Home>HISTORIAS Y MITOS>Leyenda del Zupay, el Diablo del Norte
HISTORIAS Y MITOS LEYENDAS

Leyenda del Zupay, el Diablo del Norte

En el norte argentino y gran parte de los países andinos se cuenta la historia de un Dios/Demonio que siempre busca cerrar un intercambio con quienes llevan el deseo y la codicia en los ojos. Es capaz de tomar múltiples formas buscando a quien esté dispuesto a conseguir algo, cueste lo que cueste.

Esta es una de las leyendas argentinas que puede verse como la fusión de dos tradiciones. Una que viene del catolicismo de la Edad Media, y que fue convertida en verdad absoluta luego de muchas especulaciones: la existencia del Demonio, el Diablo o Lucifer. La otra tradición es de origen inca, que habla de un dios andino llamado Zupay o Supay, y que es el causante de miles de sequías, inundaciones y pestes.

El Zupay es capaz de tomar varias formas para presentarse

El Zupay puede escoger, de preferencia, la forma de un gaucho adinerado y con traje negro y fino. Monta un caballo de largas crines y lleva espuelas, puñal y rebenque. También se menciona que puede aparecer como un viejo filósofo de campo o un negro fuerte, hercúleo. El Zupay es parte de las leyendas argentinas, y según diversas fuentes, también puede tomar otras formas humanas y animales.

El Zupay puede ser mujer, árbol, niño, y vive bajo tierra.

La leyenda del Zupay menciona que puede aparecer como niño ingenuo o tentadora mujer. También es posible verlo como una fusión entre hombre y macho cabrío. Se dice que incluso puede tomar la forma de un árbol o un remolino. En todo caso, siempre está pendiente de traer consigo el mal, la desesperanza y el infortunio. Además, puede advertirse su presencia cercana por el inconfundible olor a azufre.

¿Dónde prefiere estar? Su morada, el lugar que más frecuenta es la Salamanca, un lugar bajo tierra donde aprende miles de formas para hacer el mal. Allí convive con perros negros, víboras, mulas y cerdos. No será extraño tampoco hallarlo en sitios de juego y placer.

No obstante, esta es una de las leyendas argentinas que toman doble significación, pues el Zupay puede ser en algunas regiones de Suramérica venerado como un Dios. Es así como se asocia con la Virgen de los Mineros en lugares como Oruro, Bolivia, así como en Puno, Perú. Muchos indígenas en estos países le rinden culto y regalan ofrendas con el fin de que no use sus maleficios en su contra.

 

Fuente: Raza Folklórica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *