Home>VIDEOTECA>Guerra de Malvinas: Hundimiento del HMS Sheffield
VIDEOTECA

Guerra de Malvinas: Hundimiento del HMS Sheffield

Siendo aproximadamente las 10:00 del 4 de mayo, el HMS Sheffield estaba en “modo visualización de defensa”, con lecturas de 2º grados, como parte de la Fuerza de Tareas Británica dispuestas en el interior de las Islas Malvinas durante la Guerra de las Malvinas. El Sheffield estaba relevando a su gemelo el HMS Coventry  porque éste tenía dificultades técnicas con su “Radar Tipo 965”. Y entre el Sheffield y el Coventry había intercomunicación intermitente sobre una banda de UHF. Las comunicaciones cesaron cuando se recibió un mensaje no identificado señalando simplemente “Sheffield is hit!”. El portaaviones HMS Hermes despachó a sus escoltas HMS Arrow y HMS Yarmouth para investigar, y también salió un helicóptero. Reinaba la confusión, hasta que inesperadamente apareció y abordó al Hermes, el helicóptero Lynx del Sheffield, llevando al oficial de “Operaciones Aéreas” y al de “Operaciones, que confirmaban el impacto.

El Sheffield identificó el misil entrante, en su aparentemente viejo radar Tipo 965 (que era provisional, pues se esperaba dotarlo del Tipo 1022″ en cuanto estuviese disponible), cinco segundos antes del impacto. El oficial de Operaciones informó al Director de Misiles, quien se aprestó a dar esos datos al Sistema de Control de Fuego ADAWS 4.

El avión argentino que disparó el misil no había sido detectado como esperaban los británicos que sucediese, pero llegaron a tener contacto visual con su traza de humo, confirmando que se trataba de un misil en vuelo rasante al mar. Cinco segundos después, el Exocet impactó en el Sheffield. Tal fue la sorpresa que tampoco se realizaron las maniobras defensivas evasivas que suelen llevarse a cabo en estos casos, como por ejemplo:

  • cambiar violentamente de rumbo
  • acelerar todo lo posible
  • disparar cartuchos de bolas de aluminio, como contramedida para el radar del misil, y otros posibles medios de captura de blanco.

    Super Etendart

El Exocet disparado desde uno de los dos Super Étendards que habían despegado desde la Base Río Grande, Tierra del Fuego, era pilotado por el capitán Augusto Bedacarratz, comandante de misión. Parece que se disparó en modo de alcance de 11 km, que era lo menos esperado por la armada británica, que consideraba que los misiles se dispararían desde una distancia de 80 km, a media altitud. Por este motivo resultó imposible detectarlo a tiempo y tomar contramedidas que fueran efectivas. Hizo blanco aproximadamente a 2 metros de la línea de flotación, en la cubierta 2, y abrió un boquete de 1 x 2,5 m cerca del centro de mando.

El “Informe MOD” acerca del hundimiento del Sheffield concluye que: “La evidencia indica que la cabeza explosiva no detonó”. Sin embargo, algunos miembros de la tripulación y de la Task Force creen que, si bien el misil 363 no explotó con el impacto; fue el incendio del motor del cohete lo que produjo que el Shefield se quemara. Por su parte, el capitán Sam Salt y otros integrantes de la dotación de a bordo han asegurado con vehemencia que la cabeza del misil sí explotó y que la detonación fue lo que causó el mayor daño así como la mayor cantidad de los 20 muertos y 63 heridos. Sugieren que la explosión inutilizó inmediatamente los sistemas generadores de electricidad, lo que interrumpió el suministro de agua, inutilizó los mecanismos antifuego y permitió que el buque se consumiera por el fuego, que resultó incontrolable.

También se da por sentado que el radar del buque antimisil era incompatible con los enlaces de satélite de comunicaciones, lo cual redujo las posibilidades de interceptar misiles Exocet en vuelo rasante. Por tanto, se concluyó que ni el radar Type 965 ni el misil Sea Dart que llevaban los destructores Tipo 42 estaban preparados para interceptar misiles que se acercaran a ras de las olas.

Los restos del buque incendiado fueron remolcados por la fragata Clase Rothesay HMS Yarmouth; pero esa misión se canceló ya que, mientras era remolcado, el barco se hundió, el 10 de mayo de 1982. Así se convirtió en el primer navío de la Royal Navy hundido en guerra en al menos cuarenta años. Veinte miembros de la tripulación (principalmente del área de cocina) murieron durante el ataque. El pecio es un cementerio de guerra y está señalado como siti

o controlado bajo el “Acta de Protección de Restos militares de 1986”.

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *