Home>HISTORIAS Y MITOS>LEYENDAS>El cuervo blanco de Apolo
LEYENDAS

El cuervo blanco de Apolo

La leyenda griega afirma que los cuervos en realidad siempre fueron blancos hasta el momento en que la furia de Apolo los condenó a portar el negro.

Los cuervos son conocidos por poder pronunciar ciertas palabras, así como los loros. Además siempre se los identificó con gran inteligencia a la hora de resolver asuntos cotidianos e incluso usar herramientas. Pero hace mucho tiempo, en la era de los dioses griegos, estos servían al dios Apolo. Inteligentes y de un hermoso plumaje blanco, la historia comienza así.

Se contaba que en Tesalia (región de Grecia) que no existía mujer más hermosa que Corónide. Esta joven era hija del rey Flegias, gobernante de los lapitas.

Apolo, que solía visitar a los humanos, se enamoró perdidamente de Corónide con quien entablo una relación, quedando ella embarazada del dios.

Pero el dios griego tenía asuntos que atender en Delfos, así que dejó a cargo de la vigilancia de Telasia y de su amada a un cuervo blanco. Desde este momento el destino del animal quedaría marcado para siempre.

Corónide, viendo que Apolo se había marchado, empezó a verse con un hombre llamado Isquis, un joven que hace tiempo conocía pero nunca había concretado nada. La soledad fue aprovechada para esos encuentros.

El cuervo, que vigilaba a la muchacha, al ver como traicionaban a Apolo no dudo en volar sin demoras hasta Delfos para contarle lo que presenció, esperando ser recompensado por su acción. Al parecer Apolo ya sospechaba o sabía de las intenciones de Corónide por lo cual no estalló en ira con la mujer, sino con el cuervo por no haber arrancado los ojos de los amantes.

Algunos afirman que el mismo Apolo mató a Corónides una vez confirmada la traición por el cuervo, otros dicen que fue su hermana Artemís quien lo vengó. Sea quien fuese, el cuerpo de la joven terminó en una pira funeraria pero fue allí que apareció Hermes y del cuerpo en llamas sacó al hijo de Apolo. El recién nacido fue llamado Asclepio, su padre encomendo su educación a Quirón, de quien aprendería sobre Medicina.

La cólera de Apolo fue tal que tornó el plumaje del cuervo a un color negro como la noche y le prometió que toda su descendencia cargaría con esa penitencia. Por su falta de tacto, por dejar su puesto de vigilancia y por pensar en su propio beneficio, desde entonces el cuervo es negro.

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *