Home>ESPACIO DOCENTE>AL FRENTE DEL AULA>La UTN advierte sobre el bajo nivel de los ingresantes a sus carreras
AL FRENTE DEL AULA ESPACIO DOCENTE

La UTN advierte sobre el bajo nivel de los ingresantes a sus carreras

Unos 5.000 alumnos se anotan todos los años en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y sólo un 4% logra ingresar y superar el primer año de cursada, lo que revela “el bajo nivel con el que llegan los chicos desde el secundario”, aseguraron las autoridades de esa casa de estudios que pusieron el acento además en que seis de cada diez de los ingresantes son de escuelas privadas.

“Hay una tendencia desde hace por lo menos 15 o 20 años en la UTN que marca que el 60% de los ingresantes son de escuelas privadas y esta es una situación que queremos revertir, porque nos duele como universidad pública ver el deterioro de la enseñanza estatal”, dijo el decano de esa universidad Guillermo Oliveto.

La UTN es una de las instituciones académicas públicas más prestigiosas y reúne a unos 45.000 estudiantes de todo el país. Sólo en la regional Buenos Aires se anotan para el examen de ingreso unos 5.000 estudiantes de los cuales 3.000 se presentan y 1.700 son los que pasan el curso de ingreso. En el primer año de cursada la deserción llega al 30%.

“Hace 20 años el curso de ingreso que le dábamos a los estudiantes que venían del secundario era para refrescar o repasar algunos conocimientos que ya traían y adecuarlos al sistema universitario, hoy tenemos que dictar cursos, explicarles cosas que en el secundario ni vieron y son imprescindibles a la hora de estudiar en la UTN”.

El decano asoció esta tendencia, que viene en paralelo con la mayor cantidad de estudiantes de escuelas privadas que ingresan a la universidad, con “el deterioro en el que fue incurriendo la enseñanza pública, en especial en las escuelas técnicas, muy golpeadas en la década del 90 y que fueron cediendo espacios frente a los privados”.

“Queremos reducir esta brecha y aumentar el rendimiento de los estudiantes que provienen de escuelas públicas. Nos parece injusto que no puedan ingresar a una universidad pública como la UTN, por causas evitables”, aseguró Oliveto.

Para el decano también influye “la falta de una cultura del esfuerzo” por parte de de los estudiantes y destacó el caso de las ingenierías “es en donde no tenemos la tasa de egresados que pensábamos que íbamos a tener de acuerdo al plan de formación de ingenieros que se lanzó hace algunos años”.

“Hay una lógica en el estudiante de un mayor facilismo, de buscar soluciones inmediatas, le falta esa cultura del trabajo, del esfuerzo, del estudio y eso se nota en carreras como la de ingeniería que necesita de esos sacrificios”, apuntó Oliveto.

El decano explicó que a eso hay que sumarle “el salto que tiene que dar el chico que viene del secundario para adecuarse al modo universitario, tiene que cambiar el chip y eso muchas veces le cuesta ya que de golpe tiene que procurarse su propio material de estudio y dedicar más horas y eso es fuerte para algunos adolescentes”.

Indicó que por eso “es tan importante que haya una política educativa a largo plazo que recupere la educación pública, ayudarla y darle herramientas para empezar a ser lo que era y una a de las bases es profundizar la articulación entre el nivel medio y el superior”.

“Una mejor articulación no sólo favorece a los chicos sino también la escuela secundaria y sirve también para mejorar la universidad. Antes teníamos que la escuela técnica generaba empleabilidad y eso empujaba a los chicos a la búsqueda de la escuela pública con vistas a una carrera universitaria, pero eso hoy no ocurre porque la escuela técnica ya no genera empleo”, puntualizó.

El decano apuntó que desde la UTN “nos duele que la escuela pública no este generando igualdad de oportunidades para los chicos y esta situación se agrava si tomamos en cuenta a los que provienen de zonas y de hogares más vulnerables”.

“En la UTN vienen chicos de todos lados, del Bajo Flores y de otros asentamientos. Esos chicos tiene problemáticas particulares, muchos de ellos sienten vergüenza de insertarse en una universidad. Vergüenza ante sus pares que quizás por envidia los hostigan y por más que el chico quiere salir, el entorno en el que está se lo dificulta mucho”, remarcó.

El decano destacó que la educación pública “es el faro de desarrollo de nuestra sociedad. La escuela privada no siempre es mejor, en especial en las materias que a nosotros más nos interesan como matemáticas, física o ciencias. Aquí los chicos que vienen de escuelas estatales son superiores en cuanto a nivel de conocimiento”.

Contó que desde la UTN desarrollan un programa llamado Entropía que capta a 40 chicos de zonas vulnerables, se los apadrina, se los acompaña en el último años de la escuela media hasta su ingreso a la universidad y el índice de aprobación de estos estudiantes fue del 75% en el 2014 cuando se inició y ahora es del 96.

Este programa además les da curso nivelatorio para el ingreso y elabora un plan para capacitar a 200 docentes de escuelas técnicas de la Ciudad de Buenos Aires.

También elabora informes con las escuelas en los que se detectan problemas comunes en el desempeño de sus alumnos. Se extraen los datos del rendimiento de cada aspirante y se producen informes de acuerdo al colegio del que provienen y tipo de gestión, efectividad en el primer y el segundo parcial, entre otras variables.

El objetivo de esta política es colaborar con estas escuelas para que ajusten sus métodos de enseñanza y, así, aumenten el índice de ingreso de sus alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *