Home>ESPACIO DOCENTE>España: entre la autodeterminación y la conservación territorial
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

España: entre la autodeterminación y la conservación territorial

Desde hace tiempo se viene escuchando voces de reclamo en España, con ello se reaviva la polémica: ¿Qué es lo más importante? ¿la autodeterminación de los pueblos o la conservación de la unidad nacional? En esta nota les daremos las claves para entender el conflicto.

Represión, corridas, gases y golpizas por parte de las fuerzas de seguridad a una población que se manifestaba con su voto. Esa fue la imagen que quedó en todos los medios y portales periodísticos del mundo. Es que el pueblo de Cataluña (España, por ahora) se autoconvocó a la votación de un Referendum para preguntarle a sus habitantes sobre la decisión de separarse de España.

La polémica se reavivó y surgierón movimientos polarizados, por un lado los independentistas que apoyan la separación del pueblo catalán (un reclamo que tiene toda una historia y contexto detrás) y los Españolistas, que promueven la unidad nacional. Durante los últimos meses se han visto en los balcones de diferentes ciudades españolas banderas catalanas y españolas, apoyando cada postura.

Clic ► La historia del Conflicto Catalán y la independencia de Cataluña en 8 minutos

¿¡Qué pasa España!?

Para empezar a entender esta situación debemos remontarnos un poco al contexto de la sociedad española y europea. Este país se enfrenta a una situación económica crítica. Junto con Portugal, se encuentra en el centro de la crisis financiera de Europa. Los inversores están asignando mayores riesgos de impago a la deuda pública española que en ningún otro momento desde que el país entró en la eurozona.

En el plano social, la situación es inquietante. La tasa de desempleo supera el 20%. La desocupación entre los jóvenes se sitúa por encima del 43%. No sólo los mercados financieros están aumentando las dudas sobre la economía española. La Comisión Europea ha expresado sus preocupaciones sobre la capacidad del gobierno de reaccionar e implementar medidas económicas para conducir la situación.

En 2004, Madrid hizo un golpe de timón. El gobierno rechazó el acuerdo reconocido en la Constitución de 1978 y provocó una ruptura en la estructura del Estado español que llevó a diferencias entre las distintas regiones del país. La consecuencia es que la unidad del país disminuyó y ha convertido a España en un país difícil de liderar.

Independentistas Catalanes

El actual pulso de los independentistas catalanes comenzó en 2010. Cuatro años antes Cataluña había aprobado en referéndum una ley autonómica (Estatuto) que el Tribunal Constitucional recortó considerablemente. Después de que ese tribunal dictara sentencia, decenas de miles de catalanes salieron a la calle a protestar en la mayor manifestación en democracia en Cataluña.

Desde entonces, los independentistas reunen multitudes en manifestaciones convocadas siempre el 11 de septiembre, el día de Cataluña, que conmemora la caída de Barcelona, en 1714, ante las tropas de la corona borbónica durante la Guerra de Sucesión Española. La derrota dio lugar a la abolición de las instituciones catalanas. En aquella guerra civil del siglo XVIII Cataluña no pugnaba por su independencia, sino por la legitimidad al trono de la Casa de Habsburgo, que había regido España desde la unificación de Castilla y Aragón.

En 2013, los partidos independentistas pactan un referéndum, celebrado el 9 de noviembre de 2014. Ante las denuncias del resto de partidos catalanes y españoles, el Gobierno de Cataluña renuncia a llamarle referendo y pasa a denominarlo «proceso participativo». Para evitar exponerse a una inhabilitación judicial, los gobernantes dejan que lo organicen voluntarios. La votación se celebra con urnas de cartón. Los partidos no independentistas la boicotean y llaman a sus bases a no participar. Al final votan 2,3 millones de personas de un censo estimado de 5,4 millones de catalanes. Un 80.76% vota a favor de la independencia.

Referendum, Urnas y Represión

Esta claro que el reclamo de una Cataluña independiente es de mucho tiempo, pero el contexto social, político y económico de España a cortado cualquier intento de autodeterminación de este pueblo.

La mecha volvió a encenderse este año cuando a pesar de las protestas de los partidos en la oposición y las advertencias del Gobierno, abogados, jueces, empresarios y las instituciones europeas, los partidos independentistas aprobaron el 7 de septiembre una ley para convocar un referéndum el 1 de octubre. Lo hicieron impidiendo las enmiendas de la oposición y después de que esta abandone sus escaños, dejando al parlamento medio vacío.

La contitución española de 1978 defiende la unidad territorial y evita la autodeterminación de sus regiones. En consecuencia, se trató de una votación anticonstitucional. Aunque el pueblo catalán haya salido en forma masiva a votar, los resultados no son reconocidos por el gobierno español. Solo la presión social y el reclamo ante la comunidad internacional pueden torcer el brazo de un Rajoy que reaccionó con represión ante las urnas de Cataluña.

 

 

Para conocer más del tema recomendamos:
El Páis – ¿Qué pasa con la independencia de Cataluña?
Huffpost – Claves para entender qué pasa en Cataluña (aunque sea imposible de entender)
Diario Hoy – ¿Qué pasa si Cataluña se independiza de España?
En defensa del Neoliberalismo – ¿Qué le pasa a España?
Infobae – Barça, ciudadanía y Unión Europea: qué pasa si Cataluña se independiza de España

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *