Home>ESPACIO DOCENTE>NOTAS ESPECIALES>Jugadores sin botines
NOTAS ESPECIALES

Jugadores sin botines

La vida puede darnos sorpresas y estas nos llevan a terminar con etapas que dirigieron todo lo que somos. Esta es la historia de Próspero Benítez, quien fue desplazado del fútbol por una grave lesión. ¿Cómo se vuelve a repensarse a uno mismo? Una reflexión de la Dra. Norma Bouloc.

Así como la vida termina, los ciclos también se cumplen…Lo difícil es saber elegir el momento para animarse a decir ADIOS a un sueño que se materializo… Que desde muy temprana edad  fue todo o casi todo en la vida de uno…Del libro Retazos de Próspero Benítez, Formosa 1981.

Según la historia del Club Os Beleneses de Lisboa Portugal, Próspero Benítez  fue jugador de fútbol de Estudiantes de la Plata, luego del  Santos de Brasil y el 8 de agosto de 1953, firmo contrato con el equipo portugués. Para sus Directivos fue un extraordinario jugador  y técnico de las divisiones inferiores del mismo club, a quienes les dio la enorme alegría de salir campeones el año de su conducción, a pesar de la lesión de su pierna derecha…

El Club de Futbol Os Belenenses fue fundado el 23 de septiembre de 1919  por iniciativa de Artur José Pereira (1889-1943), antiguo jugador del Benfica y el Sporting de Lisboa, quien estaba interesado en crear una nueva entidad representativa del barrio de Santa María de Belem.

Según comentaba Prospero Benítez en su libro Retazos: “Recuerdo que en verano, agobiados por el calor solíamos subir con uno de mis hermanos, Francisco Mendoza, a dormir en el techo de mi  casa de la infancia, ubicada en la ciudad de Formosa  y cuando aparecían las estrellas en el firmamento le pedíamos un deseo con la ilusión de que fuera concedido, mi estrellita sabía que yo quería ser un jugador de futbol…”

“Lo que nunca imagine es que el camino iba a ser tan difícil y que en cada despedida tendría que dejar un pedacito de mi corazón, por lo que siempre dije,  que llegado el momento y mucho antes de que me saquen la “tarjeta roja” le preguntaré a Dios: ¿Porque me dio una cara de boxeador y un corazón tan flojo, si no concuerdan…?”

La ciudad de Braga, está ubicada a 400 kilómetros de la ciudad de Lisboa –  Portugal, es un centro religioso por excelencia donde se combinan historia y cultura, con la cacofonía del repicar de las campanas de las diversas iglesias, también conocida como la ciudad de los arzobispos…En una tarde soleada y ante los grandiosos edificios barrocos de la ciudad inmemorial, situada al norte del país, el destino le tenía reservado su último partido de fútbol a Próspero Benítez, con tan solo 25 años de edad en el estadio de Sporting , fundado el 19 de enero de 1921 .

Acostado en la gramilla del estadio, recuerda que alguien bajó de la tribuna y se sumó a los que miraban asombrados la fractura de su pierna derecha y le hablo con toda calma en portugués… Valor Benítez, no todo está perdido…Ese episodio y otros le llevaron a descubrir los innumerables “Amigos Anónimos”, que ocuparon un papel protagónico en su vida y que siempre estuvieron  en los momentos más difíciles…

Los minutos de espera de la ambulancia fueron interminables, el dolor agudo de la rotura que sufrió su pierna derecha en tres partes era de tal magnitud que solo atinaba a morder la tela del pantalón del Doctor del Club Os Beleneses de Portugal Silva Rocha, tratando de calmarse…

El Doctor Silva Rocha ocupo un papel importante en la vida de Próspero Benítez y en su salud… Un gran medico  de nacionalidad chilena, quien desde el anonimato siempre tuvo una palabra de aliento y actos que reconfortaron a quien tenía a su familia y afectos tan lejos…

Dentro del laberinto de estrechas callejuelas y las iglesias góticas no solo el ruido ensordecedor de la sirena de la ambulancia que lo llevo al hospital más cercano anunciaba el “Adiós a la línea de Cal”, también los medios de comunicación donde la noticia formaba parte de uno de los hechos más tristes del deporte en esos días…

María Fátima una mujer de unos 60 años, de nacionalidad portuguesa, que vivía en el barrio de Belem que abre Lisboa al atlántico, desde donde partieron los exploradores portugueses que tanta gloria dieron  a su país, conquistando gran parte del mundo, ubicada a 5 kilómetros al oeste del centro histórico… Sintió una luz en sus ojos, como un reflejo que venía desde su anillo de oro africano que llevaba en su dedo anular de la mano derecha y en el silencio de su hogar luego de leer varias veces el artículo del periódico local que anunciaba el retiro del futbol del jugador argentino, pudo escuchar su voz interior que decía: Si quiero!!

María Fátima se dirigió al hospital en Lisboa donde se encontraba internado Prospero Benítez,  allí tuvo una primera conversación con el Doctor Silva Rocha para consultarle sobre la posibilidad de venir todos los días a leerle un libro y a hacerle compañía, lo cual fue autorizado debidamente.

Cuando podía María Fátima hacia un alto en su barrio de Belem, en un lugar donde se elaboraban los pastelitos más famosos de Portugal, recién hechos y los llevaba a Prospero para degustar. Estuvo con él por un año, para contenerlo en los días alegres, en sus días más tristes y difíciles, donde la motivación era imprescindible para salir adelante…El día que vio por primera vez a Prospero le comentó porque decidió acompañarlo en este momento de su vida, y la historia del anillo de oro que fue adquirido en África por su dos hijos varones, quienes se habían ido, luego de la muerte de su padre a trabajar a Mozambique y Angola, y que habían perdido la vida en un accidente extrayendo minerales …

El anillo tenía un  significado TÚ y Yo,  dos partes entrelazadas, que representaban la unión indestructible de los vínculos familiares, fue el obsequio de André y Justino meses antes del accidente fatal, con más de ciento cincuenta años de historia, el “Anillo Mágico” cruzo continentes, el africano, el europeo, el americano y su último destino el dedo meñique de la mano derecha de Prospero Benítez…

En cada visita María Fátima le hacía una descripción detallada  a Próspero del Monasterio de los Jerónimos y de las Torres de Belem, dos joyas imprescindibles de Lisboa…Fue ella quien le sugirió  formar parte de una de las fotos más importante del periódico local de Lisboa, durante su internación, con aquel jugador del equipo contrario que fue el causante de la lesión en su pierna derecha, donde se dieron un abrazo sellando el Perdón y renovando los lazos de Amistad por el hecho que lo llevo a dejar el futbol profesional… Otro SI QUIERO de su madre portuguesa…

Un impulso alentador para el caído y sin la más mínimas proyección heroica, fue el SI QUIERO que María Fátima sugirió a Prospero Benítez, de llevar adelante la Dirección Técnica de las divisiones inferiores del equipo de Os Beleneses de Lisboa, quienes salieron campeones ese año, foto histórica en el Estadio del Restelo (actual), construido en 1956, donde los jugadores llevaban en anda a Próspero con su notable yeso en la pierna derecha…

La consideración que merecen todas aquellas personas, esas que llevan en el corazón un “Noble Angelito del Bien”, me motivaron a escribir estas líneas, con el anillo TU y Yo,  que ahora está en la ciudad de Corrientes – Argentina, en mi dedo anular de la mano derecha, y con el marco de la ciudad de Lisboa situada en la desembocadura del rio Tejo, capital del país Portugal, su ciudad más pujante, región polifacética que atrae diferentes gustos y sentidos…Y desde donde se vivió una historia de entrega, amor incondicional, motivación y mucha fe.

Autora: Dra. Norma Bouloc

Ananda Comunicación y Relaciones Públicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *