Home>ESPACIO DOCENTE>NOTAS ESPECIALES>Crónica de una Guerra Anunciada – Parte IV
NOTAS ESPECIALES

Crónica de una Guerra Anunciada – Parte IV

Terminada la guerra de las Islas Malvinas, el gobierno británico realizó un análisis de todo lo relacionado al conflicto. «Frank’s Report» es el equivalente al Informe Rattenbach realizado en 1982 en Argenitna. El reporte británico fue desclasificado en 2012, allí se pueden leer pasajes que anticipaban un conflicto armado, se poseía un plan de contingencia e incluso se hablaba de la posibilidad de ceder las Islas Mavinas a la ONU. Además se encuentra detallado desde el 25 de marzo de 1982 los movimientos de las Fuerzas Armadas Argentinas previos al 2 de abril.

28 de Marzo

Era domingo y el día anterior las comunicaciones entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina y la Embajada Británica se cortaron. Desde Argentina circulaban comunicados que informaban el apoyo a la posición del buque de guerra Bahía Paraíso, mientras que un supuesto ejercicio militar argentino/uruguayo movilizaba no solo buques de guerra sino también submarinos desde Puerto Belgrano. En tanto, la Primer Ministro Británica, Margaret Thatchet, recibía un informe actualizado donde en septiembre de 1981 la Junta Militar Argentina ya consideraba una incursión a las Islas Malvinas con el fin de recuperlas. La diplomacia estaba a punto de desvanecerse.

Finalmente despues de una dilatada espera el Dr. Costas Mendez, Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina envió un comunicado a la Embajada Inglesa:

«Los acontecimientos que han tenido lugar (…) son seguidos por mi Gobierno con mucha atención. Estoy convencido de que tanto el Gobierno británico como Vuestra Excelencia comparten nuestra preocupación y es por eso que estoy enviando este mensaje con el objeto de disipar cualquier malentendido sobre los motivos de mi Gobierno.»
«Las actividades del grupo de trabajadores desembarcados en Leith* son de carácter privado y pacífico, basadas en el hecho indiscutible de que eran conocidas de antemano por el Gobierno de Su Majestad Británica y en todo caso por el hecho de que se llevan a cabo en territorio sujeto al régimen especial acordado en 1971 entre la Argentina y Gran Bretaña. (…) La controversia de soberanía (…) ha sido reconocida por las Naciones Unidas en sus Resoluciones pertinentes. El Gobierno de Vuestra Excelencia ha aceptado la existencia de la disputa de soberanía.»

«Sin embargo, el Gobierno británico ha reaccionado en términos que constituyen un ultimátum virtual respaldado por la amenaza de acción militar en forma de envío del buque de guerra Endurance y un requisito para la evacuación perentoria inmediata de los trabajadores argentinos de la Isla. (…) La reacción a la que me refiero constituye así una respuesta desproporcionada (…) y, en todo caso, no contribuyen al mantenimiento del clima deseable para el desarrollo de las negociaciones.

«A la luz de esta actitud, mi Gobierno sólo puede adoptar las medidas de prudencia y la exigencia de sus derechos. En este contexto, los trabajadores argentinos en Georgia del Sur deben permanecer allí, ya que se les ha dado la documentación necesaria para hacerlo. Para resolver la situación actual, considero necesario que el Gobierno de Vuestra Excelencia manifieste, al igual que el Gobierno argentino, la voluntad política de negociar no sólo el problema actual que nos afecta, sino también la disputa de soberanía teniendo en cuenta que mientras continúe, nuestras relaciones estarán abiertas a perturbaciones y crisis similares.

Su Excelencia puede estar segura de contar con la cooperación y la buena voluntad de mi Gobierno para lograr una solución satisfactoria «.

El Embajador Británico concluyó que el comunicado no aportaba ninguna propuesta para una solución, incluso era evidente que los argentinos estaban dispuestos a mantener la situación mientras acumulaban fuerzas en la zona. Incluso el Gobernador de las Islas Malvinas, Ren Hunt, mencionó que el ministro argentino brindaba datos inexactos lo cual llebaba a pensar el desconocimiento o violación del Tratado de Comunicaciones de 1971. Para el gobierno británico aumentaban las sospechas de un trabajo en conjunto entre las Fuerzas Armadas Argentinas y el señor Davidoff.
Una nueva semana estaba a punto de comenzar pero las opciones de negociaciones se iban agotando. Las tropas argentinas continuaban partiendo del continente.

* Se refiere a la tripulación de empleados de la empresa de Davidoff, que había llegado a la Isla San Pedro el 19 de Marzo de 1982.

_______________________________________

Crónica de una Guerra Anunciada – Parte III

Crónica de una Guerra Anunciada – Parte V

Davidoff: la historia olvidada

_______________________________________

FUENTE: Falkland Islands Review – Report of a Committee of Privy Counsellors – January 1983 – LONDON

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *