Home>UN DÍA COMO HOY>Nace Rigoberta Menchú
UN DÍA COMO HOY

Nace Rigoberta Menchú

Se trata de una activista por los derechos humanos y defensora de los pueblos originarios de América contemporánea más relevantes, premiada con el Nobel de la Paz. En esta nota te contamos sobre su vida.

Rigoberta Menchú Tum nació el 9 de enero de 1959 en Chimel, Uspatán, un pequeño pueblo agrícola de Guatemala. Hija de Vicente Menchú y Juana Tum, Rigoberta nació en una numerosa familia campesina de la etnia maya-quiché, cuyos ancestros forjaron, entre los siglos III y XV, la esplendorosa civilización de los mayas.

De pequeña trabajó junto a su padre y su familia en las grandes fincas de las poderosas familias tradicionales del país; posteriormente, en la adolescencia, trabajó durante dos años en la capital guatemalteca como empleada doméstica.

Su juventud estuvo marcada por la discriminación, la pobreza y el maltrato de parte de las clases dominantes y el Estado guatemalteco ante los reclamos del campesinado. Durante la dictadura de Fernando Romeo Lucas García (1978-1982) los campesinos sufrieron persecusión constante. Sus hermanos y padre fueron asesinados por los grupos de tarea militar y la fuerzas parapoliciales llamadas «escuadrones de la muerte».

Los terratenientes poseían grupos de choques a sueldo que arrebataban la tierra a las poblaciones indígenas. Uno de los hermanos de Rigoberta fue muerto por uno de estos grupos. Víctor Menchú, su padre, fue asesinado junto a 38 campesinos. En medio de una represión, estos se refugiaron en la Embajada de España buscando refugio. Desconociendo totalmente la diplomacia y la jurisdicción de otro país, los militares guatemaltecos incendiaron el edificio. Ese día murieron calcinados no solo los campesinos sino también trabajadores de la Embajada en 1980. Pocos meses después su madre era secuestrada, torturada y asesinada por un grupo paramilitar.

Dos de sus hermanos se unieron a los grupos de resistencia guerrilleros mientras que ella eligió luchar desde la denuncia pública, inició así una campaña pacífica de denuncia del régimen guatemalteco y de la sistemática violación de los derechos humanos de que eran objeto los campesinos indígenas. Por la constante persecución del régimen Rigoberta se exilió en México. Allí se publicó su autobiografía  Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia. La activista relató en este libro su historia personal y la de su comunidad indígena a la antropóloga Elizabeth Burgos; además de aspectos reveladores acerca de las costumbres y tradiciones practicadas por los quichés, la obra incluye sus reflexiones sobre proceso de transculturación al que han estado sometidos los pueblos indígenas, dejando ver entre líneas su propio proceso de toma de conciencia.

Tanto ella como su mensaje viajaron por el mundo, poniendo al descubierto el desastre de la dictadura guatemalteca sobre la comunidad aborigen. En 1988 decidió volver a su país pero fue detenida en el aeropuerto de Guatemala, para ese entonces su imagen se había vuelto nociva para el régimen, por lo que volvió al exilio.

Con el respaldo de Desmond TutuAdolfo Pérez Esquivel y otras personalidades que apoyaron su candidatura, la labor de Rigoberta Menchú fue reconocida con el premio Nobel de la Paz en 1992, coincidiendo con los actos oficiales del quinto centenario del descubrimiento de América, celebraciones a las que Rigoberta se había opuesto por ignorar las dimensiones trágicas que aquel hecho tuvo para los indios americanos.

En 1993 la Universidad de Guadalajara (México) le otorgó el grado de “Doctor Honoris Causa”, como reconocimiento a sus contribuciones en el campo de la defensa de los derechos humanos y al reivindicación de los indígenas, en favor de la dignidad, justicia y la paz. También obtuvo el premio de la UNESCO “Educación para la Paz”. Participo en la Representante Unitaria de la Oposición Guatemalteca, ha sido miembro de la mesa directiva del International Indian Treaty Council, así como de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Su posición le permitió actuar como mediadora en el proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla iniciado en los años siguientes, que culminó en el año 1996 con la firma de los acuerdos de paz. En 1998 publicó La nieta de los mayas, libro que ayuda a comprender la idiosincrasia indígena guatemalteca; ese mismo año fue galardonada con el premio Príncipe de Asturias.

Para conocer más recomendamos:
Rigoberta Menchú Tum – Universidad de Guadalajara
Rigoberta Menchú – Artículo del portal Biografías y Vidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *