Home>UN DÍA COMO HOY>Corrientes desprotegida rearma su Ejército con Paz a la Cabeza.
UN DÍA COMO HOY

Corrientes desprotegida rearma su Ejército con Paz a la Cabeza.

En 1840, después de la batalla de Sauce Grande, cerca de Paraná (Entre Ríos), las fuerzas correntinas eran derrotadas las fuerzas Rosistas. La Provincia de Corrientes quedó sin ejército, totalmente desarmada y con el peligro de invasión por parte de las fuerzas de Pascual Echagüe, debiendo formar nuevos soldados, organizando el Ejército de Reserva, que puso a las órdenes del general José María Paz.

Paz había llegado a la provincia uniendose a la causa contra Rosas, en medio de las guerras civiles entre Federales y Unitarios.

La Historia de Paz

Un revolucionario de la primera hora. Durante su juventud estudió filosofía, teología, matemáticas y jurisprudencia. Mayo de 1810 fue un hecho que lo marcó, por lo que se unió a la milicias. En 1811 se incorporó al Ejercito del Norte, a las órdenes del general Juan José Viamonte y de Manuel Belgrano. En aquellas luchas recibiría la herida que le daría el apodo de “el manco Paz”.

Más tarde, ya como coronel, fue protagonista de las guerras civiles, intentando deponer a las fuerzas federales de Estanislao López. Una década más tarde, sus éxitos en la guerra contra el Brasil le permiten acceder a la jefatura del Estado Mayor General, siendo el primer comandante general de carrera en el país.

De la mano del general Juan Galo de Lavalle, formó parte del gobierno unitario que intervino en varias provincias. Gobernador de Córdoba, jefe de “La Liga del Interior”, avanzó sobre los caudillos federales aliados a Rosas, pero en Santa Fe fue apresado y mantenido en esa condición durante ocho años. Vuelto a las huestes unitarias, combatió al rosismo en su última década, desde Entre Ríos, Corrientes y Uruguay. La derrota de Rosas a manos de Urquiza lo encontró en el exilio en Río de Janeiro, sumergido en la pobreza. Al volver, defendió la causa porteña, encontrándose entre sus dirigidos Bartolomé Mitre.

Fuente: El Historiador.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *