Home>UN DÍA COMO HOY>La Puna: El Jurassic Park Bacteriano
UN DÍA COMO HOY

La Puna: El Jurassic Park Bacteriano

En 2009 surgió un descubrimiento que puede cambiar la forma de entender el origen de la vida y su futuro. Un grupo de científicos e investigadores de Tucumán descubrieron una superbacteria en la Puna salteña. En esta nota les contamos todo sobre el hallazgo que dio la vuelta al mundo.

 

Un día como hoy se anunciaba el hallazgo estromatolitos en la Puna argentina. Los estromatolitos son una especie de bacteria de mucho interés científico, que se creían extintos, pues son formas de vida con una alta resistencia a ambientes extremos donde la vida es muy difícil de proliferar. El hallazgo ocurrió en la Puna salteña, donde sobresalen las lagunas azules de Tolar Grande y Socompa. Estas se encuentran a más de 4.000 msnm, poseen una salinidad 8 veces mayor al mar y un ph de 11 (en otras palabras, es agua ácida) y una concentración de arsénico única en el mundo, 230 mg/l (altamente tóxico). Si una persona se expone a este ambiente es muy difícil que sobreviva, además de los cambios extremos de temperatura típicos de la puna.

Este descubrimiento estuvo a cargo investigadores del Laboratorio de Investigaciones Microbiológicas de Lagunas Andinas (LIMLA), con sede en Tucumán y dirigidos por la doctora María Eugenia Farías, del LIMLA e investigadora de la Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos (PROIMI). Ellos destacan el valor biológico que representa esta bacteria viva, pues los registros indican que aparecieron en la Tierra hace unos 3.500 millones de años, cuando no existía ningún ser vivo como los conocemos.

Dra. María Eugenia Farías sosteniendo una muestra de estrematolitos.

La doctora Farías afirma que la Tierra primigenia tenía casi las mismas condiciones que se pueden observar en la Puna: «En estos ambientes de gran exposición a la luz ultravioleta, baja presión atmosférica, y reducida disponibilidad de nutrientes, las condiciones de vida son parecidas a las existentes en los primeros millones de años, cuando no existía capa de ozono. Esta particularidad hace especial a estos fósiles vivientes, que se suman a otros distribuidos en lugares remotos, principalmente en zonas marinas y lagunas saladas como Australia (Bahía Tiburón), México (Cuatro Ciénegas) y Estados Unidos (Yellow Stone), por ejemplo».

Incluso en una charla del TED se animó a exponer la idea de la Panspermia, sustentada en la resistencia extrema que poseen los estromatolitos. La teoría panspérmica sostiene que la vida en la Tierra tiene un origen extraterrestre, donde asteroides y meteoritos transportan en su interior bacterias en animación suspendida a través del Universo.

Además de esta idea, estos fósiles vivientes pueden ayudar a desarrollar nuevos tratamientos médicos al entender como funcionan los mecanismos biológicos de los estromatolitos y ser aplicados en humanos, a nivel industrial se puede aplicar para la generación de biodiesel o para absorber las emisiones de dióxido de carbono producto de las chimeneas; entre tantas aplicaciones más.

 

Para conocer más recomendamos:
Tucumanos hallaron la forma de vida más antigua del planeta – Nota del portal La Gaceta, 11 de septiembre de 2009
En la Puna, un ecosistema único en el mundo – Nota del portal La Voz, 4 de septiembre de 2009
María Eugenia Farías, una científica de alto riesgo – Nota del portal digital El Mundo de España, 2 de junio de 2010
Buscan cuidar los ecosistemas más antiguos del planeta – Nota del portal El Esquiú de Catamarca, 5 de marzo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *