Home>HISTORIAS Y MITOS>El misterio de Taman Shud
HISTORIAS Y MITOS LEYENDAS RELATOS FANTÁSTICOS

El misterio de Taman Shud

¡Seguinos y compartí en tus redes!

En 1948 un cuerpo en una playa plantearía uno de los misterios modernos que quizás pueda ser resuelto parcialmente.

Todo comenzó hace unos 73 años, en una playa, cuando el cuerpo de un hombre fue hallado por dos jinetes.  El 1 de diciembre de 1948, cuando Neil Day y un compañero aprendiz de jockey cabalgaban, cerca de la costa de Somerton Park Beach, al sur de la ciudad de Adelaida, en Australia.

Lo que más llamó la atención de quienes lo encontraron y los investigadores que se hicieron presentes, fue la forma particular en que se encontraba.

El misterioso hombre estaba recostado contra unas rocas en la arena, vestía un traje al cual le habían arrancado todas las etiquetas, llevaba unos elegantes zapatos, y en sus bolsillos no poseía ninguna identificación. Además, sobre su pecho había un cigarrillo apagado, quizás un último gusto antes de morir.

La sorpresa fue más grande cuando los peritos empezaron a revisar su ropa y encontraron un pedazo de papel arrancado de un libro con las palabras «Raman Shud». Esto frase provienen del idioma persa y significa «terminado» o «fin». El cuerpo no poseía señales de violencia o traumatismos, aunque si encontraron una hemorragia interna a la cual atribuyen su muerte.

Las pruebas para encontrar rastros de toxinas dieron negativas, pues se asoció la hemorragia a una intoxicación. Al no encontrarse ningún rastro de sustancias extrañas, se desconoce la verdadera causa de su muerte.

Con el tiempo pudieron identificar que el trozo de papel fue arrancado de una versión neozelandesa, extremadamente difícil de conseguir, del libro de poesía  Rubaiyat of Omar Khayyam. Cuando encontraron el libro el misterio aumentó.

En la parte posterior de la hoja donde fue arrancado el pedazo de papel, los investigadores encontraron escritas cinco líneas de letras aparentemente al azar y un número de teléfono.

Cuando se contactaron con el contacto telefónico, la policía identificó a una enfermera llamada Jo Thomson. Ella aseguraba que no conocía al hombre misterioso, incluso desconocía como este poseía su número de teléfono. Sin más pistas que seguir, el cuerpo fue enterrado sin nombre. En su tumba se puede leer la siguiente inscripción:

«Aquí yace el hombre desconocido que fue encontrado en la playa de Somerton. 1 de diciembre de 1948.»

Pero el misterio de las líneas escritas en el libro nunca pudieron ser resueltas. Si hay un código oculto y un mensaje, sigue sin resolver.

Luego de 73 años se autorizó la exhumación del cadaver del hombre de Somerton. La fiscal general del sur de Australia, Vickie Chapman tiene la esperanza de que las nuevas tecnologías permitan develar su verdadera identidad. Además, quien impulsó esta investigación es el profesor de la Universidad de Adelaida, Derek Abbott. Lleva años estudiándolo y, en medio de este proceso, conoció a Rachel Egan

La esposa del profesor sostiene que podría ser la nieta del «Hombre de Somerton», pero ¿cómo es esto posible?

Abbott estudió el caso por años y encontró los registros policiales al momento del interrogatorio de la enfermera Jo Thomson. Aquí se asienta que los investigadores al momento de buscar pistas decidieron mostrar la impresión en yeso del hombre de la playa. La impresión de la mujer -cuenta el registro- fue llamativa, pues esta casi se larga a llorar al ver el rostro.

Pero la constante negativa y la aparente falta de conexión entre la enfermera y el hombre no identificado, hicieron que esta pista se pase por alto.

Abbott menciona que en ese momento Thomson tenía un hijo de apenas un año y medio y que el cadaver fue encontrado a cinco minutos de la casa de la enfermera. Un dato que es revelador, es que el hijo de Thomson tenía una extraña condición genética al igual que el hombre de Somerton, algo que sólo tiene el 2% de la población. Es muy posible que el hombre misterioso haya tenido una relación secreta con la enfermera.

Si bien las pruebas de ADN podrían darle identidad al hombre desconocido, mucho se duda de los resultados. Se trata de un cuerpo que lleva 70 años enterrado y el cual en su momento fue embalsamado en pos de la investigación. Los expertos creen que el proceso de embalsamamiento pudo dañar cualquier muestra a tomar, pero Abbott y su esposa confían que en los dientes o médula espinal se pueda recuperar algo útil.

Por otro lado, las misteriosas líneas continúan sin resolverse, quizás sea una confesión o su propio nombre. Nadie lo sabe con certeza.

fotografía real del hombre de Somerton – 1 de diciembre de 1948

Para conocer más recomendamos:

El misterio del cadáver “elegante” en una playa de Australia podría llegar a su fin 70 años después – Artículo del portal Gizmondo
Después de 70 años, podrían identificar quién era el hombre que apareció muerto con un código secreto – Artículo del portal La Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *