Home>ESPACIO DOCENTE>Chile dice “¡Nunca Más!”
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

Chile dice “¡Nunca Más!”

Simultáneamente, la franja televisiva del “No” fue una explosión de creatividad que tuvo gran acogida. Por primera vez en 15 años se emitieron mensajes opositores al régimen de Pinochet a través de las pantallas. Era 1991 y tras 17 años de dictadura se vivía una ansiada democracia. Aylwin, quien supo dirigir la “campaña del NO”, ahora como presidente de Chile, presento el informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación.

“La verdad fue ocultada durante mucho tiempo. Mientras unos la denunciaban, otros -que sabían- las negaban y quienes debieron investigarlas no lo hicieron”. Así presentaba el presidente Aylwin el informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, que fue creado casi un año atras, en abril de 1990. Esta entidad tenía la tarea de investigar y elaborar un informe que diera cuenta de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar.

Este documento, conocido como “Informe Rettig”, fue entregado el 8 de febrero de 1991, durante una ceremonia solemne. Como resultado, se creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, encargada de calificar la posible condición de víctimas de aquellas personas respecto de las cuales a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación no le fue posible formarse convicción, o cuyos casos no alcanzó a examinar por falta de antecedentes suficientes. Además, se creó la Oficina Nacional de Retorno, cuya labor consistió en ayudar y compensar a los retornados de la Dictadura.

El 5 de marzo de 1991, el entonces presidente Aylwin, presenta a todo el pueblo chileno un informe que ponía blanco sobre negro y daba pie a un debate que se escondió en los 16 años de la dictadura militar de Pinochet.

Aylwin recibe el Informe Rettig

El presidente que pidió perdón

Aylwin presentó un resumen del informe de esta Comisión de nueve miembros, que durante nueve meses trabajó en la investigación de los crímenes con con consecuencia de muerte. Concluyó la Comisión que en todo el periodo examinado se produjeron 2.279 víctimas, “de las cuales 164 son consideradas víctimas de violencia política”, es decir, causadas por las organizaciones de extrema izquierda, y 2.115 fueron “víctimas de violación a sus derechos humanos”, como con secuencia de la actividad de agentes de la dictadura y las Fuerzas Armadas. En esta cifra se incluyen 957 “detenidos por agentes del Estado y desaparecidos”, es decir, aquellos cuyos cadáveres no han sido encontrados o entregados a sus familiares.

El retorno de la democracia en Chile implicaba una gran responsabilidad y eso lo sabía Aylwin al presentar el informe. La sociedad chilena estaba en deuda con las familias que quedaron destruidas debido a los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado.

“Pido solemnemente a las Fuerzas Armadas y de Orden y a todos los que hayan tenido participación en los excesos cometidos que hagan gestos de reconocimiento del dolor causado y colaboren para aminorarlo”.

La campaña del NO

En medio de la dictadura de Pinochet, el desgaste social, económico e ideológico se notaba en las calles. Manifestantes copaban las calles de forma pacífica para pedir un cambio. La sociedad estaba polarizada, pues existía un sector de la sociedad que miraba apoyaba a Pinochet y miraba a un costado cuando se trataba de Derechos Humanos. En este contexto de constante represión y amordazamiento de pensamiento, la victoria de la oposición era impensada.

El fallido atentado en contra de Pinochet en 1986, con la fuerte represión posterior, y el fracaso de una mediación de la Iglesia Católica hicieron que grupos opositores buscaran derrotar al régimen militar por otras vías.

Fue entonces cuando la oposición decidió aceptar jugar con las cartas propuestas en la constitución promulgada por el propio Pinochet en 1980, tras un referendo que en su momento muchos tacharon como un fraude electoral. Ese texto contemplaba la posibilidad de realizar un plebiscito. Los ciudadanos elegirían entre dos opciones: “Sí” para que Pinochet continuara en el poder, o “No” para convocar a una elección presidencial.

La campaña del “No” se realizó puerta a puerta a lo largo del país, y como un hecho inédito distintos sectores políticos y sociales trabajaron unidos por un objetivo común. Simultáneamente, la franja televisiva del “No” fue una explosión de creatividad que tuvo gran acogida. Por primera vez en 15 años se emitieron mensajes opositores al régimen de Pinochet a través de las pantallas.

Para conocer más recomendamos:
El presidente chileno pide perdón a las familias de las víctimas de Pinochet – Nota del portal El País, 5 de marzo de 1991
Patricio Aylwin, el presidente que guio a Chile hacia la democracia – Nota del portal de The New York Times, 20 de abril de 2016
Patricio Aylwin Azócar – Artículo del portal Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
Para que nunca más en Chile – Artículo de Pressenza, 12 de septiembre de 2015
Cuando Chile dijo “no” a Pinochet – Nota del portal de BBC Mundo, 2 de octubre de 2008
La campaña que derrotó a Pinochet – Artículo del portal Proceso, 8 de octubre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *