Home>UN DÍA COMO HOY>Desaparece Marita Verón
UN DÍA COMO HOY

Desaparece Marita Verón

En 2002, el 3 de abril, en Tucumán desaparece Marita Verón, víctima de la trata de personas, sin conocerse paradero alguno hasta la actualidad.

Marita Verón desapareció en San Miguel de Tucumán el 3 de abril de 2002. Sus padres, la investigación policial y los sucesivos fiscales que intervinieron en la causa han sostenido que se trató de un secuestro con fines de trata de personas para la prostitución, identificando a varios sospechosos.

El Caso Marita Verón es una investigación y proceso judicial iniciado el 8 de febrero de 2012, a raíz de la desaparición de María de los Ángeles Verón (conocida como Marita), una joven argentina de 23 años, en la provincia de Tucumán. El caso ha sido relacionado con la trata de personas y la prostitución forzada, concentrando la atención pública y una amplia cobertura de los medios de comunicación. La referencia al proceso es Caso N° 23554/2002, y el nombre del caso es “David Gustavo Iñigo y otros s/ Privación Ilegítima de la Libertad y Promoción de la Prostitución en Concurso Víctima, María de los Ángeles Verón”.

Hija de Susana Trimarco y Daniel Verón, María de los Ángeles había dejado su casa el 3 de abril de 2002 para dirigirse a una consulta médica y, de acuerdo con la descripción de un testigo, habría sido secuestrada por gente que bajó de un coche rojo. Tres días después, fue descubierta por la policía en la localidad de La Ramada, a más de 30 kilómetros, usando zapatos con tacones en lugar de las zapatillas que tenía al desaparecer. Estos policías la llevaron a la comisaría y luego a la terminal de ómnibus, pero ella nunca llegó a su destino.

La investigación llegó hasta tres cabarets riojanos, “Candy”, “El Candilejas” y “El Desafío” (hoy rebautizado “La Isla”), que operaban como tapaderas de prostitución. La Cámara de Apelaciones de Tucumán los describió de esta manera: “Lugares destinados al ejercicio de la prostitución donde hay un sistema de reclutamiento de mujeres, incluso mediante su privación de libertad”.

Una de las mujeres liberadas gracias a la investigación, de nombre reservado, declaró haberla visto en “Candy”, drogada, con peluca y lentes de contacto celestes. Luego la perdió de vista, pero oyó a la posible regente de la whiskería comentar “Estos boludos la están buscando y está en España”. Dicha mujer se llama Lidia Medina y está procesada por “privación ilegítima de la libertad agravada y promoción de la prostitución”, al igual que su hijo y la esposa del mismo.

Otras aristas de la investigación incriminaron a la tucumana Daniela Milhein, quien habría tenido la intención de llevar a Marita a Río Gallegos. Fue detenida junto a su marido y un oficial riojano transportando mujeres. Se liberó a una misionera, una cordobesa y dos bonaerenses. Se consiguieron datos sobre una red de prostitución en España de la cual se rescataron a 17 mujeres, pero Marita no fue encontrada entre ellas.

Se abrió una causa judicial, en la cual hay más de 10 personas esperando juicio oral, y en cuyo curso se rescataron a 21 mujeres secuestradas de forma similar.

La causa llegó a la etapa del juicio oral a comienzos de 2012, dictándose sentencia absolutoria para todos los acusados, en diciembre de ese año.

El fundamento básico del fallo, es que los testimonios sobre los que se basa la acusación no son creíbles, a la vez de resultar contradictorios entre sí. El fallo mereció severas críticas desde los más diversos ámbitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *