Home>ESPACIO DOCENTE>El Dolor de un Pueblo: Masacre de Napalpí
ESPACIO DOCENTE UN DÍA COMO HOY

El Dolor de un Pueblo: Masacre de Napalpí

Este 19 de julio se conmemoran 94 años de la Masacre de Napalí, donde murieron cientos de indígenas. Ocurrió en medio de reclamos por las condiciones inhumanas de trabajo y maltrato que padecían. Conozcamos lo que pasó.

Conocer sobre nuestra historia, lo que pasó en el pasado, es aprender y rememorar, para así repensar en nuestro futuro. Por eso EL CANILLITA los invita a que repasemos sobre un hecho lamentable que ocurrió hace 94 años, la Masacre de Napalpí, en la provincia de Chaco, donde murieron cientos de aborígenes por reclamar sus derechos, cansados de maltratos, hambre y condiciones inhumanas de trabajo.

Fue una de las mayores masacres argentinas del siglo XX. Al menos 700 víctimas, incluidas mujeres, ancianos y niños. Quienes no murieron por las balas policiales, fueron degollados con machetes y hachas. El motivo de la represión fue la negativa a ser mano de obra esclava, denunciar maltratos y, también, el ser indígenas.

La orden fue política; el motivo, económico (el avance algodonero y la necesidad de brazos para la cosecha), y los ejecutores fueron la policía y grandes terratenientes. Sucedió en Chaco, hace noventa y tres, y cada 19 de julio los pueblos indígenas conmemoran la matanza que se conoce como “Masacre de Napalpí”.

El porqué

La Reducción Aborigen de Napalpí (a 120 kilómetros de Resistencia) -palabra toba que significa lugar de los muertos– había sido fundada en 1911. Las primeras familias que se instalaron eran de las etnias Pilagá, Abipón, Toba, Charrúa y Mocoví. Era un espacio de sometimiento donde los indígenas eran obligados a trabajar en condiciones de semiesclavitud. Los maltratos eran frecuentes y no tenían los mismos derechos que el resto de la población.

En julio de 1924, los indígenas qom y mocoví se declararon en huelga. Denunciaban los maltratos y la explotación de los terratenientes. Y planeaban marchar a los ingenios azucareros de Salta y Jujuy. Pero el gobernador Fernando Centeno les prohibió abandonar Chaco y, ante la persistencia indígena, ordenó la represión. El argumento oficial fue una supuesta “sublevación” indígena.

Los hechos

En la mañana del 19 de julio de 1924, 130 policías y un grupo de civiles partieron desde Quitilipi hasta Napalpí, por orden del gobernador del territorio nacional del Chaco, Fernando Centeno, para acallar el reclamo de integrantes de pueblos originarios y de criollos que exigían una justa retribución por la cosecha de algodón o poder salir a trabajar del territorio chaqueño hacia los ingenios de Salta y Jujuy, que ofrecían mejor paga.

Según datos de la Red de Comunicación Indígena, durante 45 minutos la policía descargó más de 5 mil balas de fusil sobre hombres y mujeres, ancianos y niños. Algunos muertos fueron enterrados en fosas comunes, otros sólo
quemados. Se estima que lograron escapar 38 niños. La mitad fueron entregados como sirvientes en Quitilipi y Machagai, mientras el resto murió en el camino.

También se salvaron 15 adultos, entre ellos Melitona, una de las pocas mujeres que tuvo la fortuna de no ser violada. La conmemoración de esta fecha no sólo es un deber político y moral de memoria, verdad y justicia, sino también un deber político y moral para con los hijos de su sangre que todavía esperan la definitiva reparación histórica que se debe a los pueblos originarios.

Mural que representa la Masacre de Napalpí en Colonia Aborigen Chaco (ex Reducción de los Indios de Napalpí).

El recuerdo de Melitora

En enero de 2008, el gobierno de la provincia del Chaco pidió disculpas públicas y oficiales por la masacre y rindió homenaje a la única sobreviviente Melitona Enrique, que cumplía 107 años ese día. Hoy Melitona no está, falleció el 13 de noviembre de ese mismo año, en 2008, pero su rostro pueden verlo los docentes y alumnos
de las escuelas chaqueñas, porque tanto la Subsecretaría de Educación como el Instituto de Cultura, diseñó años atrás un CD y material bibliográfico para que la historia sea tratada en las aulas.

Por ello también, cada 19 de julio se conmemora el por Ley 6.171 el Día de la Memoria de los pueblos indígenas y reafirmación de sus Derechos.

 

* Esta nota salió en la edición impresa de Revista El Canillita de julio de 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *