Home>HISTORIAS Y MITOS>EXPRESIONES POPULARES>Ceferino Namuncurá, el mapuche santo
EXPRESIONES POPULARES

Ceferino Namuncurá, el mapuche santo

Nacido en Chimpay el 26 de agosto de 1886, Ceferino representa los valores mapuches de solidaridad y trabajo combinados con la fe cristiana que descubrió durante su juventud. En esta nota descubran todo sobre Namuncurá.

Beatificado en 2007, Ceferino Namuncurá fue hijo de un legendario cacique mapuche y una cautiva chilena que con su carisma conmovió a un Papa y que un siglo después de su muerte es venerado por miles, se trata del primer nativo americano de Argentina considerado santo.

El mapuche cristiano

De tez mate, pelo negro azabache, baja estatura y mirada pacífica, según las fotos de la época, luego convertidas en estampitas de culto, Ceferino es considerado el primer “varón beato totalmente argentino”’ puesto que sus antecesores Artémides Zatti nació en Italia, mientras que Héctor Valdivielso, el único santo del país, vivió en España la mayor parte de su vida.

Tras pasar su infancia a orillas del río Negro, ingresó en 1897 en el colegio de San Fernando y luego fue aceptado en el colegio salesiano Pío IX, de Buenos Aires, donde se afirmó su vocación religiosa.

En 1904 Ceferino Namuncurá, acompañado por Monseñor Antonio Cagliero, partió a Italia, donde fue recibido por el Papa Pío X y luego continuó sus estudios religiosos en Turín.

Ceferino tuvo la oportunidad de visitar al Papa Pío X, quien lo recibió el 26 de septiembre de 1904. Ceferino le entregó al sumo pontífice una manta de piel de chulengo blanco.

En el viejo continente, Ceferino enfermó de tuberculosis pero aún así se mantuvo firme en su formación. Luego viajó a Florencia y Bolonia, pero el trajín aceleró su muerte. Debió dejar los libros, cursos, latín y catedrales y, después de pasar 45 días en el hospital, murió el 11 de mayo de 1905, en plena primavera europea.

El Milagro

Chimpay, un pueblo de alrededor 5.000 habitantes quedó marcado por la historia de Ceferino y desde entonces la fe en él comenzo a crecer. Sus devotos se multiplicaron por todo el país y así comenzó la puja por su beatificación. Los procedimientos de El Vaticano exigen que para que alguien sea considerado santo, se debe registrar algún milagro  adjudicado a este.

Este ocurrió en 2000 y fue el caso de una mujer devota de Ceferino que se curó de un cáncer de útero terminal y luego dio a luz. Una junta médica del Vaticano estudió el caso de esta mujer cordobesa y consideró que la sanación de la enfermedad que padecía la mujer no tenía explicación científica. Fue un milagro gracias a la intercesión de Ceferino. En julio de 2007, el papa Benedicto XVI firmó el decreto de beatificación.

“Yo no sé si fue un milagro o la acción de los salesianos que cuando se mueven lo hacen con todo. Fueron ellos los que divulgaron a Ceferino”, explicó el periodista Pedro Siwak, especializado en temas religiosos.

¿Quieren saber más? No se pierdan estos artículos:
El Territorio – El mapuche Ceferino Namuncurá es el primer varón beato argentino
El Vaticano – Página oficial
Patagonia.com.ar – Ceferino Namuncurá: el santo de la Patagonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *