Home>UN DÍA COMO HOY>Comenzó el otoño
UN DÍA COMO HOY

Comenzó el otoño

Los calendarios indican que el comienzo del otoño es el 21 de marzo, pero el movimiento de los cuerpos celestes a veces no se ajusta con total exactitud a las convenciones establecidas. Este año será el caso y, según especialistas, la estación que le sigue al verano empezó horas antes, ayer.

El doodle de Google de ayer celebró el equinoccio de otoño, como se conoce este fenómeno, en el que la duración del día y de la noche prácticamente coinciden. En cambio, las jornadas anteriores tienen los días más largos que sus noches, y en las siguientes hay más tiempo de oscuridad que de luz.

Según un comunicado difundido por el Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC), ya estamos en otoño: el evento astronómico que marca el cambio de estación ocurrió las 07.29 hora argentina de ayer lunes.

«El sol, en su andar anual sobre el firmamento, oscila entre el hemisferio sur y el norte, siendo los equinoccios los momentos en que el astro Rey pasa de un hemisferio al otro», explica el informe de la OAC. Y señala que durante este mes «el sol se encuentra trasladándose hacia el hemisferio norte», lo que significa para los habitantes de esa mitad del planeta el inicio a la primavera.

El otoño es una de las cuatro estaciones del año y una de las dos de la zona intertropical. Astronómicamente, comienza con el equinoccio de otoño (alrededor del 21 de septiembre en el hemisferio norte y 21 de marzo en el hemisferio sur) y termina con el solsticio de invierno (alrededor del 21 de diciembre en el hemisferio norte y 21 de junio en el hemisferio sur).

Sin embargo, habitualmente se conoce como otoño el período que comprende los meses de septiembre, octubre y noviembre en el hemisferio norte1 y marzo, abril y mayo en el hemisferio sur.

En ambos hemisferios, es la estación de las cosechas, por ejemplo, del maíz y el girasol. En la literatura, el otoño, en sentido figurado, representa la madurez.

 

ETIMOLOGÍA

Su nombre proviene del latín “autumnus”, palabra que se ha vinculado a la raíz “augeo-”: aumentar. De este modo, los etimologistas latinos explicaban la palabra como “auctus (participio pasado de augeo) annus”: el aumento o la plenitud del año. Compárese con el castellano el término «auge», que proviene de idéntica raíz.3 Otros autores como Breyer y Ernout-Meillet, vinculan la palabra latina “autumnus” con la raíz etrusca; “autu-” que implica la idea del cambio y aparece, también, en el nombre de la divinidad etrusca Vertumno, quien —entre otras funciones—, predecía el cambio de las estaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *