Home>UN DÍA COMO HOY>Día de los sordociegos en homenaje a Helen Keller
UN DÍA COMO HOY

Día de los sordociegos en homenaje a Helen Keller

Según la “Declaración de las necesidades básicas de las personas sordociegas” (Estocolmo, 1989) el 27 de Junio es declarado día internacional de la sordoceguera como homenaje al natalicio de Hellen Keller, reconocida autora, activista, y oradora estadounidense sordociega que, a pesar de sus discapacidades, fue la primera persona sorda y ciega en graduarse en una universidad y muchos años después daba discursos acerca de su vida, e inclusive realizó libros que hablaban sobre sus experiencias, y hoy en día representa un modelo de persona sordociega exitosa.

En la escuela los docentes debemos resaltar este día, para que los niños que no tienen de cerca una persona con esa discapacidad, las conozcan y valoren el esfuerzo que realizan al integrarse a la sociedad.

Hoy en día hay escuelas especializadas que preparan a estas personas con mucho amor y dedicación para integrarse al trabajo productivo a través de su lenguaje.

La sordoceguera es una única discapacidad que combina dos deficiencias: la deficiencia visual y la deficiencia auditiva.

La escuela de Perkins for blind de Estados Unidos fue la primera que se dedicó a la educación de niños sordociegos, la cual y expresa:

“El término sordoceguera se refiere a aquel que representa deficiencias visuales y auditivas sin consideración del grado de deficiencia y cuya combinación provoca unos problemas de comunicación y desarrollo educativos tales que no pueden encajar adecuadamente en los programas de educación especial para déficit auditivo o visual”.

 

HELEN KELLER

Helen Adams Keller (Tuscumbia, Alabama, 27 de junio de 1880-Easton, Connecticut, 1 de junio de 1968) fue una escritora, oradora y activista política sordociega estadounidense. A la edad de 19 meses, sufrió una grave enfermedad que le provocó la pérdida total de la visión y la audición.1 Su incapacidad para comunicarse desde temprana edad fue muy traumática para Helen y su familia, por lo que estuvo prácticamente incontrolable durante un tiempo.2 Cuando cumplió siete años, sus padres decidieron buscar una instructora y fue así como el Instituto Perkins para Ciegos les envió a una joven especialista, Anne Sullivan, que se encargó de su formación y logró un avance en la educación especial. Continuó viviendo al lado de Sullivan hasta la muerte de esta en 1936.

Después de graduarse de la escuela secundaria en Cambridge, Keller ingresó en el Radcliffe College, donde recibió una licenciatura, convirtiéndose en la primera persona sordociega en obtener un título universitario.3 4 Durante su juventud, comenzó a apoyar al socialismo y en 1905, se unió formalmente al Partido Socialista.5 A lo largo de toda su vida, redactó una multiplicidad de artículos y más de una docena de libros sobre sus experiencias y modos de entender la vida, entre ellos La historia de mi vida (1903) y Luz en mi oscuridad (1927).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *