Home>ESPACIO DOCENTE>El Secreto de San Valentín
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

El Secreto de San Valentín

El día del amor en realidad esconde un intento de la Iglesia Católica de “cristianizar” a un pueblo romano recién convertido. El emperador Constantino realizó una serie de reformas en muchas antiguas costumbres romanas. Sepan toda la verdad en esta nota.

El 14 de febrero es sinónimo del amor entre parejas alrededor del mundo. Una costumbre que nace a partir de las reformas de la Iglesia Católica, después de que Roma adoptara al Cristianismo como su religión oficial. Los chocolates, peluches, tarjetas y demás regalos esconden un pasado que fagocitó una antigua celebración del pueblo romano, un método que se vería a lo largo de la historia, hablamos de la fiesta de Lupercalia.

Más que bendiciones

Lupercalia era una fiesta que se celebraba en febrero, era muy importante en el calendario romano pues se festejaba la fertilidad de las mujeres y de la tierra de cultivo. En esta época los romanos celebraban la llegada de la primavera, tras un invierno que muchas veces traía pérdidas de ganado y las reservas de alimentos. Era un momento en que todo volvía a florecer, el campo, los animales volvían a los pastizales y las montañas, y que las familias podían ser prosperas y tener más hijos.

Entre el 13 y 15 de febrero los Luperci (sacerdotes del templo de Luperco) conducían el rito en los pueblos romanos. Luperco era un antiguo dios que protegía a los rebaños de los lobos y daba bendiciones de fertilidad en las mujeres. Los romanos tenían el templo en una cueva llamada Lupercal, lugar donde se cree que los hermanos Rómulo y Remo fueron encontrados amamantados por una loba cuando era bebés.

En la cueva los sacerdotes se vestían con taparabos hechos de piel de cabra, allí se procedía al sacrificio de cabras y un perro (las cabras representan la fertilidad de y la purificación, mientras que el perro a los lobos que Luperco alejaba de los rebaños). Los Luperci se pintaban el cuerpo con la sangre de las cabras y hacían tiras de cuero, de esta manera bajaban de la motaña hacia la ciudad y empezaban a recorrerla en busca de mujeres. Con las tiras de cuero de cabra ensangrentados daban leves latigazos las mujeres del pueblo, con esto se buscaba purificar y bendecir la fertilidad.

Un nuevo paradigma

El imperio Romano entraba en una nueva era, la de Constantino. Uno de los emperadores más recordado pues él fue quien se convirtió al cristianismo en el 325 D.C. Para aquel entonces la fé cristiana se había esparcido por todo el imperio, y se empezaban a ver muchas revueltas entre el gobierno romano y los grupos que practicaban esta religión, recordemos que antiguamente en Roma se perseguía y asesinaban a los cristianos.

En un acto de diplomacia y política el emperador decidió adoptar el catolicisismo al realizar su bautismo bajo los preceptos de esta religión. A partir de ese momento la Iglesia Católica tomaría un protagonismo escencial en las reformas que se harían a sobre las costumbres y tradiciones de los pueblos que dominaba el imperio. Muchas de ellas fueron marcadas como paganas, impuras o atrevidas. Algunas de estas antiguas tradiciones fueron eliminadas a la fuerza, mientras que otras eran mezcladas con simbología e historias del catolicisismo para que la conversión de los pueblos sea más aceptable. Esto es lo que paso con la Lupercalia.

Para el año 496 D.C. en Roma se decretó que la Lupercalia era una festividad pagana, una “fiesta de licencia sexual, como lo ven hoy muchos católicos. Pero el pueblo romano se negó a dejar de lado una tradición que abocaba a la fundación de su pueblo. Sin poder eliminarla en primer lugar, la Iglesia decidió cambiar el significado de la fiesta, al pasarla al 14 de febrero y reemplazar a Luperco por San Valentín, del cual históricamente se tiene hasta tres registros. Hablamos de diferentes personas que tuvieron el mismo nombre en diferentes épocas, pero su conexión fue la persecusión por defender su fe cristiana.

Un extraño renacimiento

El cambio que se produjo desde la Iglesia Católica no cayó bien a los romanos, quienes lejos de aceptar a un nuevo protagonista de su festividad, directamente dejaron de practicarla. La fecha que conmemora a San Valentín comenzo a pasar inavertida en el calendario por mucho tiempo, ¡¡más de mil años!!

¿Cuando se empezó a celebrar San valentín tal cual lo conocemos? Esta fecha del calendario y la historia que hay detrás de ella fueron recogidas por escritores y poetas como de Skakespeare y Chaucer. La hisoria fue suavizada y ambientada a la época, se comenzó a romantizar y a popularizarse en el Reino Unido y el resto de Europa. Incluso fue en esta época medieval donde comenzaron las tarjetas de papel con mensajes amorosos.

Eventualmente la tradición llegó a América junto a las campañas de conquista, más tarde con la aparición de la revolución industrial se masificó la producción de tarjetas amorosas. Pero realmente fue hasta 1913 cuando Hallmark comenzó a inundar anualmente el mercado con este tipo de detalles durante el 14 de febrero.

San Valentín, su éxito se medía en cuanto a la fertilidad, hoy en su facturación en el mercado.

Hoy, esta fiesta dedicada al “amor” primero representa una enorme oportunidad de comercialización y, de acuerdo a un estudio publicado por la firma IBIS World, en 2010, San Valentín representó ventas por $17.6 mil millones de dólares, una cifra que aumenta con el pasar de los años. Un renacimiento muy extraño y lejano al verdero significado de la Lupernalia. Realmente un tema para pensar…

Para conocer más recomendamos:
La verdad detrás del Día de San Valentín – Artículo del portal La Iglesia de Dios Restaurada
San Valentín y su historia: fiestas paganas y ejecuciones – Artículo del portal El Comercio
¿Sabías que el Día de San Valentín fue un invento de la Iglesia para acabar con una antigua fiesta pagana? – Artículo del portal 20 minutos
El oscuro origen de la celebración de San Valentín – Artículo del portal Pijama Surf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *