Home>ESPACIO DOCENTE>Día del niño héroe y mártir – Masacre de Acosta Ñu
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

Día del niño héroe y mártir – Masacre de Acosta Ñu

¡Seguinos y compartí en tus redes!

Las celebraciones por el «día del niño», en estas latitudes, tienen un origen comercial por sobre todas las cosas. Pero en Paraguay toma una connotación poderosa, pues se recuerdan las heridas de la Guerra Guasú, un ejército formado por niños y la masacre al pueblo paraguayo.

Mirando el panorama

En 1865 una triple alianza entre Argentina, Brasil y Uruguay, había declarado la guerra a la República de Paraguay.  Se la considera una de las mayores de guerras de Sudamérica y la más desigual de su historia. Los cinco años que duró el conflicto, casi acaban con la erradicación de la población pero también así la marcaron para siempre.

En medio de todas las batallas, una en particular es recordada y conmemorada por los paraguayos y paraguayas. El 16 de agosto de 1869, en Acosta Ñu, cientos de niños/soldados paraguayos fueron masacrados por las fuerzas aliadas. Sí, el ejército de Paraguay estaba conformada por niños. Esto era algo normal en las tropas de la época, pero por lo general las tareas de los pequeños reclutas estaban dedicadas a la atención de heridos, la ayuda en la cocina, al transporte y la logística de los pertrechos. Pero en este día hicieron algo diferente: lucharon.

Guerra total

La Guerra Guasú, guerra grande o guerra del Paraguay, exprimió todos los recursos del país invadido. Los paraguayos sabían que habían dos resultados: vencer o ser derrotados. Toda la producción se volcó a la creación de armas, pertrechos y equipamiento de guerra. Casi la totalidad de hombres fueron reclutados al ejército, mientras que las fábricas empezaron a tomar mujeres, niños y ancianos para no dejar de aprovicionar a las tropas.

Al principio Paraguay contaba entre sus filas con soldados, instruidos y preparados. Pero a medida que el tiempo pasaba y las bajas se sumaban, el gobierno empezó a reclutar hombres cada vez más jóvenes. Durante los cinco años que duro la guerra, Paraguay tuvo en el frente a alrededor de 150 mil soldados. Es en este contexto se registraron niños/soldados desde los 7 a 16 años.

Sostener una guerra de esta magnitud y por tanto tiempo llevó a que todo el pueblo paraguayo se involucre, se arme y resista, incluso sus niños. Por su parte Argentina y Brasil también tenían problemas. En nuestro país este conflicto no fue bien visto, muchos hombres se negaban al reclutamiento, incluso hubo deserciones de tropas enteras, las cuales se unieron a las montoneras y a los caudillos provincianos. Esto provocó que Mitre tome una política de levas donde guachos, presos y campesinos pobres eran obligados a pelear.

En Brasil los ciudadanos tampoco apoyaban la guerra, por lo que sus tropas estuvieron formadas en gran parte por esclavos, negros libres, campesinos y pobres que buscaban cambiar su suerte; a estos se les había prometido un sueldo y tierras al final de la guerra.

Acosta Ñu y los niños guerreros

Para 1869, las tropas paraguayas estaban en constante retroceso y re ordenamiento, pues el amplio frente de los países aliados empujaba al General en jefe y presidente Francisco Solano López a retroceder hacia el interior del Paraguay. Cuando cayó Piribebuy, la tercera capital del país, el 12 de agosto de 1869, Solano López dividió las tropas en dos columnas. En una iba él y en la otra mujeres, niños y ancianos. La segunda columna llevaba la logística del ejército con carretas tirada por bueyes: cañones, armas, vestuario, implementos para la cocina, etcétera.

Cuatro días después, la segunda columna paraguaya sería alcanzada por las tropas brasileras en Acosta Ñu, la batalla ocurrió cerca de lo que hoy es la ciudad de Eusebio Ayala. Los historiadores afirman que los brasileros eran alrededor de 20 mil, mientras que, en formación circular, unos 3500 soldados paraguayos entre 9 y 15 años se preparaban para pelear. Algunos ponen en duda la segunda cifra y dicen que los paraguayos a penas superaba los 700 soldados. Lo que nadie niega fue la brutalidad del enfrentamiento…

También se afirma que había veteranos de guerra, pero las cifras son imprecisas ya que varían entre 500 y 3000. Sea como sea, existía una disparidad entre los ejércitos, que no solo era numérica y etaria, sino también tecnológica.

Los fusiles a chispa paraguayos tenían un alcance máximo de 50 metros, en cambio los rifles que usaba la caballería imperial de Brasil, tenían un alcance de más de 500. Quiere decir que para que un paraguayo pudiera ponerse a tiro de un brasileño, tenía que soportar 10 descargas de bala. La muerte era segura.

Otra verdad es que los menores casi no tenían la fuerza para empuñar fusiles, mucho menos en las condiciones de hambre y enfermedades que los asediaban por las mismas condiciones del desgaste sostenido.

Una masacre, un símbolo

La batalla de Acosta Ñu comenzó por la mañana y duro casi diez horas. Las bajas brasileras fueron muy pocas pero para el bando paraguayo fue la perdición. No quedó ningún sobreviviente.

Los historiadores difieren en como se dieron los hechos. Algunos sostienen que los niños se pusieron barbas falsas para aparentar ser mayores y que los brasileros dieran batalla. Otros dicen que este detalle es inverosimil y que seguramente no hubo tiempo para tal cosa. También se dice que los soldados empuñaron palos que simulaban ser rifles.

Un historiador paraguayo, Chiavenato, da cuenta de la crueldad al afirmar que «los niños de 6 a 8 años, en el calor de la batalla, aterrados, se agarraban de las piernas de los soldados brasileños, llorando, pidiendo que no los matasen. Y eran degollados en el acto». Además, relata como al final de la batalla, las mujeres buscaban los cuerpos de sus hijos en el campo, algunos estaban heridos todavía. Chiavenato afirma que los soldados brasileros quemaron el lugar, reduciendo a cenizas los cuerpos y quemando vivo a los heridos.

En cambio, el general brasileño Dionísio Cerqueira, quien estuvo en la batalla, dio otra perspectiva: «¡Qué lucha terrible esa entre la piedad cristiana y el deber militar! Nuestros soldados decían que no daba gusto pelear con tanto niño«

«El campo quedó lleno de muertos y heridos del enemigo, entre los cuales nos causaban gran pena, por el abultado número, los soldaditos, cubiertos de sangre, con las piernecitas quebradas, algunos de los cuales ni siquiera habían llegado a la pubertad», agregó.

Y continuó: «¡Cuán valientes eran para el fuego los pobres niños!»

La Guerra Guasú y esta batalla en particular se convirtieron en un símbolo del nacionalismo paraguayo. La entrega de los niños/soldados ante una guerra desigual hoy sigue marcando la identidad del pueblo. Los mártires de Acosta Ñu son recordados cada 16 de agosto.

Está claro que el «día del niño» en Paraguay es especial y conmovedor para la historia de este pueblo. Una guerra que se llevó tantas vidas y una historia que merece ser recordada siempre.

Olvido selectivo

Argentina tiene una larga historia que muchas veces parece ser callada e incluso negada por los historiadores oficiales. La Guerra de la Triple Alianza, es un evento que no es estudiado ni recordado en nuestro país, e incluso se podría decir lo mismo de Brasil y Uruguay. Es que la brutalidad del enfrentamiento entre Paraguay contra el frente formado por los otros tres países, prácticamente dejó en la ruina a la nación paraguaya.

Los habitantes de Paraguay en 1865 eran alrededor de 500 mil. Para cuando el conflicto terminó en 1870 se había reducido a 160 mil, de esta cifra sólo el 10% eran hombres, el resto mujeres y niños. La población no sólo fue diezmada por la guerra, sino que muchos fallecieron producto de las consecuencias políticas, sociales y económicas de este conflicto.

Los registros de la guerra Guasú (como se conoce en Paraguay) dan cuenta de un acuerdo firmado por los países aliados años antes de que se desaten los enfrentamientos. Este documento se parece más a un pacto de conquista que una defensa recíproca. El escándalo en que estuvieron involucrados Argentina, Brasil y Uruguay tuvo una magnitud mundial, pues un periódico inglés fue el que hizo que todos conozcan el pacto. Sabiendo esto, la idea que no se hable de esta guerra en nuestro país, es más que predecible.

Para conocer más recomendamos:
Día del Niño en Paraguay y la batalla de Acosta Ñu: ¿por qué este día se celebra en el aniversario de una cruel batalla de la Guerra de la Triple Alianza? – artículo del portal BBC en Español
MIGUEL SAREDI SALUDÓ TAMBIÉN AL PUEBLO PARAGUAYO POR EL DÍA DEL NIÑO HÉROE Y MÁRTIR EN PARAGUAY – Artículo del portal El Nacional de La Matanza
Desde hace 90 años, Paraguay conmemora el Día de los Héroes – Artículo de La Nación (Paraguay)
LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA FRAGMENTO DE VENCEDORES VENCIDOS – Video de YouTube
La Guerra del Paraguay: Un genocidio Latinoamericano – Ibídem – Canal Encuentro
Guerra Guasú (HD) – Capítulo 01 – Ibídem

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *