brigadier José Ramón Rodil, rindió la fortaleza de El Callao en 1826. (…)
Lo cierto es que, autoeliminado San Martín del teatro de la guerra, mediante un renunciamiento sin par en la historia, Bolívar penetró con su ejército en el Perú, un año después.

Ayacucho, la Caida Realista

El general realista José de la Serna – Virrey del Perú después de derrocar a su predecesor – marchó con su ejército en persecución de los nacionalistas. Sabiendo que sus soldados eran los únicos que podían reunir refuerzos ya que se habían negado a salir de España desde 1820.
A medida que la administración colonial estalló en el caos hacia el final de 1823 – Fernando logró poner de cabeza al Gobierno Constitucional – Bolívar sintió la oportunidad de entrar en el Alto Perú al sur y envió a su segundo al mando, Antonio José de Sucre, a atacar durante los meses de primavera.

Sucre, consciente de que no podía ganar una batalla basada en tácticas, obligó a su ejército a retirarse cuando se encontró cara a cara con un ataque realista a principios de diciembre. Reorganizo a sus soldados cerca de Ayacucho y se las arregló para crear una batalla igualándose, los rebeldes sólo tenían unos 500 hombres menos que su contraparte realista.

Campaña de Ayacucho, los movimiento de Sucre y La Serna

La Serna y los soldados que respaldan la dominación española marcharon en dirección de Sucre y sus tropas el 9 de diciembre de 1824, perdieron el elemento sorpresa en los momentos iniciales. Una pequeña colina en el lado del campo de batalla permitió ver a Sucre al ejercito realista obligándolos a atacar, permitiéndole colocar sus tropas.

Sus hombres atacaron, el resto del ejército se deslizó en un intento de contrarrestar el avance de los nacionalistas. Las unidades de Sucre, se movieron como un frente cohesionado, capturando a de la Serna. La batalla había terminado, con más de 2 500 realistas muertos o heridos.
Esa tarde al terminar la batalla de Ayacucho, el líder en funciones José Canterac firmó la capitulación de Ayacucho dando fin a la Guerra de la Independencia del Perú. En España, el acto sería visto como una conspiración contra la corona.

Para conocer más recomendamos:
La batalla de Ayacucho y el fin del dominio español en América – Artículo del portal El Historiador
Carta de José de San Martín a Simón Bolívar – Ibidem
San Martín y la entrevista de Guayaquil – Ibidem
Simón Bolivar – Artículo del portal Biografías y Vidas
Batalla de Ayacucho – Artículo del blog Historia Universal
La Batalla de Ayacucho – Artículo del portal Historia del Perú

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *