Home>ESPACIO DOCENTE>Los cambá correntinos: los herederos de San Baltazar
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

Los cambá correntinos: los herederos de San Baltazar

Corrientes es un pueblo con mucha historia que recibió influencias de las más variadas. La comunidad afroamericana en nuestro territorio tuvo su lugar. En las festividades de San Baltazar les mostramos de que hablamos.

Recuperado de Revista El Canillita – 2014

La historia de los descendientes afroamericanos en Corrientes es extensa y desconocida. Junto a EL CANILLITA vamos a ver algunas huellas que dejaron los “cambá” en nuestra ciudad.

Las huellas de los primeros grandes grupos de descendientes afroamericanos instalados en Corrientes son difusas. Se sabe sí que para 1814, los “cambá” representaban casi el 12 por ciento de la población correntina. Un censo realizado durante el período artiguista, contó en aquel momento 2447 personas de color, de las cuales sólo 767 eran esclavos. Los censados provenían de las naciones africanas de Guinea, Congo, Mina, Angola, Benguela y Cabinda.

Lo que podría ubicarse como la segunda gran ola migratoria sería durante la Guerra de la Triple Alianza. En ese largo período (1865-1870) habrían llegado a la provincia tropas brasileras negras en su mayoría compuesta por esclavos. Durante varios años, dichas tropas acamparon en la zona de “Cambá Punta”, en lo que hoy es el predio del aeropuerto Fernando Piragini Niveyro. Al finalizar la guerra, muchos pudieron radicarse en Corrientes como hombres libres.

Sobre el tema de la esclavitud también hay bastante polémica, ya que si bien Corrientes tuvo una de las primeras normativas nacionales prohibiendo el comercio de personas (1853), había problemas diplomáticos con el vecino país de Brasil por este tópico.

CUESTIÓN DE FE

Esa gran cantidad de hombres de color viviendo en suelo nacional tuvo una gran influencia en la configuración de la fe correntina.

El intelectual correntino Carlos “Cambá” Lacour en una entrevista a un medio nacional habló de la influencia de la cultura y las religiones africanas en Corrientes. Según explicó los negros vivían en los cambacuás. “Cambá” significaba negro y “cuá” era lugar, hueco o barrio. Con el tiempo esos negros se mestizaron y subsumieron dentro de un proceso de mestizaje. Pero también es cierto que fueron los negros quienes conformaron las primeras líneas de todas las batallas y de las muertes por epidemia y miseria.

Todo esto derivó en un mestizo fuertemente definido en lo cultural y en las formas de producción en el campo, muy influenciado también por la herencia guaraní.

Este es un fenómeno típico de Corrientes, el de un mestizo que en la etapa colonial pasó rápidamente a ser la parte más numerosa de la población. Históricamente, la sociedad correntina pretende no haber sido esclavista pero al margen de eso, hasta hace pocas décadas hubo –y todavía existen–  manifestaciones de la religiosidad negra persistente como el culto a San Baltazar.

SAN BALTAZAR

Es un santo negro tomado del cristianismo, uno de los tres Reyes Magos, pero claro, no existe
un santo llamado Baltazar en el santoral cristiano. Pero los negros, al verse reflejados con el rey mago de piel oscura, lo convierten en santo, como ha pasado muchas veces en casi toda América. El culto llegó
desde Brasil, se cree que desde Río Grande do Sul con los esclavos.

La fiesta más popular que tenía Corrientes fue San Baltazar hasta mediados del siglo XX. Incluso era más importante que las fiestas de la Virgen. Era una expresión religiosa de nacimiento espontáneo, típicamente popular.

¿En qué consistía? Cada 6 de enero celebraban la llegada de San Baltazar y no se limitaba a ser la fiesta de los negros, era la fiesta más numerosa de aquella cultura muy rural que existía en Corrientes, en especial en Mercedes.

En la ciudad de Corrientes, el culto también era muy importante y sobrevivió hasta nuestros días. Justamente en el barrio Cambá Cuá. Esta población le dio al barrio un color y un estilo que siempre transmitió alegría, siendo su fecha clave para su fiestas el 6 de enero en la que celebran a su santo negro San Baltazar, uno de los tres reyes magos. Con el tiempo la fisonomía de este barrio fue cambiado, se entubó un arroyo que lo cruzaba y fue convertido en un lago dentro de un parque, y las propiedades adquieren un valor inmobiliario de los más altos de la ciudad, y el antes humilde barrio se transforma en una de las zonas más deseadas de la Ciudad.

 

Si llegaste hasta acá es porque te gusta nuestro contenido. Podes obtener material impreso de colección, sólo debes consultar comentando abajo o contactanos en nuestras redes de Facebook o Instragram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *