Home>LA SINGULARIDAD HISTÓRICA>Crónica de una Guerra Anunciada – Parte 1
LA SINGULARIDAD HISTÓRICA

Crónica de una Guerra Anunciada – Parte 1

Terminada la guerra de las Islas Malvinas, el gobierno británico realizó un análisis de todo lo relacionado al conflicto. «Frank’s Report» es el equivalente al Informe Rattenbach realizado en 1982 en Argenitna. El reporte británico fue desclasificado en 2012, allí se pueden leer pasajes que anticipaban un conflicto armado, se poseía un plan de contingencia e incluso se hablaba de la posibilidad de ceder las Islas Mavinas a la ONU. Además se encuentra detallado desde el 25 de marzo de 1982 los movimientos de las Fuerzas Armadas Argentinas previos al 2 de abril.

25 de Marzo de 1982

Desde temprano las alarmas no dejaban de sonar. Llegaba a Londres información sobre el envío de barcos de guerra argentinos para evitar que el buque ingles Endurance pudiera llevarse a los trabajadores argentinos capturados en Puerto Leith, ubicado en las Islas Georgias del Sur. Las naves argentinas se desplegarían para interceptar al Endurance entre las Islas Georgias del Sur y las Malvinas.
Mas tarde se informó que el barco Bahía Paraíso atracaba en Puerto Leith llevando y descargando cargamento. Esa misma noche llegaron tres naves más y un helicóptero militar que sobrevolaba entre el Bahía Paraiso y el Puerto de Leith.
Los altos cargo británicos ya estaban al tanto de la situación y aunque el Endurance aseguraba poder eliminar las tropas argentinas, se decidió parar cualquier acción agresiva pues la opinión pública en nuestro país estaba convulsionada por el tema, incluso temían una reacción contra las Islas Malvinas. Desde el Gabinete británico se preferió mantener las negociaciones diplomáticas pues sabían que una acción militar suponía una tarea casi imposible de mantener por la grandes distancias y el costo de un despliegue a tal magnitud.
Durante el día se hicieron varios intercambios diplomáticos entre Buenos Aires y Londres. Las respuestas del Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Dr. Costa Méndez, nunca buscaron un acuerdo de paz pues el Puerto Leith seguía ocupado. El ministro estaba confiado en el apoyo estadounidense ya que en sus comunicados invocaba al Tratado Intermaricano de Asistencia Recíproca, al cual Estados Unidos no atendió finalmente. A su vez, desde Londres se envió un telegrama informando al Secretario de Estado de EE UU, Alexander Haig, sobre la grave situación.
Aunque los mensajes británicos a EE UU relataban sobre el esfuerzo para evitar un conflicto armado, también aseguraban que «en última instancia no podemos aceptar esta infracción de la soberanía británica y estamos obligados a tomar medidas para restablecer el status quo».

El Dr. Costa Méndez incluso rechazó los comunicados de la Primer Ministro, Margaret Thatcher, en los que se pedía la inmediata desocupación del puerto Leith. El ministro argentino preguntó si la orden de desocupación se revocaría si Constantino Davidoff, empleador de los argentinos a desalojar por el Endurance, completara las formalidades de las «cartas blancas», un documento que permitía los viajes entre Argentina y las Islas Malvinas, incluido en el Acuerdo de Comunicaciones de 1971. El Gobernador de las Islas Malvinas aseguró que el acuerdo no se aplicaba a las dependencias del territorio malvinense, por lo tanto esta solución se diluyó.

____________________________________

Artículo Relacionado: Davidoff, la historia olvidada

____________________________________

Mientras las comunicaciones entre la embajada británica en Argentina, el Ministro Costa Méndez y los altos mandos en Londres se llevaban a cabo, se desplegaban dos fragatas argentinas portando misiles Exocet, de procedencia francesa, entre las Islas Georgias del Sur y las Islas Malvinas. Los informes revelarón que las tropas argentinas estaban al tanto de los movimientos de los Marines britanicos en las Malvinas, además del Endurance al que bloqueaban y sobre la situación diplomatica entre los países. Sin embargo se mantuvieron en su posición al finalizar el día.

FUENTE: Falkland Islands Review – Report of a Committee of Privy Counsellors – January 1983 – LONDON

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *