Home>UN DÍA COMO HOY>Segundo intento inglés por apoderarse de Buenos Aires
UN DÍA COMO HOY

Segundo intento inglés por apoderarse de Buenos Aires

El 28 de junio de 1807 en el Virreinato del Río de la Plata: los británicos desembarcan en Buenos Aires iniciando la Segunda Invasión Inglesa.

La invasión se inicia el 28 de junio sin hallar resistencia a su paso. Las fuerzas a cargo de Liniers se agrupan y son derrotadas en los Corrales de Miserere, (actual Plaza Once), Liniers se repliega a la Chacarita, reorganiza su fuerza compuesta por 1.000 hombres y se lanza a la reconquista de la ciudad el 5 de julio a las seis y media de la mañana. La lucha dura dos días. El Teniente General ingles Whitelocke,  sitiado por los criollos,  se rinde con todos sus hombres y armas.

 

 

FUERZA INVASORA INGLESA:

Fuerza Naval:

Comandante: Vicealmirante Jorge Murray

Cinco navíos de 64 cañones cada uno,

Cinco fragatas con un total de 150 cañones.

Doce naves menores que sumaban 175 cañones.

Artillería: 650 cañones.

Cincuenta buques de transporte.

Tripulaciones: 6000 marinos.

 

 

Fuerza de Desembarco:

Teniente General John Whitelocke

Tropa: 9.000 hombres de infantería del ejército Inglés.

Artillería: 116 cañones.

Bajas (entre muertos y heridos): 3870 soldados.

 

 

Fuerza Defensora:

Comandante: Capitán de Navío español Dn. Santiago de Liniers.

Una corbeta ligera.

Un bergantín.

Tres goletas.

Dos sumacas.

Veinticinco lanchas cañoneras.

Tropa: 8.000 milicianos.

Artillería: 49 cañones de diversos calibres.

Bajas (entre muertos y heridos): 2800 soldados.

 

Después de la falsa maniobra de Liniers al cruzar el Riachuelo y de su derrota en Miserere, el ataque final inglés se realizó al amanecer de un frío 5 de julio de 1807.

De 5.021 a 5.787 ingleses fueron alistados y atacaron a los 8.000 españoles y criollos. Los invasores eran tropas aguerridas y veteranos, en cambio los españoles y criollos, eran bisoños y algunos armados solo con armas blancas.

Después de tomar la Plaza de Toros con fuerzas superiores y luego de una heroica resistencia, el resto de la tropa inglesa fue derrotada por los criollos con la ayuda de toda la población, que hostilizó y causó bajas a los invasores en su paso por la ciudad.

El Retiro y Plaza de Toros fueron los lugares de más sangrienta resistencia, pues allí el total de bajas de los defensores (muertos, heridos y desaparecidos) llegó al 27 % y el de los ingleses vencedores alcanzó al 20 %. En el resto de la línea, las bajas de los defensores fueron del orden del 8 % y entre los ingleses alcanzó al 23 %.

Enorme fue el esfuerzo inglés en la segunda invasión. Se preparó una tercera, más poderosa, que no llegó a concretarse al convertirse España en aliada de Inglaterra cuando su territorio fue ocupado por fuerzas de Napoleón.

La expectativa comercial está señalada por las naves abarrotadas de mercancías inglesas, especialmente géneros, que entraron a Montevideo, durante los breves meses de ocupación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *