Home>HISTORIAS Y MITOS>EXPRESIONES POPULARES>La mesa está servida: Karaí Octubre
EXPRESIONES POPULARES HISTORIAS Y MITOS

La mesa está servida: Karaí Octubre

El décimo mes del año trae consigo a un ser que los guaraníes espantaban con un gran banquete. El invierno era una prueba para cualquiera y el Karaí juzgaba a todos.

Recuperado de la edición de octubre de 2015 de Revista El Canillita
Cuando se acerca Octubre también lo hace un peculiar personaje que solo es espantado con una gran comida. EL CANI te cuenta más sobre este centenario mito.

El Señor de la Miseria

Las abuelas todavía cuentan la misma historia cuando se acerca el mes de Octubre, de un pequeño hombre, el cual guarda mucha similitud con el Pombero, viejito pero fortachón, con mucho pelo en su panza; otros, también lo describen con una gran barba que confunde su verdadero tamaño y un rebenque que usa para castigar. Si, este hombrecito es un ser juzga y castiga dada la situación. Los viejos relatos cuentan que Karaí Octubre vive en el monte gran parte del año y que solo es visto por las personas cuando comienza décimo mes del año, momento en que deja su casa en los montes y hace una visita a nuestros hogares.

El Karaí Octubre es quien representa la desgracia, por lo que muchos lo conocen como el Señor de la Miseria, porque está encargado de castigar a las personas que no fueron previsoras durante el año para guardar alimentos para la época más dura del año. Las familias que no tomaron precauciones para esta etapa de “vacas flacas” son castigadas por el Karaí con miseria por lo que queda del año.

La única forma de espantar al Karaí es hacer una gran y variada comilona el primer día de cada Octubre, de esta manera él notará que esa familia tomó recaudos para poder hacer frente en este mes. Entonces el Señor de la Miseria mira por las ventanas y sabrá si someter con su golpe de rebenque o seguir a la siguiente casa. Algunos se toman el trabajo de dejar un plato con comida en la puerta del hogar, así Karaí se convida de la abundancia y sigue su camino, no sin antes bendecir con éxitos y bienestar para terminar el año de la mejor manera.

Orígenes

Como todas las leyendas, están tienen su explicación en el pasado de nuestros pueblos. Los guaraníes explicaban su realidad a través de fábulas que impulsaban a todos a ser mejores personas. Cuando pasaba el invierno, muchos ciclos de cosecha terminaban o recién empezaban y los alimentos, que se cultivaban como la mandioca y los frutos del monte, escaseaban. El crudo invierno dejaba a los animales muy flacos y cazarlos no era la mejor opción.

Los ancianos aprendieron que para sobrevivir debían guardar alimentos para esta época de “vacas flacas”, pues sabían que Tupá los favorecía con buenas cosechas y animales gordos hasta antes del invierno. La figura del Karaí es el castigo para quienes no supieron aprovechar las bendiciones de taita Dios durante el año, es cuando el rebenque golpea la suerte de estos.

El español, en sus primeros años en el litoral, también sufrió al no conocer las bondades y la desgracias cíclicas de nuestras tierras, es por ello que adoptaron la fábula de Karaí Octubre y se sumaron a la costumbre de espantar la desgracia con una gran comida compartida entre bailes y el agradecimiento a Dios. Esta es la causa de que hoy sigamos invitando a nuestros familiares y amigos más queridos para participar de una gran mesa en la que todos deseamos el mejor de los pasares para los presentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *