Home>LA SINGULARIDAD HISTÓRICA>Los Jesuitas Rebeldes
LA SINGULARIDAD HISTÓRICA

Los Jesuitas Rebeldes

En Europa los imperios estaban dudando sobre la utilidad de las misiones jesuiticas tanto en sus territorios como en América. El Rey Carlos III de España empezaba una persecución a nivel global. ¿Qué papel tuvieron los jesuitas en nuestra independencia?

Imagen de portada: Genzoman

Un Estado dentro de otro Estado

La historia de la Compañía de Jesús se remonta a 1534 cuando un grupo de españoles y franceses juraron «servir a nuestro Señor, dejando todas las cosas del mundo» en Francia para luego partir a Jerusalén. Las guerras entre Venecia y el Imperio Otomano impidieron que llegaran a destino por lo que se desviaron a Roma, donde fundaron la orden.

La Compañía de Jesús, que fue aprobada el 27 de septiembre de 1540 por el Papa Paulo III. Esta orden se convertiría en una herramienta fundamental de los imperios que dividieron América tras el Tratado de Tordecillas y también en los territorios que se ganaban en Europa. Los jesuitas fueron enviados para crear templos e intervenir en los lugares que se iban conquistando para convertir a la población a la Fe Católica.

Pero la obediencia total de la Compañía de Jesús hacia la figura del Papa, reducía la influencia de cualquier corona. Esto provocaba que tanto en Europa como en América, las reducciones funcionasen como un Estado dentro de otro. Esta, según historiadores, es una de las causas más importantes de la expulsión de los jesuitas.

Regicidios a montón

Las razones oficiales, desde la corona española, para justificar la deportación a los jesuitas es haberse enriquecido enormemente en las misiones, haber intervenido en política contra los intereses de la Corona y hasta perseguir el asesinato de los reyes de Portugal y de Francia. Además la Iglesia estaba reacia a la Contrareforma a la evangelización de América, que limitaba a las reducciones.

Además empezaron a surgir fricciones entre la Iglesia y las monarquías. Es sabido que la influencia de la iglesia era más fuerte que la política que tomaba el Estado a partir de la corona, por lo cual los reyes comenzaron a tomar distancia. En 1759el Reino de Portugal encerró en el calabozo a 180 religiosos en Lisboa y expulsó al resto acusando a la orden de instigar un atentado contra la vida del Rey. Tres años después, en 1762, Francia usó el mismo argumento y declaró su ilegalidad a raiz de un caso de malversación de fondos, en el contexto de la polémica entre jesuitas y jansenistas (otro movimiento religioso promovido por el obispo Cornelio Jansenio durante la Contrarreforma).

Es así que tras el motín de Esquilache, en España, el Rey Carlos III ordenaba la expulsión de la Compañía de Jesús de todos sus territorios y que sus bienes y propiedades sean confiscadas y vendidas. Esquilache era el Secretario de Hacienda, quien había decretado el abandono de las capas largas y los sombreros de grandes alas, ya que estas prendas ocultaban rostros, armas y productos de contrabando, en pos de bajar la criminalidad. En reacción una muchedumbre asaltó su casa, la represión de la Guardia Real terminó con un salto de cuarenta muertos.

Esto fue relacionado con la orden jesuita por un juez que era un confeso contrario a la Compañía de Jesús, quien armó la causa para culparlos directamente. Esta fue la excusa para que el 27 de febrero de 1767 el Rey Carlos III exigiera la expulsión jesuita.

Otra de las causas que se atribuye a esta decisión es la resistencia de los jesuitas ante el Regalismo. Esta doctrina política, que defiende el derecho del estado nacional a intervenir, recibir y organizar las rentas de sus iglesias nacionales, chocaba frontalmente con la absoluta lealtad de los jesuitas hacia el Papa.

Jesuitas guerreros

Mientras tanto en América se habían conformado diferentes reducciones jesuíticas que funcionaban en paralelo a la administración de los virreinatos, su finalidad era crear asentamientos donde se pudieran convertir a la población indígena al catolicismo. En Corrientes el trabajo misionero salvó a la ciudad de los Abipones, una tribu que atormetó por mucho tiempo a los primeros asentamientos, incluso casi obligan al abandono del territorio.

En la zona del Paraguay los jesuitas conformaron asentamientos autosustentables al aliarse con las tribus guaraníes.Incluso estas fueron las que repelieron el avance del Imperio Portugués, uno que desobedecía el Tratado de Tordecillas.

Cabe mencionar que existía una ley real que impedía a los indígenas el uso de armas de fuego. Esta fue saltada por los jesuitas asentados en Paraguay al ver que los portugueses los invadían. José Cardiel, el párroco más importante de estas misiones, confesó en sus crónicas que partícipe directo en algunas de las arriesgadas expediciones de los indios guaraníes contra las tropas reales portuguesas e incluso españolas.

Incluso hay registros que los mismos jesuitas armaban y entrenaban a los guaraníes. Eso provocó que en el año 1644 los indígenas derrotaran fulminantemente a un ejército portugués integrado por 5.000 soldados. Ahora con indígenas entrenados, tanto los jesuitas americanos como los guaraníes se sentían fuertes, con lo que resistieron la política del Regalismo. Esto no sólo ocurrió en Sudamérica, sino que también fue un ingrediente que inicia la revolución mexicana. El Cura Hidalgo y Costilla era parte de la Conspiración de Querétaro, un movimiento nacido en 1810 que surgió tras conocerse la caída de España ante Francia.

Volviendo al Virreinato del Río de la Plata, los jesuitas rebeldes tomaron partida a favor del movimiento revolucionario, siendo de gran ayuda a los líderes de Paraguay y del Litoral, como Artigas. Incluso podemos rastrear a Andresito Guacurarí, comandante de las fuerzas de Artigas, quien nació en una reducción de los jesuitas.

Si llegaste hasta aquí es porque te gusta nuestro contenido. Contamos con tu apoyo a través de un comentario, que nos sigas en nuestras redes, una republicación en tu muro de Facebook o Instragram, una recomendación a tus amigxs. ¡Gracias!

Para conocer más recomnedamos:
¿Por qué fueron expulsados los jesuitas? – Artículo del portal El Periódico de Aragón
Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España – Artículo del portal de ABC (España)
Los jesuitas en la Provincia – Artículo del portal Diario El Litoral
La ciudad de Corrientes vista por el jesuita expulso P. Francisco Valdés – Antiguos Jesuitas En Iberoamérica, 7(1), 125–147. – Carlos A. Page
Conspiración de Querétaro – Artículo de Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *