Home>HISTORIAS Y MITOS>LEYENDAS>La leyenda del gato Carey
LEYENDAS

La leyenda del gato Carey

Aparecieron por primera vez en una exposición de principios del siglo XX. Sus pelajes pueden mostrar hasta 4 colores, cuando al negro, al naranja y al pardo se le añade el blanco. En Japón, estos últimos son muy apreciados, los veneran como auténticos símbolos de la buena suerte y la prosperidad.

Se cuenta que un día, el Sol, cansado de su tarea y prendado por la agitada vida de la Tierra, le pidió a la Luna que durante unos días, le tapara un rato, solo unas horas para poder escaparse a nuestro mundo para disfrutar y ser libre.

La Luna accedió, así que poco a poco, fue cubriendo al astro Sol para que a nosotros, los mortales, no nos asombráramos por ese cambio.  Mientras, él, adquirió la forma del ser más elegante, pequeño y bello que encontró: una gata negra.

Pasaron las horas, demasiadas horas, y mientras el Sol corría libre, la Luna se acabó cansando, hasta el punto de ir apartándose lentamente hasta dejarlo de nuevo al descubierto.

Fue entonces, cuando el espíritu del Sol hubo de darse prisa, salir del cuerpo de la gata negra y ascender al cielo. Lo hizo tan rápido que le dejó sus rayos de color en el pelaje del animal, de manera que en ella, se mezclaron las pinceladas del Sol y las marcas de la Luna. Fue así como nacieron las gatas de raza Carey.

Hay quien dice que tiene propiedades mágicas, que atraen las energías positivas y que en su rostro, baila por igual lo oscuro y lo divino. Son tan bellas como especiales.

Para conocer más recomendamos:
La preciosa leyenda de las gatas Carey: ¿La conocías? – Artículo del portal Super-curioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *