Home>ESPACIO DOCENTE>TECNOLOGÍAS EN EDUCACIÓN>Reinventando la forma de hacer machete
TECNOLOGÍAS EN EDUCACIÓN

Reinventando la forma de hacer machete

Por ahí se dice que «si nunca te copiaste en un examen del colegio, ¿realmente fuiste al colegio?». Copiarse en una prueba escolar es tan antiguo como la misma escuela y las formas de hacerlo son muchas. Hoy les mostramos el «machete» del siglo XXI.

Copiar las respuestas en pequeño pedazo de papel con la letra más pequeña y clara que uno pueda hacer, escribirse en la mano aquel dato importante, hacer un mini pergamino y esconderlo en la lapicera, un interminable acordeón que se despliega con las respuestas o simplemente que alguien te susurre la respuesta en un descuido del profe…

Tantas formas de hacer trampa en un examen que nos hace pensar que cuando las papas queman, nuestra mente busca las soluciones más locas e ingeniosas para obtener el ansiado «aprobado». En medio de un mundo atestado de tecnología y gadgets que nos facilitan la vida enormemente, apareció el machete del futuro.

Se trata de un reloj electrónico, tiene una pantalla led en vez del cuerpo del clásico cuerpo del reloj que muchos millennials no saben apreciar. Pero a no juzgar, porque no se trata de un reloj cualquiera. Este no es nada más y nada menos que una pantalla donde aparecen las respuestas que nosotros necesitemos.

Así como se lo cuenta parece que es muy obvio que nos atrapen copiando, absortos en la pantalla haciendo scroll sobre el texto a «consultar». Pero no teman, los fabricantes aseguran que nadie podrá ver lo que realmente contiene la pantalla a menos que cuente con unos lentes especiales.

¿Fantasía? ¿tecnología extraterrestre? Nada de eso, se trata pantallas y vidrios polarizados que a simple vista ocultan lo que sea que el reloj muestre. De esa manera, con los anteojos especiales -desconocemos si lo venden por separado- uno se puede relajar y aprobar los exámenes como un campeón (guiño, guiño).

No aprobamos la trampa en este sentido pero ver que hay gente que inventa estos aparatos para un propósito tan específico nos pone en «modo curioso». ¿Si pudieran comprarlo, lo usarían? ¿Qué piensan de un aparato así? Por nuestra parte, solo ¡nos deslumbramos del ingenio humano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *