Home>UN DÍA COMO HOY>1813: Batalla de Salta, Belgrano y la bandera
UN DÍA COMO HOY

1813: Batalla de Salta, Belgrano y la bandera

En 1813 se desarrollaba una de las batallas que marcaría el dominio de las fuerzas patriotas en el norte. Manuel Belgrano no sólo recupera Salta, también prepara el terreno donde Güemes mantendría a raya a los realistas.

El 20 de febrero de 1813 el ejército al mando de Manuel Belgrano y  Eustoquio Díaz Vélez, se enfrento a los realistas enlos campos de Castañares del norte argentino. El peruano, brigadier Juan Pío Tristán, estaba al frente de las tropas del Virreinato del Perú que había armado su defensa en la ciudad.

El enfrentamiento que terminó en victoria, marcaba el dominio de los patriotas en el norte de lo que hoy es Argentina. Además esta fue la primer batalla donde se uso a la bandera azul y blanca, diseñada por el propio Belgrano.

Nace el río Juramento

Antes de enfrentarse a los realistas, Belgrano había salido vencedor junto a sus tropas en la Batalla de Tucumán. Con la moral alta, se dedicó a reorganizarse y reclutar nuevos soldados durante cuatro meses en Tucumán. Con las energías renovadas y nuevos reclutas, Belgrano ordena un avance escalonado hacia Salta a principio de febrero de 1813.

El 1 de febrero, Belgrano, escoltado por el Regimiento de Dragones de Milicias de Tucumán, partió de la ciudad. La marcha se hizo por Divisiones, con grandes intervalos de tiempo. Los días 9, 10 y 11 de febrero se emplearon en vadear el río Pasaje.

Aquí se celebró una ceremonia castrense, donde se prestó Juramento de obediencia a la Asamblea General Constituyente, que acababa de establecerse. Los oficiales y soldados hicieron el juramento ante una cruz formada por la espada de Belgrano y la Bandera creada por él. A partir de ese momento el río pasó a llamarse Juramento.

Belgrano luego enviaría una nota a la Asamblea donde expresaba sobre el trascendental episodio:

«Yo no puedo manifestar a V. E. cuánto ha sido el regocijo de las tropas y demás individuos que siguen este ejército: una recíproca felicitación de todos por considerarse ya revestidos con el carácter de hombres libres, y las más ardientes y reiteradas protestas de morir antes de volver a ser esclavos, han sido las expresiones comunes con que han celebrado tan feliz nueva y que deben afianzar las esperanzas de cimentar, muy en breve, el gran edificio de nuestra libertad civil’”.
Belgrano a la Asamblea General Constituyente – Fuente: Ministerio de Cultura de la Nación Argentina

Oficialmente esta es la primera vez que Belgrano presenta en la batalla la insignia patria, una que lo acompañaría en su intento de llegar al Perú a través del Camino Real, una que él mismo escondería en una Iglesia en el pueblo de Macha.

_____________________________________________________
También te puede interesar: ¿Qué escondió Belgrano en una iglesia?
_____________________________________________________

Vencedores y vencidos

Otra anécdota que se puede sumar a este evento fue la actitud magnánima de Belgrano tras la victoria patriota. Cuando los realistas estaban rodeados en la plaza mayor, estos no tuvieron más remedio que rendirse incondicionalmente. El general pidió a los soldados enemigos que entreguen todas sus armas y les prometió que nadie los tocaría si juraban no levantarse nunca más en contra de la patria naciente.

Fue una de las escasas batallas en la guerra de la independencia en la que los españoles debieron rendir plenamente sus banderas, armas y pertrechos, siendo cuantiosos los soldados heridos, muertos y prisioneros. La capitulación comprendía desde el general hasta el último tambor, quedando obligados por juramento a no volver a tomar las armas contra las Provincias Unidas del Río de la Plata. Esta decisión le valió muchos aplausos a Belgrano, así como hubo muchos detractores que aún hoy lo cuestionan por dejar retroceder al enemigo.

A propósito, el propio Manuel Belgrano reafirmó su postura en una carta a Feliciano Chiclana, el primer gobernador de la provincia de Salta:

Siempre se divierten los que están lejos de las balas, y no ven la sangre de sus hermanos, ni oyen los clamores de los infelices heridos; también son esos los más a propósito para criticar las determinaciones de los jefes: por fortuna, dan conmigo que me río de todo, y que hago lo que me dictan la razón, la justicia, y la prudencia, y no busco glorias sino la unión de los americanos y la prosperidad de la Patria”.

Belgrano ordenó al general Tristán entregarle su espada (lo que militarmente es una humillación) y que abriera una fosa común en el campo de la Tablada para enterrar las bajas de ambos ejércitos. Se colocó allí una gran cruz de madera con la siguiente inscripción: “Aquí yacen los vencedores y vencidos el 20 de febrero de 1813’’.

Así es como hace 208 años Belgrano vencía a los realistas y controlaba el norte argentino, mientras presentaba por primera vez la insignia patria en una batalla por la independencia.

Si llegaste hasta aquí es porque te gusta nuestro contenido. Contamos con tu apoyo a través de un comentario, que nos sigas en nuestras redes, una republicación en tu muro de Facebook o Instragram, una recomendación a tus amigxs. ¡Gracias!

Para conocer más recomendamos:
Manuel Belgrano y la Batalla de Salta – Artículo del portal del Ministerio de Cultura de la Nación Argentina
20 de febrero: Aniversario de la Batalla de Salta – Artículo del portal Argentina.gob.ar
Batalla de Salta – Artículo del sitio Portal de Salta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *