Home>HISTORIAS Y MITOS>MUNDO CURIOSO>Corrientes: entre flores y mariposas
MUNDO CURIOSO

Corrientes: entre flores y mariposas

Así como en 2018, aparecieron mariposas que nos regalaron un espectáculo aéreo para comenzar el 2021. En esta nota aprenderán sobre este fenómeno migratorio.

Se puede decir que fue un regalo de Año Nuevo, tras un 2020 extraño, que se convirtió en un momento bisagra del siglo XXI. Las mariposas intervinieron el cielo de Corrientes. Ya sucedió en la primer semana de enero de 2018 y se repite ahora. Dos expertos, que dieron entrevista a un medio local, dan detalles de este pintoresco evento.

Mariposas blancas, pequeñas y dóciles (no ven inconvenientes cuando las personas se acercan) llegaron como una gran nube polinizadora. Esto lo explicaron especialistas como Fernando Navarro, biólogo del Instituto Superior de Entomología, investigador del Conicet y docente de la Fundación Miguel Lillo; y el biólogo Flavio Moschione, en entrevista a Radio Dos.

Mejor conocidas como pirpinto, estas mariposas se encuentran en un ciclo migratorio de norte a sur. Flavio Moschione sostiene que se caracterizan por hacer viajes cortos. «En algunos años en particular, con condiciones favorales, las larvas sobreviven más tiempo y hacen más notables los movimientos y desplazamientos que hacen», Estos últimos años hubo muy poco periodos fríos que mataran las larvas, por eso se ve la enorme manga de mariposas. El biologo afima que son normales y pueden llegar a suceder hasta por cientos de kilómetros, en algunos casos llegan hasta la Patagonia.

Los pirpintos se alimentan de plantas típicas de la región chaqueña y también con plantas de la familia de las capparaceae. «También está muy emparentada con las crucíferas como el repollo o el coliflor, por eso le dicen pirpinto de la col. Las mariposas son bastante especialistas y se alimentan de algunas especies o familias solamente», dice el biólogo.

Por su parte Fernando Navarro agrega información al hablar sobre la migración masiva. “A través de ese movimiento buscan un lugar óptimo para reproducirse. Aparecen en enormes enjambres cada tres o cuatro años, cuando se produce el pico poblacional de mariposas. Buscan cualquier planta para dejar los huevos, aunque eso no significa que esa planta permitirá el desarrollo de la larva».

Además, Navarro desmiente los comentarios sobre la perjudicialidad de esta especie de mariposa, y destaca que el tiempo de vida es de aproximadamente cuatro meses, pudiendo recorrer mucho territorio en ese lapso. No es motivo para preocuparse ver estas mangas, pues su depredador natural son las aves. No solo polinizan las plantas que encuentran en su camino, también proveen alimento, existe un equilibrio natural para estos fenómenos.

Sabiendo todo esto, sólo nos queda maravillarnos con estos regalos que la naturaleza nos regala, un fenómeno que nos permite darnos cuenta de que estamos conectados a la Tierra.

 

Fuente: Radio Dos
Fotografía: Martín Sáz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *