Home>ESPACIO DOCENTE>El maestro que lucha también enseña
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

El maestro que lucha también enseña

Han pasado 20 años del momento que Luis Alberto Spinetta se sumaba a una de las movilizaciones más grandes y significativas a nivel nacional, la Carpa Blanca. Los docentes de todo el país se congregaron aquí para dar testimonio sobre como la crisis golpeaba la educación pública.

Tiempos Turbulentos

El 2 de abril (fecha que solo recuerda lucha) de 1995 la CTERA instalaba la Carpa Blanca de la Dignidad frente al Congreso de la Nación en busca de una Ley de Financiamiento Educativo. En medio de una crisis económica y social impulsada por el neoliberalismo que por aquellos años era implementada por la gestión de Menem. El FMI, el Banco Mundial y Consenso de Washington hacían cumplir a rajatabla sus fórmulas económicas en el país. La lucha duraría 1003 días donde 1500 educadores de todo el país ayunarían en el acampe.

Durante este tiempo más de 4500 docentes y voluntarios ayudaron a sostener y organizar el acampe, se calcula que por la Carpa Blanca pasaron alrededor de 2.800.000 personas que apoyaban esta lucha, eran concientes que la educación pública debe preservarse y mantenerse encondiciones justas y dignas.

Los docentes redactaron un petitorio que exigía un fondo de financiación para la educación. El pueblo no dejó pasar esto por alto pues 1.500.000 personas apoyaron con su firma a la vez que se organizaron 475 eventos culturales (recitales, muestras de pintura, fotografía, escultura, teatro, ect) que buscaban crear conciencia sobre una situación que ponía en jaqué a todo el sistema educativo. Parte del plan del menemismo era municipalizar las escuelas, reduciendo su presupuesto, para darle paso a privatización educativa tal como sucedió en Chile.

«Maestro tal vez»

Era 1997 y la lucha se hacía sentir en todo el país pero la caja de resonancia era la Plaza de los Dos Congresos donde docentes de todo el país se congregaban en la Carpa Blanca de la Dignidad. Espacio pensado para que todo el país conozca la visión y los problemas que se vivían en las provincias, los pueblos, el barrio y la familia docente.

Eran tiempos dificiles y la reacción debía ser la correcta, la lucha gremial, la movilización de trabajadores, el reclamo por un sueldo justo, para defender el derecho vital de tener un trabajo digno. Los maestros fueron exponentes de esas batallas, y la cultura era su medio más fuerte para hacerlo. La convocatoria a artistas fue el gran apoyo, el espaldarazo que ayudó a visibilizar la incorfomidad de los docentes.

Luis Alberto Spinetta fue uno de tantos artistas que marchó junto a los educadores, que participó en los conciertos gratuitos brindando su música y solidaridad. Los bombos dejaron de sonar por un momento e hicieron silencio para que todos escuchen al «flaco» acompañado con su guitarra para dedicarles a los maestros los versos de «barro tal vez«:

Si no canto lo que siento
me voy a morir por dentro
he de gritarle a los vientos hasta reventar
aunque sólo quede tiempo en mi lugar
si quiero me toco el alma
pues mi carne ya no es nada
he de fusionar mi resto con el despertar
aunque se pudra mi boca por callar
ya lo estoy queriendo
ya me estoy volviendo
canción barro tal vez….
y es que esta es mi corteza
donde el hacha golpeará
donde el río secará para callar
Ya me apuran los momentos
ya mi sien es un lamento
mi cerebro escupe ya el final del historial
del comienzo que tal vez reemprenderá
si quiero me toco el alma
pues mi carne ya no es nada
he de fusionar mi resto con el despertar
aunque se pudra mi boca por callar
ya lo estoy queriendo
ya me estoy volviendo canción
barro tal vez…
y es que esta es mi corteza
donde el hacha golpeará
donde el río secará para callar.

Fuente:

http://www.ctera.org.ar/index.php/prensa/item/1779-1997-2-de-abril-2015-la-lucha-historica-de-la-carpa-blanca-de-la-dignidad

http://www.suteba.org.ar/la-lucha-histrica-de-la-carpa-blanca-de-la-dignidad-13396.html

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *