Home>ESPACIO DOCENTE>NOTAS ESPECIALES>Cruce por la identidad de 123 soldados enterrados en las islas
NOTAS ESPECIALES

Cruce por la identidad de 123 soldados enterrados en las islas

Veintiún nadadores aficionados recorrerán el 1 de abril un tramo de 6 kilómetros del Río Grande, en Tierra del Fuego, con el propósito de visibilizar el reclamo de la Fundación No Me olvides, que pide la identificación de los 123 cuerpos enterrados como soldados NN en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas, una iniciativa que está en marcha tras el acuerdo alcanzado entre los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña.

Panaderos, médicos, comerciantes, nutricionistas y traumatólogos son algunas de las profesiones que ejercen los miembros del variopinto grupo de personas de entre 22 y 54 años que enfrentarán bajas temperaturas y condiciones meteorológicas adversas en la travesía denominada «Cruce por la Identidad».

«La idea surge del nado del año pasado, cuando cuatro amateurs de la pileta donde soy profesor concretaron la idea de nadar en Malvinas apoyando la causa de la Fundación No me Olvides para recuperar la identidad de los soldados que siguen ahí», explicó Andrés Rosso, 31 años, profesor de Educación Física y guardavidas en Mar del Plata, de donde es oriundo.

Rosso contó que «este año se fueron sumando los que acompañaron sin nadar el año pasado y ahora somos 21 personas -2 mujeres y 19 hombres- para cruzar en Río Grande el 1 de abril, que es el día de la Vigilia por Malvinas. El recorrido comienza ahí, desemboca en el mar y termina en el Monumento a Malvinas».

«Yo tengo 53 años, soy de la clase ’63 que es la que fue a Malvinas. En ese momento yo estudiaba medicina y gracias a una prórroga no participé de la guerra. Y esa es mi motivación después de 35 años, la de hacerle un homenaje a los caídos desde una actividad que me gusta», dijo Jorge Gómez, traumatólogo de Escobar, en la provincia de Buenos Aires.

Él, único de los participantes que no es marplantese, cuenta que si bien es nadador amateur de toda la vida, su miedo mayor es la temperatura del agua.

«Más allá de lo físico el entrenamiento nuestro es mental, porque hay que nadar en aguas de 6 ó 7 grados y eso es difícil de poder practicar donde vivimos», aseguró.

«Nosotros entrenamos tres veces por semana en la pileta y los sábados en el mar -describió Rosso-. Aunque nada de esto tiene que ver con lo deportivo, sino con la emoción de nadar por los caídos en la guerra, por los cuerpos no reconocidos».

El Cruce por la Identidad se realizará el próximo sábado 1 de abril en Río Grande, declarada «Capital Nacional de la Vigilia por Malvinas» por el Congreso Nacional luego de que en 1984 los ex combatientes comenzaran a reunirse espontáneamente a orillas del mar para brindarse apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *