Home>HISTORIAS Y MITOS>EXPRESIONES POPULARES>Devoción a San La Muerte
EXPRESIONES POPULARES

Devoción a San La Muerte

El culto a este “Santo”, inexistente en el santoral de la Iglesia, proviene de las citas que se hacen en la Biblia sobre el Señor de la Buena Muerte o Señor de la Paciencia.

En la zona guaraní adquiere ribetes notables. San La Muerte es un poderoso Señor. Su imagen es representada por una calavera, sentada o parada. Si sentada, en actitud pensante con un puño en el mentón y la guadaña cruzada ante él; si parada, con la guadaña como báculo. Tiene amplia predicación y una feligresía muy particular que, increíblemente está extendida, en todos los estratos sociales, aunque el creyente generalmente es parco en mencionarlo o para dar cuenta de los beneficios obtenidos.

La figura tallada de San La Muerte es un amuleto infalible como protección para su portador. Ningún enemigo podrá contra su poder. Además se considera un eficaz payé, para obtener los favores de las guainas. Los hombres son los más firmes seguidores de este “santo”.

Los motivos del culto pueden ser variados. Además de la protección, se le pide trabajo o encontrar un objeto perdido, el amor de alguien, la venganza de una ofensa y todas las que se le antoje al creyente del Santo de la Buena Muerte o Señor de la Muerte.

La devoción es generalizada, en el campo y en la ciudad.

El tallado puede ser de madera u otro material, como hueso de vacuno. Pero, el más poderoso se consigue con el tallado de su figura utilizando una falange humana, aunque es poco frecuente por la dificultad de conseguir ese material.

Hay oraciones especiales para San La Muerte. La imagen es llevada subrepticiamente a la iglesia, y se considera que está bendecida mediante la bendición general de la misa. Entonces, el fetiche se torna más poderoso y es capaz de otorgar más protección y beneficios, más valor y coraje en las peleas.

El portador estará seguro de que ningún mal podrá afectarlo.

 

 

Fuente:

Del libro “Mitos y leyendas guaraníes”, de Girala Yampey.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *