Home>INTELIGENCIA EMOCIONAL>EDUCACIÓN EMOCIONAL>Presos de los prejuicios de los cuerpos
EDUCACIÓN EMOCIONAL

Presos de los prejuicios de los cuerpos

Vivimos en un mundo donde la imagen es la prioridad, las apariencia y los estandares dominan todo, desde la comunicación a una charla entre amigos. ¿Nos empujan a cambiar nuestros hábitos alimenticios? ¿Somos víctimas del prejuicio del sistema? ¿Cómo es vivir con bulimia y/o anorexia?

No existe una forma de medir nuestra personalidad, nuestra inteligencia emocional, no hay forma de decir quien es más valioso que otro, cada uno es único y debe ser valorado con sus defectos y virtudes. Pero a la hora de medir nuestros cuerpos la cosa cambia.

Vivimos en un mundo dominado por la imagen, por ciertos estandares de belleza, una figura de hombre o mujer ideal. Todo esto fogoneado por los medios de comunicación y retificado por las personas, en nuestros grupos de amigos, en la escuela, en el trabajo, en nuestras propias familias. Ser acorralados por esta presión social por ser “aceptable” para los demás puede más. Entonces los achaques se vuelven trastornos alimenticios y psicológicos. Uno de los males de nuestra actualidad es la bulimia y la anorexia, dos trastornos alimenticios que detrás esconden un enorme daño a la psiquis de quienes las padecen.

Anorexia y Bulimia son una forma más de la depresión

Los puntos sobre la ies

La Bulimia nerviosa aparece cuando una persona intencionalmente come en exceso y luego toma medidas drásticas para eliminar los alimentos de su cuerpo inmediatamente después de haberlos consumido. La atención esta dirigida hacia la forma y el peso del cuerpo, lo que lleva a conductas peligrosas, tales como el vómito autoinducido.

Por otro lado la Anorexia nerviosa es un trastorno grave de la alimentación que implica la restricción de los alimentos a tal grado que la persona sufre de desnutrición e incluye un temor intenso de subir de peso. El objetivo principal es alcanzar el menor peso posible por cualquier medio que consideren necesario, incluyendo el ejercicio excesivo, las purgas y la supresión total de la alimentación.

Otro trastorno es el sobrealimentación compulsiva, donde se consume cantidades excesivas de comida más allá de lo que se considera como saludable. Los sentimientos de culpabilidad y/o vergüenza son un factor que impulsa a continuar comiendo.

¿Qué empuja a miles de personas a tomar estas conductas peligrosas? ¿Existe una forma de cambiar? ¿Cómo se sale de estos círculos viciosos?

Un Mundo Feliz

La exposición de los cuerpos en los medios y su mercantilización (si, así como lo lee) es moneda común. Desde una publicidad de algún producto que relaciona la felicidad y plenitud de tener acceso a este y mostrado por personas con un aspecto “ideal”, hasta realitys shows que sobreexponen los cuerpos de mujeres y hombres hasta casi la morbosidad de pretenderlos “hermosos”, “deseables”, “cachondos”, con primeros planos que nos dicen que solo así se puede ser exitoso. La naturalización de estos estandares de cuerpo han roído por mucho tiempo en las cabezas de miles de personas. Los más susceptibles son los adolescentes que empiezan a descubrir sus cuerpos, que toman consciencia de su lugar en el mundo. Son ellos quienes descubren a temprana edad que serán medidos por su aspecto corporal y no por las cualidades y habilidades artísticas, deportivas, mentales que ellos desarrollen…

La televisión hace uso de los cuerpos “perfectos” como sinónimo de felicidad.

Aldous Huxley no estaba tan errado en su concepción de un mundo dominado aún con la ausencia de represor, pues la misma sociedad socavaría su propia existencia. El Mundo Feliz de Huxley empuja con su propaganda al cuestionamiento sobre nuestros cuerpos, sobre nuestra felicidad personal y búsqueda de plenitud, donde ya no se trata de un descubrimiento personal sino de la adquisición de cosas, y la cosificación ha transformado al cuerpo “fitness” en un artículo que debemos conseguir para ser felices.

La Soma no viene en forma de pastilla, sino en la comparación de los cuerpos, la discriminación, el prejuicio, en la depresión por no ser “ideal” para el resto. La soma es perjudicial para la salud y nos empuja a empeorarla.

¿Cuantas veces has dudado de tu cuerpo?

Contar, Difundir, Escuchar

Nuestra realidad es dura y oscura para muchos. No existen soluciones mágicas para salir de estos pozos depresivos que tienen el nombre de Bulimia y Anorexia. No vamos a ahondar en sus síntomas, sino más bien en las experiencias de vida.

Un relato vale más que mil afiches o propagandas de algún organismo de salud, escuchar de la boca de cada víctima de la industria del cuerpo es acercarse a un mundo que parece condenado a un bucle de sufrimiento. Escuchar nos ayuda a pensar que no estamos solos, que hay cientos de historias parecidas, difundir las propias nos da la confianza de que se puede encontrar ayuda. La depresión toma muchas formas y lo más recomendable es aceptar el problema y trabajar sobre ello. Existen muchas personas que se dedican a ayudar a quienes sufren trastornos psicológicos, es deber de todos ser conscientes de que cambiando nuestra forma de ver el mundo, colaboramos a que otros puedan aceptarse a si mismos.

No estás solo

La vida es sencilla en muchos aspectos pero termina siendo la forma de vivir la que complica las cosas. Existen tanto factores internos como externos que hacen complejas cosas como mantenerse saludable, tener acceso a una vida digna, el poder aceptar a los demás y desarrollar la plenitud personal. Es una tarea como padres o tutores saber encaminar a los niños en desarrollo, saber mirar las señales de conductas peligrosas, de crear un ámbito donde se pondere la creatividad, el pensamiento crítico y el amor. Desde la escuela es importante hablar de estos temas y tratar de involucrar a los estudiantes y sus familias, de esa forma transformar la escuela en un verdadero segundo hogar.

Si bien esta nota es escueta en cuanto a información, esperamos ser el puntapié de un cambio sustancial en la cosmovisión de nuestras propias vidas.

 

Para conocer más recomendamos:
¿QUÉ ES UN TRASTORNO ALIMENTICIO? – Artículo de NEDA (National Eating Disorders)
Trastornos de la alimentación – Artículo de MedLine Plus
Signos y Síntomas de los Trastornos Alimentarios – Artículo del Hospital San Juan Capestrano
Ha llegado el momento de invertir en los adolescentes – Artículo del Centro de Prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS)
De la liberación a la crueldad – Prejuicios, estereotipos y dedos acusadores en la moda: ¿fin de una era? – Artículo del portal de Diario Clarín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *