Home>HISTORIAS Y MITOS>EXPRESIONES POPULARES>El santo del Pan y el Trabajo
EXPRESIONES POPULARES TRADICIONES UN DÍA COMO HOY

El santo del Pan y el Trabajo

El brote mundial de Covid-19, y las consecuencias socio-económicas  ligadas, nos puso a todos en contexto donde todo es cuesta arriba. Hoy más que nunca, tener de aliado a un santo es más que vital.

Recuperado de la edición impresa de Revista El Canillita de 2014
Fotografía de portada: Gustavo Gavotti

La mayoría de los cristianos celebran cada 7 de agosto el día de San Cayetano. Si bien la imagen del santo está arraigada en el conocimiento colectivo, pocos conocen su historia.

UN POCO DE HISTORIA

Este santo muy popular, Gaetano de Thiene (su verdadero nombre), nació en 1480. Estudió en la Universidad de Padua donde obtuvo dos doctorados y allí sobresalía por su bondad. Se fue después a Roma y llegó a ser secretario privado del Papa Julio II, y notario de la Santa Sede. A los 33 años fue ordenado sacerdote.

El lema de San Cayetano: «Nada para sí, todo para el prójimo».

En Roma se inscribió en una asociación llamada«Del Amor Divino», cuyos socios se esmeraban por llevar una vida lo más fervorosa posible y por dedicarse a ayudar a los pobres y a los enfermos. San Cayetano era de familia muy rica y se desprendió de todos sus bienes y los repartió entre los pobres. Sentía un inmenso amor por Nuestro Señor, y lo adoraba especialmente en la Sagrada Hostia en la Eucaristía y recordando la santa infancia de Jesús. Su imagen preferida era la del Divino Niño Jesús.

En total humildad, murió el 7 de agosto de 1547, en Nápoles a los 67 años, desgastado de tanto trabajar por conseguir la santificación de las almas. Inmediatamente empezaron a aparecer milagros por su intercesión y el Sumo Pontífice lo declaró santo en 1671.

DEVOCIÓN EN CRECIMIENTO

Se cuenta que la beata María Antonia de la Paz y Figueroa llegó a pie a la Capital Federal para iniciar en Liniers su labor religiosa, que entre sus obras incluyó la construcción de una capilla dedicada a san Cayetano como segundo patrono.

En 1875 otra más amplia la reemplazó, y en 1900, una tercera, que dio origen a la actual parroquia. En 1913 se lo declaró Parroquia de San Cayetano. Su condición de patrono del Pan y el Trabajo emergió a consecuencia de la crisis mundial de 1929, que aquí desembocó en la revolución del ’30 y se prolongó hasta el ’40. Pobreza y desocupación, fueron el signo de la época.

Frente a este panorama, el padre Domingo Falgioni, a cargo del templo entre 1928 y 1938, se propuso reavivar la fe y la esperanza en Dios, mediante la intercesión de san Cayetano: realizó una campaña a través del diario católico El Pueblo e imprimió por primera vez la estampa del santo con espigas. La devoción creció de manera inusitada.

Para conocer más recomendamos:
Edición impresa de Revista el Canillita 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *