Home>ESPACIO DOCENTE>¿Es un mito el encuentro de Yatasto?
ESPACIO DOCENTE UN DÍA COMO HOY

¿Es un mito el encuentro de Yatasto?

Las batallas por la independencia ebullían y el mismo Belgrano entendía que era hora de dar un paso al costado. Su lucha emancipadora la continuaría un correntino. Pero ¿En qué momento y lugar fue el traspaso de poder entre San Martín Belgrano?

Un poco de contexto

Después de la Revolución de Mayo de 1810, el nuevo gobierno debía expander el ideario a todo el territorio del ex Virreinato del Río de la Plata. Para ello se formó un ejército que debía tomar los cabildos  importantes y reemplazar los dirigentes alineados a la Corona Española por otros que apoyen la causa independentista.

Es así que el primer general patrio fue Manuel Belgrano, quien al frente del Ejercito Expedicionario (destino Paraguay) empezaba su campaña. Con el pasar del tiempo este fue rebautizado como Ejército del Norte.

Las campañas de Belgrano no fueron todas exitosas pero fueron el contexto donde se forjó una bandera a la cual se juró lealtad, apareciendo los primeros gestos de patriotismo a una idea de pueblo libre y soberano.

Es así que, entre altibajos, Belgrano con su ejército derrotan a los realistas en Tucumán tras lo que se conoció como el Éxodo Jujeño. El abogado devenido en militar decidió avanzar hacia Lima, Perú, a través de Jujuy siguiendo la senda del Camino Real hasta el Alto Perú.

Fuente: Archivo diario La Voz (Córdoba) – clic para ampliar

Pero este camino estaba bien custodiado por el ejército realista, el cual se pertrechó y finalmente derrotó a Belgrano en Vilcapugio y Ayohuma. La retirada obligó al general a dejar un tesoro en una iglesia en el pueblo de Macha, el cual sería encontrado mucho tiempo después.

______________________________________________
Recomendado: ¿Qué escondió Belgrano en una iglesia?
______________________________________________

Con un puñado de hombres de lo que fue el Ejército del Norte, Belgrano se refugió en Salta, sabiendo que está derrota le costaría su jefatura. Su sucesor ya estaba designado y era José de San Martín, un correntino que volvía de España para apoyar la causa revolucionaria. Entre San Martín y Belgrano la correspondencia era constante, por lo cual forjaron un respeto mutuo.

En una posta de Salta se daría el encuentro entre dos amigos…

Una duda histórica

Han pasado más de dos siglos que don José de San Martín y Manuel Belgrano se encontraron en la “Posta de Yatasto” un 20 de enero de 1814. Así se estableció por ley 7811, de la Provincia de Salta.

Algunos historiadores sostienen que fue el 17 de enero en la “Posta de Los Algarrobos”, trasladándose ese mismo día a Las Juntas, en Yatasto. Donde fueron agasajados con pescado, de donde adquirió celebridad la receta del “Dorado a la San Martín”.

Vicente Fidel López señala la fecha de encuentro el 30 de enero de 1814.

Por último Miguel Angel De Marco sostiene que se encontraron el 29 de enero y en “Los Algarrobos”.

Eduardo Poma dice: “… no desmerece en nada a nuestros héroes si se presentan los hechos tal como ocurrieron y no como nos habría gustado que ocurrieran.”

Por otro lado otra fuente sostiene que:

«El coronel -se refiere a San Martín – marcha a su destino. El 17 de enero, ambos jefes se encuentran por primera vez personalmente, aunque mantenían desde 1812 una correspondencia que había generado recíproca estima. El encuentro, según la tradición, fue en la posta de Yatasto, aunque investigaciones más ajustadas aseguran que ocurrió en la cercana Posta de Los Algarrobos.

Como aún no ha llegado a sus manos el despacho que otorga el mando supremo a San Martín, el general Belgrano lo designa segundo jefe. Recién el 29 de enero, el recién venido se hará cargo de la fuerza. Con toda humildad, Belgrano acepta quedar al mando del Regimiento 1, que San Martín le confía.»

De lo que no hay dudas

La amistad entre los ambos líderes primero fue epistolar, surgida a instancias de José Mila de la Roca, amigo de ambos y secretario de Belgrano en la expedición al Paraguay.

Tras la derrota en Ayohuma, San Martín fue nombrado sucesor de Belgrano cuando se encontraba al mando del Ejército del Norte. Se presentó ante el creador de la bandera poniéndose a sus órdenes; éste lo recibió como su maestro y sucesor.

San Martín se dio cuenta rápidamente de las cualidades morales de Belgrano y se negó a reemplazarlo, pero debido a la situación política y a pedido expreso de Belgrano, asumió la jefatura del ejército.

Belgrano se puso a sus órdenes, dando el ejemplo al ir a recibir humildemente las lecciones de táctica y disciplina. A partir de ese momento, la simpatía nacida a través de cartas se transformó en mutua admiración.

Tan fue así que Manuel Belgrano murió convencido de que San Martín era el genio tutelar de la América del Sur.

Hasta sus últimos días, San Martín honró la memoria de su ilustre amigo como una de las glorias más puras del nuevo mundo.

La placa de homenaje colocada en el la Posta de Yatasto por la Quinta División del Ejército dice: «San Martín y Belgrano se encontraron por primera vez en esta casa, en enero de 1814, concordando el genio militar y la abnegación, el verbo de la emancipación americana”.

Encuentro de Yatasto

Lo que no da lugar a ninguna duda es el encuentro entre los dos próceres, un cruce que marcaba un antes y un después. Belgrano con lo que contaba pudo levantar un ejército revolucionario que «despejo la cancha» de realistas. Forjó una simbología y mística que fue ejemplo para otros líderes.

Por otro lado la llegada oficial de San Martín a la jefatura, del luego conocido Ejército del los Andes, y la conformación del cuerpo de élite mejor formado en su época, los Granaderos a Caballo, fueron posibles gracias a las acciones de su antecesor. Asegurar el norte, primero por Belgrano y luego una tarea de Martín Miguel de Güemes, permitió al correntino preparar El Plan Continental, una de las campañas más estudiadas por diferentes escuelas militares alrededor del mundo.

Fuente:
Diario Compromiso
Un día como hoy: El encuentro entre Belgrano y San Martín en Yatasto – Artículo del portal Diario San Francisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *