Home>ESPACIO DOCENTE>Perú y Argentina, hermanos de armas
ESPACIO DOCENTE NOTAS ESPECIALES

Perú y Argentina, hermanos de armas

Desatado el conflicto en el Atlántico Sur, las tropas argentinas defendían su posición ante el avance inglés. Argentina pidió asistencia y ayuda a toda América para hacer frente a una de las potencias militares más grandes del mundo. Cuando parecía que la ayuda no llegaría, la Fuerza Aérea Peruana (FAP) respondió con una misión que ponía en riesgo no solo la vida de sus hombres, sino también el riesgo de una guerra a mayor escala.

Contexto de un mundo agitado

La guerra en las Islas Malvinas ya se había cobrado muchas vidas; comenzando aquel mayo de 1982 nuestro país sufriría uno de los golpes más bajos, el hundimiento del ARA Belgrano. En las islas nuestras tropas resistían los bombardeos por parte de la fuerza aérea británica. A su vez los pilotos argentinos se cruzaban en batalla con una de las flotas de aviación más letales del mundo, dandoles peleas que aún hoy son estudiadas en las escuelas militares de todo el planeta.

Argentina nunca dejó de pedir apoyo internacional ante el conflicto con Inglaterra, uno de los primeros pedidos de asistencia fue a Estados Unidos. El Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR), firmado en 1947 en Río de Janeiro, dice en su artículo 3.1 que «(…) un ataque armado por cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas

En el momento que Argentina recupera las Islas Malvinas el 2 de abril de 1982, el gobierno británico expone el caso ante la comunidad internacional la cual decreta un «Embargo Internacional» a nuestro país, por lo que se prohibía dar cualquier tipo apoyo a Argentina. Negarse a esta orden significaba una sanción comercial o económica, incluso que Inglaterra declare la guerra al país que apoyase a Argentina y con ello una guerra a una escala mayor. En el continente americano la potencia que podía hacer frente a Inglaterra era Estados Unidos, pero el gobierno estadounidense decidió desatender al TIAR. La consecuencia fue que los demás paises americanos también tomaran la misma actitud e incluso, apoyasen a Inglaterra. Perú sería la excepción, desafiando a una de las grandes potencias militares.

Los hermanos sean unidos

En una madruga de mayo de 1982 se desarrollaba una misión tan secreta que ni los involucrados tanto en Argentina como en Perú sabían de su existencia hasta último momento. Desde la base militar La Joya (Arequipa) en el sur peruano despegaba un contigente de diez aeronaves de guerra argentinas. Sí, desde ese momento estas serían unidades argentinas, pues en menos de una semana los técnicos y mecánicos peruanos acondicionaron sus mejores naves de combate, los Mirage M5-P.

Reconocimiento a los Mirages peruanos – Mayo 1982

Se trataba de aeronaves que Perú había adquirido en la década del ’60 pero tenían una independencia de vuelo y capacidad de combate que se ajustaba para enfrentar a los Harriers ingleses, de despegue y aterrizaje vertical, que en aquel momento eran lo último en tecnología militar que surcaba los cielos. Los Mirages peruanos fueron equipados completamente y en un avión carguero, similar a los Hércules argentinos, enviaron suministros y repuestos, así como ingenieros y mecánicos para asistir a nuestro país. Los aviones de guerra fueron pintados con la escarapela argentina y se les colocaron las patentes de los cazas derribados, ahora se sumarían a la Fuerza Aérea Argentina.

Desde la base La Joya partieron en un vuelo de casi tres horas hacia la una base en Jujuy. El riesgo era alto pues Chile, aliado de Inglaterra, tenía radares en Antofogasta e Iquique que podían delatar el movimiento de los peruanos. Zurcaron sobre Bolivia en un viaje que puso al límite los tanques de combustibles, sino se aterrizaba en Jujuy la misión fracasaría. Las aeronaves fueron conducidas por los pilotos FAP (Fuerza Aérea Peruana) Ernesto Lanao, César Gallo, Augusto Mengoni, Pedro Ávila, Gonzalo Tueros, Pedro Seabra, Mario Núñez del Arco, Marco Carranza, Augusto Barrantes y Rubén Mimbela. La mayoría de estos oficiales está hoy en el retiro y unos tres o cuatro siguen en su institución con el grado de general.

Las aeronaves, ya en territorio argentino, fueron repostadas y puestas en marcha hacia la última parada, la base de Tandíl en Buenos Aires. Lo más peligroso ya había pasado, ahora quedaba en manos de los argentinos preparar un vuelo que se camufle entre los registros para evitar que la inteligencia del enemigo se anoticie de la misión secreta. Las torres de control tanto en Jujuy como en Buenos Aires recibían la señal de un vuelo comercial de «Aero Perú» que viajaba hacia Ezeiza. Pero estaba todo planeado para que el pilóto notificara que la nave presentaba problemas técnicos y debía aterrizar en Tandíl, de emergencia y sin otra opción de aterrizaje.

En realidad el avión era un Hércules que transportaba los suministros y personal cedidos por Perú y junto a él viajaban los Mirages dirigidos por los pilotos peruanos. La alegría de los pilótos argentinos apostados en la base fue indescriptible pues veían llegar diez aeronaves argentinas desde Perú manejadas por sus hermanos de armas. No sólo arriesgaron sus vidas sino que también desafiaron todas las prohibiciones internacionales y a uno de los ejercitos más poderosos del mundo. Si la misión era revelada, Perú corría el riesgo de que Inglaterra le declare la guerra también y el continente americano sufra de un ataque sin escalas.

La decisión peruana no solo quedó en la entrega de sus mejores aviones de guerra, también los pilotos argentinos cuentan que sus hermanos peruanos se ofrecieron a pilotar en las Islas Malvinas para defender la soberanía de nuestro continente.

 

Fuentes:

TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA RECÍPROCA: http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/b-29.html

Perú y sus aviones Mirage en Malvinas: http://www.elmalvinense.com/smalvi/0109/1186.html

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *