Home>UN DÍA COMO HOY>Paludismo en medio del COVID-19
UN DÍA COMO HOY

Paludismo en medio del COVID-19

El Paludismo es una enfermedad que afecta al 40% de la población mundial, la intrusión del COVID-19 provoca un escenario donde la prevención y los operativos sanitarios son más importantes que nunca. 

Con ocasión del Día Mundial del Paludismo 2020, la OMS se une a la Alianza RBM para acabar con el paludismo para promover la campaña de base «El paludismo cero empieza conmigo», que tiene por fin mantener el paludismo o malaria como prioridad política destacada, movilizar recursos adicionales y empoderar a las comunidades para que se impliquen en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad.

Sabemos que mediante el liderazgo de los países y la acción colectiva podemos reducir radicalmente el sufrimiento y la muerte provocados por el paludismo. Entre 2000 y 2014, se estima que el número de fallecimientos asociados a esta enfermedad cayó un 40% en todo el mundo de 743 000 a 446 000.

Pero, en los últimos años, los progresos se han estancado. Según el Informe mundial sobre el paludismo 2019 de la OMS, entre 2014 y 2018 el mundo no avanzó en la reducción del número total de nuevas infecciones, y en 2018 murieron casi tantas personas por paludismo como en el año anterior.

Infografía – Clic para ampliar

Se necesitan medidas urgentes para recuperar el impulso, y la responsabilidad ante este desafío está en las manos de los países más afectados por el paludismo. La campaña «Paludismo cero» pretende implicar a todos los miembros de la sociedad: a los dirigentes políticos que controlan las decisiones de política pública y los presupuestos, a las empresas privadas que se beneficiarán de una población laboral libre de paludismo, y a las comunidades afectadas la enfermedad, cuya aceptación e implicación resulta crucial para el éxito de las intervenciones de control del paludismo. Únanse a nosotros en nuestro esfuerzo compartido para lograr el paludismo cero.

En el África subsahariana, donde se concentra la enfermedad, la proporción estimada de la población que duerme al abrigo de mosquiteros tratados con insecticidas ha aumentado del 30% en 2010 al 53% en 2015. El número de embarazadas que reciben tratamiento profiláctico se ha multiplicado por cinco entre 2010 y 2015 en 20 países africanos.

El paludismo y la pandemia de COVID-19

La OMS hace un seguimiento continuo de la pandemia de COVID-19 y contribuye en todo momento a hacerle frente. Las preguntas y respuestas que figuran a continuación se irán actualizando a medida que se sepa más sobre el nuevo coronavirus, la forma en que se propaga y cómo está afectando a las intervenciones contra el paludismo en todo el mundo.

¿Cuántos países afectados por el paludismo han notificado casos de COVID-19?

Los países de todas las regiones de la OMS donde el paludismo es endémico han notificado casos de COVID-19. En la Región de África de la OMS, que soporta más del 90% de la carga mundial de paludismo, 37 países habían notificado casos de COVID-19 el 25 de marzo; de ellos, 10 países notificaron la transmisión local de la enfermedad. Los informes más recientes sobre la situación de la pandemia de COVID-19 están disponibles en el sitio web de la OMS (situation reports, solo en inglés).

¿Por qué la OMS está particularmente preocupada por la propagación de la COVID-19 en las zonas afectadas por el paludismo?

La experiencia adquirida en brotes de enfermedades anteriores ha puesto de manifiesto el efecto negativo que esos brotes tienen en la prestación de los servicios de salud y las consecuencias para enfermedades como el paludismo. Por ejemplo, el brote de Ebola que azotó Guinea, Liberia y Sierra Leona entre 2014 y 2016 debilitó la lucha antipalúdica y provocó un aumento espectacular de los casos y las muertes relacionadas con el paludismo en los tres países.

En las últimas semanas, la pandemia de COVID-19 ha puesto a prueba la resiliencia de sistemas de salud más robustos en todo el mundo. Consciente del elevado número de vidas que se cobra el paludismo en las poblaciones vulnerables de los países donde los sistemas de salud son frágiles, la OMS hace hincapié en que es fundamental mantener las medidas de prevención, detección y tratamiento de esa enfermedad. En todas las regiones deberían adoptarse medidas de protección para reducir al mínimo el riesgo de transmisión de la COVID-19 entre los pacientes, las comunidades y los proveedores de servicios de salud.  La OMS ha elaborado un conjunto detallado de  orientaciones dirigidas a los profesionales sanitarios en el contexto de la respuesta al brote de COVID-19, así como una serie de orientaciones operacionales para mantener los servicios de salud esenciales en condiciones de seguridad.


Para conocer más recomendamos:
Día Mundial del Paludismo – Artículo de la OMS
El paludismo y la pandemia de COVID-19 – Ibídem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *