Home>UN DÍA COMO HOY>El Cabildo de Corrientes apoya a Gervasio de Artigas
UN DÍA COMO HOY

El Cabildo de Corrientes apoya a Gervasio de Artigas

Un 11 de abril de 1820 el Cabildo de Corrientes tomó en consideración Oficios del general Gervasio de Artigas sobre la situación creada por el Tratado del Pilar y la conducta del general Ramírez, lo que originó un violento cambio de opiniones. Finalmente se resolvió apoyar a Artigas, acreditándose un cabildante delegado que se trasladó al campamento de Abalos, donde se firmaron los documentos respectivos.

La guerra ocurrida en 1820 en las Provincias Unidas del Río de la Plata entre el gobernador de la provincia Oriental y jefe de la Liga Federal, general José Gervasio Artigas, y su hasta entonces subordinado gobernador de la provincia de Entre Ríos, Francisco Ramírez, terminó con el triunfo de este último, quien logró una efímera hegemonía en la Mesopotamia argentina y significó la derrota definitiva de Artigas que debió exiliarse en el Paraguay, desde donde ya no.

Artigas se instaló en abril en el campamento de Avalos (cerca de Curuzú Cuatiá) en donde recibió la noticia del Tratado del Pilar e intentó respaldarse firmando el Pacto de Avalos con los gobiernos de Corrientes y Misiones (24 de abril de 1820), que tuvo una existencia mucho más formal que real, y debió emprender su última campaña con fuerzas menguadas. Por Corrientes asistieron el gobernador Juan Bautista Méndez y el alcalde de 2° voto del Cabildo de Corrientes, Domingo Rodríguez Méndez; por Misiones, el comandante general Francisco Javier Sití y en representación del Cabildo de Asunción del Cambay, Miguel Ariyú; y por la Banda Oriental, el Comandante Gorgonio Aguiar y el propio jefe de los orientales, José Artigas.

Artigas se hizo designar jefe de las fuerzas que deben sostener una guerra ofensiva y defensiva por la libertad e independencia de estas provincias y protector de los Pueblos de la Liga Federal, con poder para hacer la guerra y proclamar la paz. Armó un ejército de 3.000 jinetes, principalmente de Corrientes, única provincia que aún le era leal Le declaró la guerra a Ramírez el 8 de mayo y avanzó sobre Entre Ríos. Ante los preparativos militares de Artigas, Ramírez regresó a Entre Ríos desde Buenos Aires, de la que partió el 23 de mayo publicando un manifiesto diciendo que salía de Buenos Aires:

(…) para escarmentar a un enemigo orgulloso que intentaba ocupar el territorio de Entre Ríos insolentado por los mismos fraticidas que quisieron ver sofocados en el Continente todo género de libertad.

Lo conminaba finalmente a abandonar Entre Ríos, que no lo quiere y no lo recibirá sino como un americano que busca su refugio sujetándose a las leyes y al gobierno que ella tiene, negándole derecho para inmiscuirse en el gobierno de territoros que tenían sus autoridades naturales.

La intención de Artigas era ocupar Concepción del Uruguay, punto estratégico frente a la Banda Oriental. Ramírez, resuelto a evitar el avance de Artigas hacia Concepción del Uruguay, salió de Paraná con una división de caballería pasando el río Gualeguay por la zona de Villaguay. Destacó fuerzas de observación sobre el Arroyo Grande al mando de Gervasio Correa, mientras que Artigas ordenó al comandante misionero Francisco Javier Sití que avanzara sobre Entre Ríos con 1500 hombres. Las dos vanguardias chocaron en el combate de Arroyo Grande con resultados favorables a los artiguistas, por lo que Ramírez repasó el río Gualeguay y se situó en la zona de Las Guachas. El triunfo de su vanguardia permitió que Artigas tomara Concepción del Uruguay, que fue saqueada por sus soldados.

El 13 de junio Artigas y Ramírez chocaron en la Batalla de Las Guachas, cerca del río Gualeguay (Departamento Tala), batalla que Ramírez juzgó de resultado indeciso y Artigas como un triunfo propio, ya que Ramírez se retiró a Paraná. Pero éste logró rehacerse gracias a las tropas y las armas que el gobierno de Sarratea le proporcionó desde Buenos Aires, cuyo núcleo eran 220 cívicos, al mando del comandante Lucio Norberto Mansilla.6 Ramírez reunió 700 hombres de caballería y tres piezas de artillería y esperó la llegada de Artigas en una posición favorable en las afueras de Paraná.

El 24 de junio de 1820 se produjo la batalla de la Bajada del Paraná: Ramírez colocó una línea de infantería y artillería al mando de Mansilla en una posición fija, desde donde podían tirar sin temer el ataque de la caballería de Artigas. A continuación, los jinetes de Artigas fueron llevados por dos veces hasta las filas de la infantería y fueron destruidos. Finalmente, los coroneles López Jordán, Gregorio Piris, Pedro Barrenechea y Juan León Solas atacaron de lleno el campamento de los correntinos, misioneros y orientales, obligándolos a huir.

Tras su derrota, Artigas se situó luego cerca del arroyo Sauce de Luna en espera de la llegada de tropas correntinas y el repligue de algunas de las guarniciones que había dejado, mientras Ramírez enviaba emisarios a toda la provincia para reunir tropas y hostigar a las fuerzas de Artigas.

 

OTROS HECHOS CORRENTINOS

 

1802: Nació el coronel Rafael de Atienza en el pueblo de la Asunción de Nuestra Señora de Mborove, en la costa del río Uruguay (lado argentino). Fue una destacada figura correntina. Como militar actuó en la campaña contra los indios misioneros en el año 1827. Fue comandante del destacamento de Santa María. En el ámbito político desempeñó el cargo de gobernador en el período comprendido entre los años 1833 – 1837. Falleció en Curuzú Cuatiá el 2 de Diciembre de 1837.

 

 

1846: Juan Manuel de Rosas intenta poner condiciones para la paz entre Justo José de Urquiza y Joaquín Madariaga, lo que hace fracasar el Tratado de Alcaraz. Rosas, por intermedio de su ministro Arana, aprobó las gestiones de paz iniciadas por el general Urquiza y el general Joaquín Madariaga, pero fijando algunas condiciones que hicieron fracasar el Tratado de Alcaraz. Corrientes no las aceptó y se entró de nuevo en estado de guerra, que culminó con la batalla en el potrero de Vences.

 

1858: Llega a su máximo nivel el río Paraná, provocando grandes inundaciones en las zonas bajas. Desde 1820 no había alcanzado ese elevado nivel.

 

Fuente: Descubrir Corrientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *