Home>UN DÍA COMO HOY>Independencia del Paraguay
UN DÍA COMO HOY

Independencia del Paraguay

El 14 de mayo de 1811 es el día de la Independencia del Paraguay porque en esa fecha, en horas de la noche, un puñado de jóvenes oficiales provenientes del interior, tomó los cuarteles que se hallaban junto a la Plaza Mayor y lo hicieron en nombre de la libertad.

La revolución del mayo no fue un hecho aislado, toda América vivía momentos críticos ante la invasión napoleónica a España (1808) y el consiguiente apresamiento del rey Fernando VII en Francia.

Los próceres pretendían independizar al Paraguay de España, pero por razones estratégicas, al comienzo no lo manifestaron abiertamente. Ese ardid político también fue utilizado en otras ciudades de América, donde por aquel tiempo se formaron juntas o gobiernos revolucionarios. Así, en 1810 juraron lealtad a Fernando VII la junta de Caracas (19 de abril), de Buenos Aires (25 de mayo), Bogotá (20 de julio), Quito (22 de septiembre) y Santiago de Chile (18 de septiembre).

El año de 1810 marcó el inicio de una serie de insurrecciones en las colonias españolas de América, debido a las victorias de Napoleón en España; este hecho hizo pensar que Fernando VII seguiría preso indefinidamente en Francia. Fue el motivo que hizo decidir a los patriotas americanos a formar gobiernos autónomos, sin dejar de jurar fidelidad a Fernando VII. Este pronunciamiento de lealtad garantizaba a los revolucionarios la neutralidad de Inglaterra, entonces dueña de los mares, con su flota de guerra. No olvidemos que ella era aliada de España en la guerra contra Napoleón y una rebelión abierta de las colonias americanas contra el rey Fernando VII hubiera resultado inaceptable; en cambio, un juramento de fidelidad podría ser visto como una cuestión interna de la política española, en la que Inglaterra no podía terciar.

Los próceres de mayo no fueron los únicos que toleraron al gobernador español en el nuevo gobierno, aunque por corto tiempo y sin poder de mando. Algo parecido ocurrió en 1810 en Santa Fe, Quito y otras ciudades americanas.

En el proceso independentista paraguayo había otra razón para mantener a Velasco como triunviro: La revolución de mayo fue una conspiración de civiles y militares, gestada en los campos de batalla de Paraguarí y Tacuary y otros focos insurrectos en algunos pueblos del interior. De acuerdo a dicho plan, Fulgencio Yegros, que se hallaba en Itapúa, marcharía con su gente hasta Cordillera, donde se le acoplaría Manuel Anastasio Cabañas con otro grupo de patriotas para encaminarse hacia la capital. Harían lo mismo otros leales a la revolución que también se dirigirían hasta Asunción desde distintos puntos del país. También se sumaría a los patriotas, Blas Rojas de Aranda, quien se encontraba en Corrientes al mando de tropas paraguayas. En Asunción, los oficiales sublevados (Caballero, Iturbe y otros) entregarían los cuarteles a los revolucionarios.

Velasco se enteró de la conspiración, motivo por el cual tuvo que adelantarse la sublevación.

De hecho, Fulgencio Yegros fue el líder natural de la revolución: su destacada actuación en la campaña contra Belgrano y sus “condiciones morales hacían de él un gran señor, respetado y admirado por los paraguayos”. Fue por eso que el capitán Pedro Juan Caballero tuvo que asumir la comandancia y decidir la suerte del Paraguay, junto con algunos oficiales jóvenes, el 14 de mayo de 1811.

Tras la intimación a Velasco y la entrega del poder, los revolucionarios convocaron a José Gaspar de Francia, que vivía en Yvyray (Trinidad), para integrar un triunvirato con Velasco y Zevallos. Fulgencio Yegros, desde Itapúa, viajó presurosamente para Asunción donde fue recibido con los honores propios de un gobernador.

El triunvirato, que fue un gobierno provisorio, convocó un congreso para que los paraguayos eligieran un nuevo gobierno. El Congreso se reunió entre el 17 y el 20 de junio de 1811, y eligió una Junta Superior Gubernativa integrada por cinco miembros: Yegros, Francia, Caballero, Mora y Bogarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *